Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2021 - Edición 257

Escuelas Inclusivas

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Desde La Araucanía, un centro de colaboración para toda la educación TP del país

El Aula de Innovación Colaborativa, en construcción por el Liceo Padre Óscar Moser en conjunto con Fundación Irarrázaval, espera ser un lugar de encuentro entre establecimientos TP de todo el país. Con infraestructura tipo FabLab que fomenta la innovación y colaboración es, según su director, José Gaete, “un lugar que dará qué hablar en la región y el país”.

Por: Verónica Tagle
Desde La Araucanía, un centro de colaboración para toda la educación TP del país

 
En la Región de la Araucanía se desarrolla un proyecto único en el país. El Liceo Bicentenario de Excelencia Padre Óscar Moser, junto al patrocinio de la Fundación Irarrázaval, está construyendo un centro de formación –aula de innovación colaborativa– llamado “Juan de Dios Vial Larraín”. Se basa en el trabajo colaborativo en red y espera recibir establecimientos TP de todo el país para intercambiar experiencias, resolver mediante innovación los problemas de la industria, realizar talleres; todo ello, con infraestructura de primer nivel. 

El edificio tiene 908 metros cuadrados en dos niveles. El primero permite cuatro talleres simultáneos en un espacio ajustable gracias a tabiques móviles, mientras que el segundo hace las veces de anfiteatro, desde donde se puede observar todo lo que pasa abajo. “El ciudadano digital es el nuevo alumno, y tenemos que prepararlo para el mundo. Nuestra propuesta considera una estructura tipo FabLab; es decir, que potencia la fabricación de ideas. De esta forma, propiciamos un espacio de informalidad que genera confianza”, explica Jean Pierre Batlle, de la empresa Factoría Creativa, diseñador del proyecto. La obra gruesa debería estar lista a finales de abril, para dar inicio a la habilitación. 

Para alumnos de cara al futuro

“Esto es algo mágico para nosotros”, dice José Gaete, director del Liceo Bicentenario de Excelencia Padre Óscar Moser, establecimiento que con la ayuda de la Fundación Irarrázaval, que el 2020 celebró su Centenario, está terminando la construcción de un Centro de Aprendizaje Colaborativo. Dicho centro llevará el nombre de Juan de Dios Vial Larraín, recientemente fallecido y presidente de la Fundación Irarrázaval por más de 50 años. 

“Queremos que nuestros estudiantes sean los grandes beneficiados de este proyecto, especialmente los más necesitados. Formaremos personas pensantes, creativas, innovadoras, emprendedoras. Ese es el sentido de este proyecto, que tengan la capacidad de salir adelante en la vida. Que lleguen a la empresa privada, o hagan sus propias empresas”, agrega Gaete. 

También cuenta que se va a trabajar muy de cerca con las pymes y las grandes empresas. “Incluso, tenemos convenios con empresarios que son exalumnos de este colegio y ese es el sentido, tener trascendencia, no quedarnos en estas cuatro paredes. Este sueño que hemos realizado lo hemos hecho entre muchos. Agradecemos a la Fundación Irarrázaval porque lo que ellos han hecho en la Novena Región, va a dar mucho que hablar a nivel país”, concluye Gaete.

Agustín Agirre

La asesoría de Tknika

Tknika es un centro impulsado por el Gobierno Vasco de España que ha revolucionado la forma de trabajar en los centros profesionales de ese país, al poner por delante el trabajo en red y la colaboración tanto dentro como fuera de la institución y el esfuerzo por buscar soluciones innovadoras a los problemas de las diferentes industrias, desde los más pequeños a los más grandes. 

Gracias a un proyecto impulsado por la Fundación Irarrázaval, profesores de tres de sus sostenedores –SNA Educa, Belén Educa y Magisterio de la Araucanía– han podido enviar docentes a conocer el modelo de aprendizaje colaborativo basado en retos para ponerlo en práctica en sus establecimientos.

El modelo Tknica

José Ramón Gómez

Conversamos con José Ramón Gómez, investigador; y Agustín Agirre, director, ambos del área de Aprendizajes y Alto Rendimiento de Tknika, sobre las claves de su éxito.

¿Cómo nace Tknika?

“Nace de la idea de impulsar la innovación, potenciar y tener mayor eficiencia entre todos los centros, mediante el trabajo en red. En el país vasco tenemos mucha pequeña y mediana empresa, y llevar la innovación a ellos es más complicado. Tienen menos empleados, son más susceptibles a la crisis. Queríamos llevar la innovación ahí lo antes posible a través de los chicos y chicas y reducir esa brecha con las grandes empresas. La idea de este cambio metodológico surgió hace más de 15 años, porque las empresas nos decían que las personas que salían de los centros tenían niveles técnicos aceptables, pero necesitaban otras habilidades, como las sociales. Hoy se habla de algo más allá del mero desempeño técnico y al día de hoy esto tiene cada vez más importancia”.

¿Cómo describirían su modelo?

“Ha sido un proceso de experimentación y mejora. Somos de poca teorización, nos basamos en mejorar, evaluar, perder el miedo a experimentar. Hemos fallado en muchas cosas, pero siempre aprendemos. Hoy tenemos un modelo y podemos acompañar a otros para que creen el suyo propio. Para nosotros es muchísimo más que una metodología. Se acerca más al aprendizaje colaborativo basado en retos, pero puede fusionarse con otras. Lo importante es que tienen que cambiar los docentes, las competencias técnicas y transversales, y tiene que hacerse en equipo”.

¿Cómo impulsan el entusiasmo y la capacidad de innovar en sus alumnos y docentes?

“Nuestros alumnos no pueden tener una sola solución frente a un desafío. Tiene que haber más de una. Cada uno va a tener que proponer, tendrán que debatirlo y es obligación. También formamos a los docentes en cultura emprendedora, técnicas de creatividad. Estamos cansados de recibir cursos teóricos. Nuestra formación es con acciones. Cuando llega el docente, se forma con el resto del equipo en un proceso que puede durar hasta cuatro años e incluye mucho acompañamiento y mentoría. No hay ningún profesor que, habiendo pasado por ese proceso, prefiera el método antiguo”. 

Desde la Araucanía, José Gaete, director del Liceo Padre Óscar Moser, nos cuenta del nuevo Centro de Aprendizaje Colaborativo para toda la educación TP del país.

¿Cuál es el futuro de la educación técnica? 

“Esto es un trabajo a largo plazo. Se piensa que con un curso, un diplomado, se logra, pero no. Llevamos doce años y tenemos mucho por avanzar. Tenemos que apostar por esto. Hay que cambiar mentalidades, rutinas, culturas y relaciones. Lo bueno de estar dividido en varios centros es que podemos probar las cosas en pequeño, y después aplicarlas a lo grande si sabemos que funcionan. 

En términos de tecnología, la robótica e inteligencia artificial va a entrar con bastante fuerza y es importante trabajar en el componente humano, integrar los valores. A futuro el problema no será la información, sino los criterios que aplicamos a esa información. 

La sostenibilidad también será un pilar. Es importante agregarle humanismo al trabajo, y en ese sentido se puede hacer mucho desde la formación TP”.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.