Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jun 2021 - Edición 252

Evaluar, un desafío constante

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Enseñar habilidades y lograr autonomía de los estudiantes

Recién asumida en el cargo, Isabel Baeza, la nueva jefa de la Unidad de Currículo y Evaluación del Ministerio de Educación, señala que el principal objetivo es “lograr desarrollar aprendizajes profundos que se construyan desde la activa discusión y participación con los estudiantes. Es un propósito formativo tanto para las clases presenciales, como para aquellas que no lo sean”.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
Enseñar habilidades y lograr autonomía de los estudiantes

—¿Cómo deben enfrentar el año 2021 los colegios, en materia de priorización del currículo?

—La priorización curricular debe implementarse a partir de la evidencia que arroje el diagnóstico inicial que necesitamos realizar a los estudiantes, debido a las condiciones de distanciamiento a las que se vio sometido el sistema educativo en el 2020. No tenemos certeza de los conocimientos y habilidades desarrolladas por los estudiantes, por esta razón hemos pensado en distintos escenarios posibles.

También podría ser que al hacer el diagnóstico inicial se den cuenta los docentes de que, si aprendieron algunos de los contenidos priorizados del año 2020, en ese caso el año se divide en periodos de tres y siete meses, en los cuales los primeros tres meses se dedican a recuperar esos objetivos no aprendidos y el resto del tiempo se destina a aprender los objetivos del currículum priorizado de los niveles 1 y 2 del año en curso. Y el mejor de los escenarios sería que los estudiantes aprendieron todos los objetivos priorizados del nivel anterior y en ese caso los docentes pueden ir acercándose a abarcar no solo la priorización, sino todo el currículum planteado en las bases curriculares.

—Estamos iniciando el año escolar, ¿de qué manera los colegios pueden planificar los aprendizajes de forma híbrida?

—La planificación de aprendizajes híbridos que de modo sincrónico permitan construir experiencias de enseñanza presencial y remoto puede ser planificada, a partir de criterios pedagógicos transversales para ambas modalidades; por ejemplo, planificar teniendo como foco explícito el desarrollo de habilidades propias de las disciplinas y enmarcadas en las habilidades del siglo XXI, planificar actividades variadas para favorecer la motivación de los estudiantes, no exceder la cantidad de actividades para flexibilizar y ajustarse a las diversas realidades de nuestros estudiantes, flexibilizar los tiempos y formatos de entrega de las actividades de aprendizaje para dar espacio a un aprendizaje inclusivo, integrar al proceso de aprendizaje la evaluación formativa para planificar cómo evidenciar los avances de nuestros estudiantes y, de ese modo, dar espacio a los ajustes que sean necesarios de acuerdo a los variados contextos de nuestros estudiantes, entregar instrucciones breves y simples que permitan transmitir con claridad los propósitos y actividades formativas, integrar en la planificación la presentación de modelos ejemplares que guían a los estudiantes en la realización de actividades, planificar el trabajo de aula en grupos pequeños.

—¿Cómo hacer para que la clase no presencial sea la expositiva con preguntas guía y la presencial contenga reflexiones y discusiones?

—La clave está en no pensar que uno tiene que hacer de la misma manera una clase virtual que una clase presencial, es imposible lograr replicar de manera virtual lo que uno hace de manera presencial. Debemos enfocarnos en enseñar habilidades y lograr autonomía en nuestros estudiantes y que ellos puedan manejar sus propios aprendizajes. Son muy importantes la monitorización permanente y la retroalimentación, como una manera de ir apoyando y acompañando todo el proceso de enseñanza-aprendizaje.

—¿Qué desafíos enfrentan hoy los colegios en materia curricular?

—La exigencia transversal hoy en día para todas las clases es lograr desarrollar aprendizajes profundos que se construyan desde la activa discusión y participación con los estudiantes. Es un propósito formativo tanto para las clases presenciales, como para aquellas que no lo sean. Sabemos –lo constatamos durante el 2020 y a nivel mundial– que las clases no presenciales exigen mayor autonomía de parte del estudiante. Para guiarlos en el desarrollo de esa autonomía y en la construcción de un aprendizaje profundo, es fundamental construir recursos que apoyen y guíen a los estudiantes, a partir de rutas de aprendizajes desafiantes que logren movilizar el desarrollo de las habilidades propias de cada disciplina.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.