Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2020 - Edición 246

Deserción escolar, todavía estamos a tiempo

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Una gestión que alcanza altos niveles de retención escolar

El Colegio Salesiano Valparaíso se encontró sorpresivamente con grandes alteraciones de su rutina y programación pedagógica anual, y trabajaron duro con sus alumnos y sus familias. De hecho, “hasta la fecha solo siete estudiantes han dejado el establecimiento, y por motivos como el cambio de domicilio”, nos cuenta Abelardo Ahumada, coordinador Técnico Profesional del establecimiento.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
Una gestión que alcanza altos niveles de retención escolar

Abelardo Ahumada, coordinador Técnico Profesional del Colegio Salesiano Valparaíso, que pertenece a la Red Educativa de Fundación Irarrázaval, asegura que el establecimiento reestructuró rápidamente su estrategia y gestión escolar, “con el objetivo de alcanzar una fluida comunicación con la familia y concretar la mejor estrategia pedagógica que permitiera acompañar formativamente de forma asincrónica a nuestros estudiantes. Fue así que se decidió potenciar los recursos digitales existentes en el establecimiento, Aula Virtual Moodle, denominada ‘Escuela Virtual’ ”.

El desafío, explica, comenzó con la nivelación de competencias tecnológicas de los docentes, en paralelo al diseño de todas las asignaturas en la Escuela Virtual. Luego de una semana de preparación, se inician las actividades con 258 asignaturas asincrónicas de kínder a cuarto año medio en las modalidades de prebásica, básica, científico-humanista y técnico-profesional en sus cuatro especialidades; además, se incorporan Orientación Vocacional, PIE y CRA.

—¿Cómo trabajaron con la comunidad escolar?
—La disposición de la comunidad fue increíble, coordinada por el equipo de gestión pedagógica, siempre pensando en el acompañamiento que se presta a la familia y la gestión pedagógica priorizada por el Mineduc.

La comunicación de los profesores fue de suma importancia, dado que permitió mantener el contacto con la familia, se desarrollaron encuestas de uso de las tecnologías, de los recursos existentes en el entorno familiar, del manejo y conocimiento de las tecnologías (Escuela Virtual), generándose diversos tutoriales para el apoyo de los estudiantes y docentes. Esta información permitió que, a través de la asistente social, la comunidad fuese en apoyo de los alumnos que presentaron mayores dificultades de carácter económico o de salud por la pandemia, asistiéndoles con mercadería o elementos de primera necesidad, concretado de forma mensual, aumentando el recurso entregado por la Junaeb.

Abelardo Ahumada del Colegio Salesiano de Valparaíso.

El Colegio Salesiano Valparaíso tiene un 80% de vulnerabilidad en enseñanza básica y un 85% de vulnerabilidad en enseñanza media.

Cuenta Abelardo que la comunidad educativa se sumó a la Escuela Virtual, y en el mes de abril participaban cerca de 1.600 estudiantes, “pero la preocupación fue por aquellos estudiantes que no contaban con las tecnologías, luego de realizar el primer catastro del año se apoyó con la entrega de los textos escolares, material impreso en niveles de kínder y enseñanza básica, y la adquisición de 100 notebooks y 100 tarjetas telefónicas con internet que fueron entregados a aquellos alumnos que no contaban con el recurso tecnológico”.

—¿Qué ocurrió después?
—Ya consolidada la Escuela Virtual, con estrategias metodológicas asincrónicas (foros, chat y herramientas de Gsuite), se avanzó a la sincronicidad de las clases vía Zoom y Meet, y se organizaron horarios reducidos en todos los niveles de media jornada, con clases de 45 minutos, generando mayor estabilidad a la presencialidad de los estudiantes y el encuentro con los padres y apoderados.

—¿Quiénes desertan en su colegio? ¿Qué experiencia han tenido al respecto?
—En general, la deserción escolar en el colegio es muy baja y usualmente ligada al cambio de domicilio de los estudiantes relacionado con el trabajo de los padres. En muy pocas ocasiones se ha debido a que el alumno decida cambiarse de colegio a otro donde asisten sus amigos que fueron compañeros en colegios anteriores (esto se ha dado en alumnos que llegan a la educación media y cuyos padres han sido los que han elegido el colegio para sus hijos).

Asimismo, cabe destacar que desde septiembre se dio inicio al proceso pedagógico de evaluaciones sumativas, con presencia de gran parte del alumnado. La estrategia descrita anteriormente ha permitido que la deserción escolar alcance a un 0,46% a agosto de 2020, solo 7 estudiantes habían dejado el establecimiento y por motivos como el cambio de domicilio.

—¿Cómo ha funcionado la política de subvención pro retención? ¿Han recibido recursos del Estado para esto?
—Ha funcionado bien, el colegio recibe recursos del programa Pro retención, con lo cual se ayuda a los alumnos generalmente en la elaboración de talleres de apoyo, de seguimiento, atención médica y psicológica y de apoyo económico en lo relacionado a su alimentación, movilización, vestuario, calzado y material escolar.

 

—¿En qué usan esa subvención los colegios que la reciben?, ¿qué información tienen al respecto? ¿En qué la han usado ustedes este año?
—Se utiliza en lo señalado anteriormente, este año se sigue haciendo seguimiento a los alumnos a través de medios online y nos hemos preocupado de apoyar su rendimiento escolar a aquellos que lo necesitan, a través del apoyo psicológico y de orientación. También se ha realizado entrega de alimentos que es lo que más se ha solicitado, así como computadores e internet.

—¿A qué señales deben los docentes estar alertas respecto de sus alumnos?
—A que los alumnos se mantengan conectados con el colegio, que se mantengan motivados en el aprendizaje y también que los alumnos se encuentren emocional y psicológicamente bien. Para esto último se realiza un contacto permanente con los padres y/o apoderados, de manera de que el seguimiento al bienestar del alumno sea más óptimo.

Por último, señala Abelardo que los medios utilizados para alcanzar las estrategias son la conexión telefónica, la conexión a través de internet, uso de recursos TIC existentes en el establecimiento, entrevistas con los apoderados, las que son presenciales aprovechando la entrega de alimentos o materiales, y por cierto el trabajo de comunidad descrito anteriormente.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.