Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2020 - Edición 246

Deserción escolar, todavía estamos a tiempo

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Nadia Valenzuela “Hasta la enseñanza básica me costó muchísimo aprender, tenía muchas dificultades y eso me frustraba”

La ganadora del Global Teacher Prize Chile 2019 nos cuenta de su época escolar, donde no siempre fue estudiosa ni valoraba aprender. La madurez, además de profesores inspiradores le enseñaron la importancia del conocimiento, algo que busca transmitirle a sus alumnos día a día.

Por: Verónica Tagle
Nadia Valenzuela “Hasta la enseñanza básica me costó muchísimo aprender, tenía muchas dificultades y eso me frustraba”

Nadia Valenzuela fue una alumna tímida, que tuvo que lidiar con el déficit atencional para sacar adelante sus estudios y caminar 40 minutos para ir a clases. Hoy es una profesora líder e inspiradora, que la llevo a obtener el premio Global Teacher Prize 2019. Este mes la veremos en el capítulo estreno de Maestros, de TVN, donde mostraran la historia de los grandes docentes de nuestro país.

-¿Cuál fue tu mejor recuerdo del colegio?

-Uno de mis mejores recuerdos ocurrió cuando estaba en la enseñanza media. Era de personalidad tímida e insegura y una profesora me hizo su ayudante y quedé a cargo de tener el pizarrón limpio y mantener lleno el recipiente de tiza. Después tenía que guardar las llaves del botiquín de la sala de clases y ese era mi máximo trofeo. Esas cosas simples, permitieron que yo comenzara a sentirme importante en esa sala de clases y que mi rol era fundamental para el buen desarrollo de la clase, era genial.

Además, en este periodo de tiempo comprendí que la vida era tan corta y que me faltaba tanto por aprender!!! Entonces siempre me esforcé por aprender diez cosas distintas en el día y así, al acostarme, lo hacía con mi conciencia en paz y pensando que cada vez me faltaba menos por aprender.

“La mejor forma de conectarme con mis alumnos que no les gusta estudiar, ha sido contar mi experiencia de vida. Que ellos sepan que tenía malas notas, problemas de concentración y déficit atencional con hiperactividad.”

-¿Y el mejor chascarro?

-Durante la educación básica el profesor puso como observación en la libreta de notas “puede rendir mucho más, se distrae con facilidad”. En ese momento no comprendí el concepto de “distracción” y lo tomé como algo positivo, entonces yo me comporté de la misma forma toda mi enseñanza básica, para que la palabra “distracción” siguiera saliendo entre las observaciones. En octavo básico egrese como una orgullosa alumna distraída.

-¿Eras estudiosa? estabas en alguna actividad extraprogramática?

-Hasta la enseñanza básica me costó muchísimo aprender, tenía muchas dificultades y eso me frustraba y me complicaba mucho. Ya en el liceo tuve un cambio profundo y subí considerablemente mis calificaciones, fue una época en la cual aprendí la importancia del conocimiento. Además mis profes eran muy geniales y preocupados de nosotros, han sido mi referente a seguir.

Desde primero medio comencé a participar de cuanta actividad extraprogramática deportiva había como atletismo, futbol americano, acondicionamiento físico. También hubo un tiempo que participé de los talleres de primeros auxilios de la Cruz Roja.

-¿Algún profesor que te haya inspirado y por qué?

-Gladys Navarrete fue mi profesora en básica y estuvo siempre preocupada por mi. Se acercaba en los recreos y me preguntaba como estaba, si tenía hambre, cómo había dormido, en los días de frío o de lluvia me sentaba cerca de la estufa, ya que para llegar a mi colegio, yo tenía que caminar 40 minutos. En la enseñanza media mi Profe de lenguaje Nancy Riquelme era muy humana, muy cercana a sus alumnos y todos los problemas se conversaban.

-¿Cuándo decidiste dedicarte a la educación?

-Cuando salí de la enseñanza media, tuve que ponerme a trabajar porque mis padres no tenían los recursos para tener a dos hijos en la universidad al mismo tiempo. Conseguí ingresar a Gendarmería de Chile, al Centro de Educación y Trabajo, que se dedica a reinsertar en la sociedad a personas que tienen una deuda con la sociedad y fue así como, sin conocer a Piaget ni a Vigotsky, comencé a enseñar a leer a personas analfabetas en la cárcel y me di cuenta que cuando el otro aprendía algo que yo le enseñaba, ocurría algo mágico y yo crecía interiormente, me provocaba una satisfacción maravillosa transmitir conocimiento.

-¿Algún hobbie que hagas en tu tiempo libre?

-Amo leer, principalmente sobre astronomía. Ahora estoy dedicada a tejer a crochet y tengo un hermoso proyecto que se llama “cuadraditos que abrigan” donde hago frazadas a crochet y las regalo a personas en situación de calle. Este último tiempo me he dedicado a bordar en bastidor y han salido unos cuadros maravillosos, esas actividades las realizo cuando mi familia duerme y la casa está en absoluto silencio, me conecto con mis libros, tejidos y bordados. Hasta las 04:00 am, eso me hace muy feliz.

-¿La mejor manera de cautivar la atención de un alumno que no le gusta estudiar?

-La mejor forma de conectarme con mis alumnos que no les gusta estudiar, ha sido contar mi experiencia de vida. Que ellos sepan que tenía malas notas, problemas de concentración y déficit atencional con hiperactividad. Les cuento que cuando comprendí que todo lo que estaba aprendiendo en el colegio tenía una utilidad en la vida cotidiana cambió mi percepción y comencé a interesarme por lo académico. Me gusta que mis alumnos me vean como una persona que pasó por muchas necesidades y dificultades, pero que tuve la capacidad de superar todas las adversidades de mi vida para convertirme en lo que soy hoy.

-¿Una lección que nos deja la pandemia?

-Aprender a ser más humildes, no somos los dueños de nuestro planeta, somos unos simples invitados. Lamentablemente nuestros comportamientos ha dejado mucho que desear y ha dejado al descubierto la vulnerabilidad humana. Para el virus todos somos iguales, no existe raza, condición social, frontera, edad ni sexo. He aprendido a valorizar las cosas simples de la vida.

 

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.