Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2020 - Edición 246

Deserción escolar, todavía estamos a tiempo

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Finalista del premio Global Teacher Prize: “La educación integral es la que te prepara para la vida”

Orgulloso defensor de la formación integral de sus alumnos, de esa que les enseña a ser mejores personas, personas integrales, Paulino Pérez es nuestro representante en la lista que reúne a los 50 finalistas del premio internacional conocido como el “Nobel de la enseñanza”. Es la cuarta vez para un chileno, y la primera para un profesor unidocente del archipiélago de las Guaitecas en la Región. de Aysén, de la Escuela Básica Multigrado de Excelencia Repollal.

Por: Grupo Educar
Finalista del premio Global Teacher Prize: “La educación integral es la que te prepara para la vida”

Su historia llega hasta lo más profundo del corazón. Paulino Pérez lleva cerca de 11 años dedicado a la educación rural, ha generado grandes cambios en esta escuela que se encuentra en la Región de Aysén. Alejado de la capital, pero feliz por el lugar donde vive y en el cual ha podido formar su familia, ver crecer a su hija y observar el crecimiento de sus alumnos.
Pero estos tiempos son adversos, cuenta. En su ciudad no existe internet y no se pueden hacer clases online. Entonces visita a sus alumnos, allí está con sus familias y sabe lo que les está sucediendo. Esa, dice, es una de sus principales motivaciones para seguir adelante.

—¿Qué es educar de verdad? ¿De dónde sacas tus fuerzas?

“Tengo dos caminos que me motivan mucho. Uno, el de mis estudiantes. Me motiva profundamente que no les falte nada y que puedan disponer de todo lo que podamos brindarles para su bienestar. Me emociona cuando mis alumnos ríen. El ver a sus padres comprometidos. También, observar al sostenedor de nuestro colegio y a las empresas o instituciones que son nuestras redes de apoyo y que nos ayudan a desarrollarnos como establecimiento.

”Más en el plano personal, me motiva mucho el bienestar de mi familia, vivir en este contexto lejano del país, que posee una belleza increíble, en comparación a otros lugares o ciudades, llenas de gente y contaminación”.

Cuenta Paulino que le emociona mucho observar cómo su hija pequeña va creciendo poco a poco. Ver a su esposa trabajando también en el colegio. “Mi familia es mi motivación constante”, dice.

—¿Qué es educar integralmente?
“La educación integral es la que te prepara para la vida. Es aquella anexa al currículo, la que tiene que ver con los derechos humanos y que trata de educar a alumnos que sean respetuosos de su comunidad y de la vida natural. De su patrimonio y de su familia. Esa es para mí la educación integral”.

A su juicio, lo importante es formar alumnos que sepan dialogar, que no tengan que usar la violencia para solucionar sus problemas. “Que sepan respetar las diferencias éticas, sociales y culturales. En definitiva, nuestro objetivo es brindarles aquella educación que prepare a los jóvenes para que sean un real aporte a la ciudadanía y a su país, en el contexto donde les toque vivir”.

—Entrando de lleno a la forma como trabajas, ¿cuál es la metodología que utilizas?
“Implementamos la segmentación de la escuela multigrado y hemos recibido apoyo de diversas instituciones, con lo cual hemos podido formar distintos grupos de alumnos, dependiendo de las habilidades que buscamos desarrollar”.

La educación rural para Paulino Pérez es muy importante. “Debe dejar de ser el patio de atrás de nuestro sistema, y ojalá no se sigan cerrando escuelas rurales en nuestro país”.

Asegura que cuentan con variados recursos. Explica que ello incluye los aportes materiales que entrega el Estado, pero también, el apoyo humano de la comunidad donde está inserta su escuela.
“Somos muy ricos, podemos dar dos pasos y estamos en la playa haciendo ciencia. O tenemos la posibilidad de invitar a una adulta mayor a que nos hable de la historia de esta comuna. O visitar el municipio con toda confianza e ir al cuartel de bomberos y trabajar la asignatura de Educación Cívica. Contamos con muchísimos recursos acá en la isla, lo importante es que los sepamos utilizar”.

—¿Cómo es trabajar en tiempo de pandemia?
“He podido darme cuenta particularmente que durante estos días que estamos viviendo, mi máxima motivación es poder ver a mis alumnos y a sus padres. Acá no tenemos casos de COVID-19, ni tampoco internet, por lo cual, debemos llevar el material a la casa de cada uno de nuestros alumnos. Se trabaja así con ellos, pero también con sus familias”.

Cuenta que no se lleva una pauta de trabajo, sino lo que se va dando en cada momento. “Con las condiciones que están en ese hogar, hay lugares donde somos muy bien recibidos, no solo es el profesor el que motiva, también sus familias”.

—Cuéntanos más sobre tu forma de enseñar.
“Por ejemplo, respecto del desarrollo de las ballenas y de la oceanografía, mis ideas nacen del contexto donde vivimos. Del poder aportar a partir del lugar donde nos desarrollamos”.
De allí nacen sus clases, porque, dice, para un profesor es muy importante el contexto y conocer la cultura donde está ubicado el colegio, sus tradiciones.
“En el caso nuestro, vivimos muy cerca de las ballenas”.

Un mensaje a los profesores de Revista Educar: “Luchen a diario para sacar adelante a sus alumnos. Nunca dejen de creer en ellos, en sus capacidades y habilidades. Eso es clave: creer en uno mismo, y que es posible salir adelante”.

—¿Crees que tus alumnos pueden salir adelante?
“Sí, claramente. Es posible superarse y salir adelante. Buscar siempre la motivación, incluso las dificultades también nos pueden motivar. Hay que ser empático y tener ganas de salir adelante por ti mismo y por las personas que quieres, y no pasar por esta vida como una persona más. Como profesores, debemos dejar una huella en el lugar donde trabajamos. Cada uno se pone sus propios límites y en ese caso el trabajo de los docentes es muy importante, porque podemos llegar muy lejos con nuestros alumnos. Muchas veces el fruto de tu trabajo no se ve de inmediato, a veces puede demorar muchos años”.

Y el futuro, le preguntamos a Paulino Pérez: “Realmente, no sabemos qué pasará durante este año. Pero si pudiese soñar, me gustaría poder capacitar a los profesores para que se puedan desempeñar en contextos rurales. Esa es mi meta y ese sería uno de mis sueños futuros. Espero que en diez años la educación rural continúe”, termina el profesor Paulino Pérez.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.