Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2020 - Edición 246

Deserción escolar, todavía estamos a tiempo

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

El pertenecer a una orquesta es un factor protector

Con la pandemia ha cambiado la forma, pero no el fondo. Así lo explica Alejandra Kantor, directora de la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile, quienes en este tiempo han mantenido las clases a distancia y, sobre todo, el apoyo. Hoy, más que nunca, “los instrumentos musicales son un factor protector frente a las enormes vulnerabilidades que enfrentan (niños y jóvenes) en sus hogares”, afirma.

Por: Paula Elizalde
El pertenecer  a una orquesta es un factor protector

Institución pronta a cumplir 20 años, la directora de la FOJI, Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles, Alejandra Kantor, cuenta que son miles los niños y niñas que han pasado por la Fundación. Actualmente son 1.200 los jóvenes becados quienes, a través de la música, buscan transformar sus vidas. “Nosotros somos el medio para ayudarlos a romper con el paradigma que la gran mayoría tiene en sus familias. Ellos ponen su talento y disciplina para salir adelante. Tienen un norte, tienen un sueño y los ayudamos a hacerlo realidad. Los resultados más evidentes están en la escolaridad, en la impunidad delictiva y el poder generar ingresos”.

“Efectivamente”, responde Alejandra ante la pregunta de si las orquestas han transformado vidas. Y gracias a ellas, el futuro de los jóvenes y niños que pertenecen a la comunidad FOJI tiene varios caminos: “Algunos son parte de orquestas profesionales tanto en Chile como en el extranjero, otros se dedican a la academia y hacen clases, como también hay otros comprometidos con sus territorios, donde forman orquestas comunales que generan gran impacto en la comunidad”.

Nueva realidad, nuevos desafíos

Hoy el panorama ha cambiado, pero no el trabajo. “La Fundación ha seguido impartiendo música y también generando un espacio de contención relevante. Nos juntamos permanentemente con los niños y adolescentes, como asimismo los instructores y directores de orquestas donde nos escuchamos y apoyamos, tanto en lo musical como en sus vivencias diarias”, relata la directora de la FOJI.

Alejandra Kantor

“Hemos visto la necesidad y hemos tomado el desafío, para seguir con la música conectados con nuestros niños, niñas y adolescentes a través de clases en modalidad online junto a los talleres de apoyo psicológico que realizamos en todas las regiones”.

En la práctica, cuenta Alejandra, “para los profesores ha sido más difícil porque la clase que antes impartían para un grupo, ahora la hacen de manera personalizada; por lo tanto, son más horas y hay un cansancio mayor. En el caso de los alumnos también ha sido difícil porque se genera el estrés de la tecnología, de si falla la conexión, de estar concentrado en la casa, de aprovechar bien los minutos de la clase. Recordemos que tenemos niños y niñas en todo el país y muchas veces hasta las inclemencias del tiempo nos juegan en contra de una buena conexión”.

¿Cómo animar a los profesores? “Creo que ellos han descubierto la gran valoración que los niños y niñas tienen por su trabajo. Han podido establecer un vínculo más personalizado con sus alumnos y, por lo tanto, han conocido la realidad que viven”, afirma Alejandra y agrega que “la Fundación cuenta con excelentes profesores, musicalmente hablando y también como personas. Tenemos una relación de confianza y constantes reuniones para levantar sus inquietudes y apoyarlos constantemente en su labor”.

Los múltiples beneficios de las orquestas

Como señala Alejandra, los beneficios del programa de la FOJI tienen múltiples alcances como el desarrollo cognitivo, la concentración, la responsabilidad de preparar la clase, y esto se evalúa en el ámbito educativo.

Por otro lado, “en lo formativo nuestro programa de músicos solidarios les enseña a entregar su talento y llevarlo donde no llega la música, este año estamos realizando cápsulas para llegar a los enfermos, hospitales, residencias sanitarias y el personal de la salud”, relata Kantor.
Otro ámbito es el impacto social que tiene una dimensión trascendente: “Los instrumentos musicales son un factor protector frente a las enormes vulnerabilidades que enfrentan en sus hogares”, afirma la directora.

Lo digital: una oportunidad de alcance y enseñanza

“Sin duda, lo digital llegó para quedarse y seguramente podremos seguir utilizando esta modalidad para acercar la música a la gente y llegar a cada rincón de Chile. También nos ha permitido conectarnos con clases magistrales en el extranjero. Ha sido una oportunidad ocupar este tiempo para aprender e incorporar nuevas modalidades en la manera de hacer música”, señala Alejandra.

Sin embargo, la brecha digital, como relata la cabeza de la FOJI, es enorme en nuestro país y para enfrentarla han apoyado con becas de conectividad que les permiten realizar sus clases.

Testimos de clases online

Instructora violines
Ignasia Carrillo:

“Uno de los desafíos más grandes para nosotros como instructores, en cuanto a la educación online, es abordar el aprendizaje socioemocional de nuestros becados. A nivel didáctico podemos recurrir a diversas estrategias para enseñar; sin embargo, el sentido de pertenencia que conlleva el integrar una orquesta y compartir con otros genera una motivación y goce intrínsecos. Nosotros, por nuestra parte, podemos seguir entregando nuestros conocimientos, cariño y humor en nuestras clases a distancia, para lograr un aprendizaje realmente significativo en estos tiempos de pandemia”.


Violín OSIM,
Matías Tapia Inzulza, 12 años:

“Tomar clases online ha sido una buena experiencia, es cómodo tomar las clases desde mi hogar. Además, algunos compañeros viven lejos y esta modalidad evita que nosotros, los profesores y los tíos de la FOJI nos expongamos al COVID-19 y/o a que nos roben.
Algunas veces se producen problemas de conexión y hay retrasos en el sonido, eso nos impulsa a tocar mejor para que llegue un sonido agradable.
Estoy agradecido de que los tíos de la FOJI trabajen para que haya una buena señal y que la reunión pueda funcionar”.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.