Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2020 - Edición 246

Deserción escolar, todavía estamos a tiempo

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Amedeo Modigliani

Por: María Dolores Mariscal Martín, Área Educativa, Museo Artequin.
Amedeo Modigliani

Amedeo Modigliani (Livorno, 1884-París, 1920) fue un artista italiano que tuvo una vida corta y una salud enfermiza que lo llevó a la muerte a los 36 años, pero con una gran producción artística. Es uno de esos artistas que se salen del encasillamiento de la época, manteniéndose independiente de los movimientos de vanguardia que estaban en plena efervescencia en la capital europea del arte, París.

 

No se conoce la obra que realizó en su país natal antes de trasladarse a París cuando tenía 22 años. Hacia 1909 comienza a sobresalir y destacar su obra, siendo prácticamente una década en la que se concentra su producción, aunque lamentablemente se sabe que no fue un buen gestor y muchas de sus obras fueron regaladas, mal vendidas o destruidas por él mismo.

Vivió en el barrio bohemio artístico de Montmartre y estuvo en contacto con los artistas de este período, conociendo la obra de Picasso, los cubistas, fauvistas, y relacionándose con la pintura de Cézanne, Toulouse-Lautrec y Gauguin. En su obra hay una clara influencia del austriaco Gustave Klimt y de las estampas del pintor japonés Utamaro.

Pasó de la tradición del arte clásico italiano, a las vanguardias que estaban emergiendo en esos primeros años del siglo XX, donde estos movimientos y artistas tuvieron una gran influencia en él, además de su contacto con el escultor italiano Brancusi que le hicieron retomar la escultura que había aprendido en Italia.

En París alcanzó fama rápidamente, centrándose en mayor medida en la pintura con una rápida ejecución, con una temática icónica donde la figura humana y retrato son los protagonistas. Sus obras son reconocibles por su particular canon estilizado muy elegante, donde los retratados nos recuerdan el primitivismo, arte medieval, oceánico o incluso egipcio y africano, destacando sus rostros con cuellos alargados, bocas pequeñas, ojos almendrados sin iris, dando sensación de ensimismamiento sin mirada externa, sino más bien espiritual, mirándose hacia sí mismos; eso lo consigue porque pinta los ojos de sus personajes sin iris, dándoles un halo de misterio. Todo ello rodeado de una cálida atmósfera conseguida por su paleta de tonos cálidos sin contrastes de luces y sombras.

Actividad Ssugereido para estudiates de primer ciclo educación básica

La propuesta para los estudiantes de 1º a 4º básico será trabajar con una fotografía de ellos mismos que les servirá como punto de partida para dibujar y pintar un autorretrato. No será fiel a la realidad, sino que, inspirándose en la obra del maestro Modigliani, alargaremos nuestro cuerpo, rostro, cuello con ojos en forma de almendra y ensimismados mirando hacia ninguna parte.

Para presentar nuestros trabajos individuales propiciaremos un diálogo, se pueden hacer preguntas al resto del curso tales como: ¿Qué vemos distinto de la obra realizada al personaje retratado? ¿Qué elementos reconocemos del autorretratado? ¿Qué parte de la obra destaca más? ¿Les recuerda la caricatura? ¿Saben lo que es? Luego de comentar las impresiones, se sugiere contarles de quién se trata, quién fue el artista, en qué época vivió y en qué se inspiró, culturas lejanas, primitivas, artistas, etc.

Al terminar, tomaremos registro audiovisual.

Fuente: https://modiglianiexperts.com/modigliani-bio.html

Fuente: https://es.wahooart.com/@@/8EWCCR-Amedeo-Modigliani-retrato-de-un-mujer-joven

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.