Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jun 2020 - Edición 241

Sin apoyo socioemocional no hay aprendizaje real

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

El cuidado de la salud mental de profesores y alumnos

La experiencia de un encargado de convivencia escolar en un colegio en Pitrufquén se une a la experiencia de un destacado psicólogo y así, juntos, dan luces de lo que está pasando hoy con la salud mental de alumnos y profesores y lo que pasará mañana, en una incierta pero esperada vuelta a clases presenciales.

Por: Paula Elizalde
El cuidado de la  salud mental de  profesores y alumnos

 La primera tarea del equipo de convivencia escolar del Complejo Educacional Monseñor Guillermo Hartl, de Pitrufquén, a cargo del psicólogo José Sebastián Friz Muñoz, fue estar al tanto de las principales problemáticas que la cuarentena y el confinamiento están causando en la salud mental de las personas a través de la bibliografía emergente. Luego, a través de reuniones de teletrabajo, realizaron ciertos modos de intervención: “Se utilizaron las redes sociales para diseminar información preventiva, relacionada al estado de ánimo, ansiedad, la familia y el estudio”.

“También se abrió un espacio llamado ‘fonos de escucha’ hacia toda la comunidad educativa, donde se atienden algunas necesidades de las familias, orientado desde la contención emocional y algunos mecanismos de los primeros auxilios psicológicos. Al mismo tiempo, realizamos una pequeña encuesta online para recabar información sobre algunas dificultades que los estudiantes y sus familias pudieran estar pasando en casa y de esta manera poder crear cápsulas informativas, entregando algunas estrategias para el hogar”, afirma José Sebastián y agrega que “se está creando una guía de apoyo emocional orientada hacia toda la comunidad educativa que entregue lineamientos o estrategias para poder sobrellevar esta situación de la mejor manera posible”.

José Sebastián Friz, psicólogo del Complejo Educacional Monseñor Guillermo Hartl, de Pitrufquén

Salud de los alumnos: el cuidado de los vínculos

A partir de las respuestas entregadas en las encuestas, el equipo de convivencia escolar pudo deducir algunas categorías sobre cómo puede estar la situación de los jóvenes en el hogar: “Había referencias hacia las situaciones económicas particulares (dinero y movilización), lo que traía consigo discusiones y estrés familiar. También se destacó el impacto personal que ha tenido el encierro en los jóvenes durante este periodo, visibilizándose algunos síntomas como la angustia y el miedo, además de declarar que el permanecer en cuarentena preventiva se vuelve una situación agotadora. Por último, también se evidenció una preocupación relacionada con los estudios, principalmente en la manera correcta y eficaz de llevar a cabo los aprendizajes, debido a que muchos jóvenes no cuentan con los medios tecnológicos necesarios y han tenido problemas para lograr adecuar tiempos dedicados a aquellos versus la recreación”.

Para Christian Berger, psicólogo y académico de la Escuela de Psicología de la Universidad Católica, existen diversas dimensiones o aspectos que son relevantes para la salud mental y el bienestar socioemocional de niñas, niños y adolescentes. “En primer lugar, es importante comprender que diversas reacciones son normales en el contexto de aislamiento social y crisis sociosanitaria. Es esperable que exista un nivel mayor de ansiedad, irritabilidad, que puede manifestarse en ámbitos de la vida cotidiana a través de conflictos. En ese contexto es importante acoger estas emociones, dar un espacio para contenerlas, compartir el hecho de que todos estamos experimentando emociones similares. Por otra parte, debemos evaluar las exigencias que hacemos a niños, niñas y adolescentes; por ejemplo, respecto al trabajo escolar. Si bien es importante mantener una rutina de trabajo y fortalecer la autonomía y la responsabilidad, también es importante transmitir que estamos viviendo una situación totalmente única y anormal, en la cual es esperable que no todos rindamos como se espera”.

Por último, el psicólogo señala que “cuidar los vínculos y relaciones interpersonales es esencial para el bienestar socioemocional. Si bien sabemos que el contacto cara a cara se ve limitado, favorecer que puedan comunicarse con sus pares a través de medios virtuales, llamadas telefónicas (acordando ciertas normas de uso, horarios, entre otros), parece fundamental. Lo central es cuidar que los espacios de afecto y cariño no se vean teñidos por la exigencia, el cansancio o el agobio”.

Para Berger, una manera de conocer cómo están los alumnos puede ser utilizando actividades y materiales asociados a las clases: “Preguntarles por los lugares de sus casas en los cuales se sienten bien, las actividades que más extrañan, los proyectos que podrían abordar como curso una vez superada la crisis, las emociones que han experimentado (de formas adecuadas a la edad), son estrategias que permitirían tener una aproximación general. Es importante también tener una comunicación con padres y apoderados; esta crisis ha tensionado fuertemente el espacio formativo, tanto escolar como familiar, y en este sentido una relación de apoyo, comprensión y colaboración es aún más necesaria”.

Salud de profesores: valorar aprendizajes a futuro

José Sebastián Friz cuenta que, para ellos, el equipo docente es la “primera línea” de trabajo y contacto con los jóvenes y también sufre afecciones a nivel de salud mental importantes: “Por eso optamos en que las líneas telefónicas estuvieran abiertas para toda la comunidad educativa y de esa manera incentivar a la proactividad de los docentes a compartirnos sus necesidades. Así también, el manual que se está planificando desde Convivencia Escolar contará con estrategias a nivel emocional para los profesores”.

Christian Berger, psicólogo y académico de la Escuela de Psicología de la Universidad Católica.

Para Christian Berger no hay duda: “La palabra clave para el retorno a clases será flexibilidad. Habrá muchas experiencias distintas, tanto de estudiantes como de profesores. También, por una parte, un deseo de volver a la normalidad lo antes posible y, por otra, un deseo de integrar lo que ha sido vivir esta pandemia”.

Christian Berger señala: “Los profesores se han visto sobredemandados, tanto por su propia experiencia en esta crisis, como por la necesidad de adaptar su forma de trabajar y no contar con el contexto en el cual por definición pueden desarrollar su labor: el aula. El teletrabajo tiene importantes consecuencias para el bienestar de las personas, tanto positivas como negativas. Más allá de cuidar las condiciones del contexto laboral que favorezcan dicho bienestar (un espacio adecuado, cuidar que los horarios de trabajo no afecten a otras actividades), es importante recalcar aquellos aspectos de la docencia cara a cara que más valoran los maestros, que es el contacto con sus estudiantes. En este sentido, parece importante buscar maneras de mantener ese contacto y cuidar que sea satisfactorio y beneficioso; las plataformas virtuales permiten diversas formas para ello. Mantener la presencia física a través de la voz y la imagen cuando esto es posible. También es importante tener presente que esta situación es pasajera, muy demandante, pero que nos permitirá lograr ciertos aprendizajes y desarrollar formas distintas y creativas de ejercer nuestro rol, las cuales con seguridad fortalecerán nuestra labor a futuro”.

Berger agrega que “el trabajo a distancia, por otra parte, puede hacerse muy solitario (aspecto contradictorio con la vida cotidiana en las escuelas), por lo cual es sugerible mantener espacios de comunicación con colegas y profesionales de la institución”.

 

Vuelta a clases: flexibilidad

El retorno implica incertidumbre, pero, aún así, para José Friz existen dos opciones a considerar: “La aplicación de cuestionarios cuantitativos y/o cualitativos que muestren indicadores relacionados a estados de ánimo y ansiedad, y la otra alternativa es el trabajo comunitario, donde la psicoeducación es fundamental para que la comunidad educativa funcione como un detector de posibles síntomas y derive oportunamente a Convivencia Escolar para realizar entrevistas. De igual manera, es importante que antes, durante o después de este periodo, se realicen actividades de concientización respecto a la salud mental y cómo esta se puede ver vulnerada durante la pandemia”.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.