Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jun 2020 - Edición 241

Sin apoyo socioemocional no hay aprendizaje real

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Claves de la educación a distancia

Conversamos con Rodrigo López, gerente general de la potenciadora educacional Aptus, organización que, desde que comenzaron la pandemia y el distanciamiento social a causa del COVID-19, está publicando más de 90 videos semanales gratuitos a través de distintas plataformas, para ayudar a profesores de todo Chile a continuar impartiendo sus clases. En esta entrevista define qué es la educación a distancia y cómo puede implementarse.

Claves de la educación a distancia

Antes de explicar cómo puede funcionar la educación a distancia hoy, en el siglo XXI y teniendo en cuenta las diferentes realidades que existen en un país como Chile, Rodrigo López, gerente general de Aptus, quienes llevan más de 12 años trabajando con escuelas del país, clarifica algunos conceptos y señala algunas prioridades para la enseñanza a distancia:

  1. Educación en línea y educación a distancia no son lo mismo, y para Rodrigo López, es necesario partir recalcando esta diferencia. “Cuando la educación no es presencial, en una sala, en un lugar físico, ésta se llama a distancia, y no necesariamente en línea, porque en muchos casos no hay conexión; por lo tanto, no puede ser ‘online’. La educación a distancia busca llegar a todos, incluso a quienes no tienen conexión y ese es el gran desafío”, afirma López.
  2. Priorización de contenidos: Rodrigo señala que hay que asumir que una educación a distancia no va a lograr exactamente los mismos aprendizajes que una educación presencial; por lo tanto “es clave priorizar contenidos: hay que dar foco especial a ciertas asignaturas, y en cada asignatura, focalizarse en los contenidos clave de ella”.
  3. Proceso de enseñanza: antes de especificar las distintas maneras, el gerente de Aptus explica que el proceso de enseñanza-aprendizaje tiene al menos tres componentes clave: enseñanza, práctica y chequeo de la comprensión (o evaluación). Actualmente, muchos profesores, al enviar material para que sus alumnos realicen a distancia, se están centrando en el punto dos, de práctica, pero es necesario abarcar las tres dimensiones para lograr finalmente el aprendizaje buscado.

Formas de educación a distancia

Teniendo presente lo anterior, Rodrigo López explica algunas de las modalidades que, sobre la base de lo que han visto como organización, están siendo utilizadas por las escuelas en el país como respuesta a la crisis, con sus pros y contras:

  1. Envío de guías de trabajo:

Un número importante de establecimientos están sólo o principalmente enviando guías de trabajo a sus estudiantes, ya sean páginas del texto de estudios, guías propias o descargadas de sitios de terceros. Las guías son claves para practicar lo ya aprendido, pero para que sean útiles, es esencial enseñar previamente a los estudiantes, y es en esto donde muchos de los sistemas están fallando, ya sea porque transfieren la responsabilidad de enseñanza a los padres –que están sobrecargados– o simplemente no contemplan la enseñanza.

  1. Clases sincrónicas (en tiempo real):

Estas clases se realizan en tiempo real a través de alguna plataforma como Zoom, Meet o Teams. Alumnos se conectan y el profesor da la clase con la interacción de los estudiantes. El problema es que hacerlo con 30 niños o adolescentes puede ser un verdadero caos, se requiere que todos los alumnos y docentes tengan buena conexión, lo cual no siempre ocurre, y exige que todos se conecten simultáneamente, que no siempre es fácil en este contexto, cuenta Rodrigo. La mejor manera de llevar a cabo esta modalidad, según López, es aprovechar las llamadas sincrónicas de forma individual o en grupos pequeños para ver cómo están los alumnos, hacer reforzamientos dirigidos y para comentar los contenidos más que para enseñarlos.

  1. Clases asincrónicas (mediante videos):

Otra opción es que la profesora o el profesor realice un video de entre 10 y 15 minutos donde explica lo que quiere enseñar. Luego, este video lo envía a sus alumnos y así los niños y jóvenes pueden verlo las veces que sea necesario, y luego puedan realizar el material de práctica.

Lo ideal, en estos casos, es: enviar un cronograma de cómo ordenar la semana, y establecer una rutina donde cada día se vean dos o tres videos, se realice la actividad de práctica asociada a cada guía y, luego, se envíe por WhatsApp directo a la profesora la realización de ésta, así el docente podrá identificar si están aprendiendo o no y planificar acciones remediales. Las dificultades de este sistema son que hacer videos toma bastante trabajo para el docente y que, aunque la inmensa mayoría de las familias cuenta con celulares en la casa, no tienen planes de datos muy grandes, por lo cual muchos niños, en especial en sectores vulnerables, no podrían conectarse. En concreto, “en Aptus hemos optado por promover esta forma de trabajo, y para solucionar estas dificultades nosotros mismos estamos grabando y publicando gratuitamente los videos (para evitar el trabajo a los docentes) y los estamos publicando en Facebook, de manera que las familias puedan aprovechar el tráfico ilimitado de datos en redes sociales”, explica López.

Facebook es una excelente plataforma para ello, más de 13 millones de chilenos la utilizan; por lo tanto, es probable que los mismos alumnos o sus padres puedan acceder al contenido por medio de ella.

  1. Plataformas adaptativas:

Es la forma más elaborada de educación a distancia y la que requiere sí o sí al menos un computador o celular y una buena conexión a internet. El niño ingresa al software, que realiza un diagnóstico de sus conocimientos previos y según eso le enseña, entrega tareas para avanzar según sus logros y evalúa permanentemente los avances para readaptar la enseñanza. Son una solución ideal para esta contingencia; sin embargo, tienen la dificultad de que requieren que todos tengan conexión y muchas de ellas hay que pagarlas. Sin embargo, para quienes la conexión no es un problema, existen algunas plataformas gratuitas de muy buena calidad. Por ejemplo, Code.org (www.code.org – para aprender a programar), Duolingo (www.duolingo.org – para aprender idiomas), Khan Academy (es.khanacademy.org para trabajar distintas asignaturas) y Zearn (www.zearn.org – para matemáticas, pero solo en inglés).

 

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.