Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Dic 2019 - Edición 237

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Padres y apoderados empoderados con la educación

Padres y apoderados empoderados con la educación

La calidad de la educación es tarea de todos, pues las comunidades educativas también están compuestas por las familias y los apoderados. De allí que es crucial una comunicación fluida entre todos los actores del sistema y que estos cuenten con información suficiente que permita asumir un rol activo en el aprendizaje de los estudiantes.

Cuando hablamos de la importancia del trabajo en equipo dentro de una comunidad escolar, padres y apoderados son una parte fundamental, pues todo lo que puedan hacer por sus hijos e hijas se traduce en una ganancia que no solo tiene que ver con avanzar en lo académico, sino también en otros aspectos relacionados con una educación integral, es decir, con aquella que concibe el desarrollo de los estudiantes tomando en cuenta sus habilidades socioemocionales, sus intereses y el despliegue de sus capacidades.

Pero, ¿cómo involucrarse en la educación de niños y niñas? La recomendación es que, en lo posible, el compromiso de los padres se vea reflejado en un apoyo constante; en poner altas expectativas respecto de lo que pueden lograr los estudiantes; en un acompañamiento permanente; en reforzar su autoestima y escuchar sus inquietudes y necesidades, entre otros factores.

Puede sonar reiterativo, pero cuando hay una participación constante de los padres en la educación de sus hijos, los resultados académicos son mejores. Y es ahí donde aún tenemos, como sistema, una tarea pendiente: el desafío de los establecimientos educacionales por crear más y mejores estrategias que permitan involucrar a los padres y apoderados en el proceso de aprendizaje de sus hijos y, al mismo tiempo, instar a los docentes a que se acerquen a la realidad de los estudiantes, de manera que conozcan el contexto social y familiar en el que los estudiantes están insertos.

Las razones de por qué una familia está poco involucrada en el aprendizaje de su hijo o hija pueden ser varias, sin embargo, crear un puente entre la escuela y los padres y apoderados debe ser un trabajo de todos. Queremos padres, madres y apoderados empoderados, que tengan acceso a la información necesaria para apoyar a sus hijos y que sean protagonistas de este engranaje que finalmente tiene como mayor objetivo la realización de los estudiantes.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.