Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2019 - Edición 234

Profesores Extraordinarios

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Valorar la sala de clases: un paso fundamental para el aprendizaje

Por: Agencia de la Calidad de la Educación
Valorar la sala de clases: un paso fundamental para el aprendizaje

Hace unos meses se publicaron los resultados educativos 2018. El análisis de estos resultados mostró que, en un contexto donde los puntajes Simce se han mantenido estables durante la última década, existen importantes avances en los estándares de aprendizaje en Lectura 4º básico; una disminución en el puntaje promedio de Lectura 2º medio en los grupos socioeconómicos más altos; una brecha de género favorable a las mujeres en Lectura, la que se acentúa a medida que se avanza en el ciclo escolar; y una gran brecha asociada al nivel socioeconómico de los estudiantes, la que tiene su valor más alto en Matemática 2º medio, a pesar del avance de los estudiantes más vulnerables en los últimos años.


Al mismo tiempo, el estudio de los factores asociados a los resultados educativos permite identificar aspectos clave de la gestión pedagógica que se asocian a mayores aprendizajes, y que, por lo tanto, deben trabajarse con toda la comunidad educativa. De esta manera, los estudiantes que valoran estar en la sala de clases; son perseverantes; se desenvuelven en un contexto de altas expectativas; cuentan con docentes que retroalimentan sus aprendizajes, y que asisten a colegios donde los directivos se involucran en el trabajo de sus profesores y velan por tener un ambiente libre de discriminación, son estudiantes que tienen mayores oportunidades de aprendizajes.


Detengámonos a analizar el impacto de valorar la asistencia escolar en los aprendizajes. Es claro que la presencia de los estudiantes en el aula constituye una condición clave para el desarrollo de habilidades, conocimientos y actitudes. Pero, además de lo anterior, el análisis realizado por la Agencia de Calidad de la Educación muestra que cuando esos estudiantes valoran estar en clases y tienen un alto compromiso con su asistencia escolar, se obtienen mejores resultados educativos en educación básica. Así, por ejemplo, los estudiantes que se mostraron más de acuerdo con afirmaciones como “venir a clases todos los días me ayudará a tener éxito en la vida” alcanzaron hasta 47 puntos adicionales en la prueba Simce de Lectura en 4º básico.
Entonces, el desafío para las familias, docentes y directivos es dotar de sentido la experiencia escolar, para que las y los estudiantes se den cuenta de que cada día en el colegio puede marcar una diferencia en su vida. ¿Cómo avanzar en esta dirección? Vinculando los contenidos vistos en el aula con la experiencia e intereses cotidianos de los niños, niñas y jóvenes, implementando metodologías innovadoras de aprendizaje, haciendo que los estudiantes sean protagonistas de su experiencia escolar.


El desafío de mejorar la calidad de nuestro sistema educativo es una tarea que requiere esfuerzos de distintos actores en distintos niveles y que, por lo tanto, resulta compleja. Pero existen elementos que podemos trabajar día a día al interior de la sala de clases y que –ha sido demostrado por la Agencia– pueden conseguir importantes desafíos en el aprendizaje de los estudiantes. Esa debe ser nuestra tarea más inmediata.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.