Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Ago 2019 - Edición 233

Familia y Colegio unidos contra las adicciones

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Cómo los videojuegos afectan la corteza prefrontal de los jóvenes

No está en contra de los videojuegos ni de las redes sociales. Lo importante para Daniel Halpern, director de Tren Digital de la PUC, es que exista una mediación de los padres o adultos, conocer a qué tipo de juegos están expuestos y “entregarles herramientas para que también se entretengan y hagan otro tipo de actividades”.

Por: Marcela Paz Muñoz Illanes
Cómo los videojuegos afectan la corteza prefrontal de los jóvenes

¿Son los videojuegos adictivos? Hace algunos meses, la Organización Mundial de la Salud publicaba que son adictivos. A lo que el director de Tren Digital de la PUC, Daniel Halpern, responde: “Hay videojuegos que son mucho más adictivos que otros, sobre todo aquellos que no tienen el concepto de ‘game over’ o de término. En esos juegos puedes ir avanzando y desarrollando nuevas etapas, cuando ello sucede se llega a jugar por horas. En definitiva, se apunta a que mientras más se logre jugar, más va creciendo. Por ejemplo, en Fortnite, si juegas más tiempo, puedes acceder a mejor armamento, más puntos, sin existir punto de término. Pasa el joven más horas, y por ello se va mejorando su perfil. En ese caso, tienen todos los componentes del videojuego como de una adicción.

Esto mientras, la ministra de Educación, Marcela Cubillos, informó en julio pasado que se llevaría a cabo una encuesta sobre el uso de celulares en la sala de clases, en la que se les consultaría a apoderados, profesores y directores de colegios, para poder tener un diagnóstico del “efecto que está teniendo” el uso de este en los alumnos.

Sucede que según el estudio “Efectos de la adicción al celular en los colegios”, que desarrolló la Universidad de los Andes en abril de 2018, el 87% de los encuestados reconoció que lleva el celular al colegio todos los días y casi el 70% dijo que lo usa en la sala de clases.


Dar herramientas para que se autorRegulen los jóvenes

Explica el académico de la UC que respecto de la prohibición de los celulares y el uso de los videojuegos hay que ser cautelosos.“Es clave escoger cuál están jugando los niños. Algunos, como Fortnite, son muy estimulantes, porque juegan y luchan por su vida. Entonces, se sobreestimula constantemente el cerebro de los jóvenes, porque básicamente te están tratando de matar. Como ocurren tantos estímulos, después de eso para el alumnos es mucho más difícil focalizarse en tareas académicas, por ejemplo”.

Cuenta Halpern que los alumnos pueden estar expuestos a contenidos de menor intensidad y no más de dos horas al día. “Aunque todo depende de la edad de los niños, ya que dos horas al día para un niño de menos de tres años es muchísimo. La edad influye mucho”.

Señala Daniel Halpern, director de Tren Digital de la PUC, que es clave la mediación parental y conocer qué tipo de juego están usando los jóvenes, ya que “no es lo mismo uno de Plaza Sésamo que Fortnite”.

La clave, entonces, es enseñar a los jóvenes a autorregularse. “Pero también supervisar a qué tipo de juego o contenidos están expuestos, ya que no es lo mismo que estén jugando un juego de Plaza Sésamo que Fortnite”.

Revisar el tiempo en que se les deja expuestos y, además, es esencial también contar con la mediación parental y si es que los padres o adultos estarán cerca para entregarles significado a lo que ellos están haciendo online.

Los daños en la corteza prefrontal

En la corteza prefrontal del cerebro están los mecanismos de la autorregulación. Se ha demostrado que las personas que tienen adicciones van disminuyendo la capacidad de la corteza prefrontal. “Los primeros estudios longitudinales han demostrado que en los niños que están seis horas frente a los videojuegos, ha disminuido el ancho y grosor de la corteza prefrontal. Por eso, puede existir una correlación mayor entre adicciones a videojuegos y otras adicciones futuras”.

En Chile no se ha realizado ese tipo investigaciones. “Sin embargo, si se hiciera un escáner para analizar a los niños que juegan tantas horas, la lógica me diría que al igual como en Estados Unidos, en Chile también van teniendo una disminución de la corteza prefrontal”.

Se desconoce si puede revertirse la disminución de la corteza prefrontal en los niños. “Por la cantidad de horas que juegan y la cantidad de años que lo han hecho, no se sabe si volverá a engrosarse, por así decirlo. Todavía se trata de algo muy reciente”.

La mejor solución

Lo que sí está demostrado, advierte el director de Tren Digital, es la necesidad de supervisión de los padres o adultos. “La mejor solución es que los adultos generen otros intereses para los jóvenes, que les motiven. Si, por el contrario, solamente les dicen que no pueden jugar, al niño o joven se le pone en una situación muy incómoda”.

Estudios realizados por Common Sense Media muestran que los adolescentes (de 13 a 17 años) pueden pasar hasta nueve horas en línea cada día

Según revela el sitio del Observatorio de Innovación Educativa, “no todo el tiempo frente a la pantalla es perjudicial si se consideran los recursos de aprendizaje e información que se pueden encontrar en línea. Sin embargo, la exposición excesiva a las redes sociales aumenta el riesgo de desarrollar un Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)”.

La investigación detalla que, debido a los cambios neurobiológicos y hormonales en sus cerebros, los adolescentes sienten la necesidad de pertenecer, ser respetados y admirados, especialmente a través de las redes sociales. Esta necesidad de pertenencia lleva a que el 44% de ellos revise sus teléfonos inteligentes apenas se despiertan.
La información revela también que “no solo los estudiantes se ven afectados por el uso excesivo de los dispositivos móviles. En un sondeo realizado por la Sociedad Internacional de Tecnología en Educación (ISTE, su sigla en inglés), el 34% de los docentes encuestados admitió que se distraen con los estudiantes que usan teléfonos móviles durante la clase”.

Aun así, prohibir totalmente el uso de dispositivos móviles en clase es una medida controversial pues se estaría perdiendo la oportunidad de aprovechar las nuevas herramientas que ofrece la tecnología, que sirven de apoyo a las actividades de enseñanza-aprendizaje. Encontrar el equilibrio es la clave para esta problemática.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.