Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2019 - Edición 234

Profesores Extraordinarios

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

La salud emocional de los docentes

Profesores más felices y contentos con su trabajo impactan positivamente en el aprendizaje de sus alumnos. Por ello, trabajar el autocuidado docente y reforzar una sana convivencia entre pares parecen ser las claves.

Por: Marcela Muñoz Illanes
La salud emocional de los docentes

Según el estudio “Radiografía de la felicidad docente en Chile” de junio del año pasado, realizado por Elige Educar, “el 90% de los docentes (encuestados) cree que su profesión tiene altos beneficios sociales, para sus estudiantes y  también, sus familias”.

Ese hallazgo también lo había revelado un estudio similar que hizo Grupo Educar con Adimark Gft algunos años atrás, en el cual se indicó que “los profesores son profesionales que disfrutan de su trabajo en aula; sin embargo, se ven insertos en un sistema que dificulta su óptimo desempeño”.

Sin embargo, pese a la importancia de la labor docente, pareciera que el estrés está afectando el trabajo y aprendizaje de los alumnos. De hecho, según los resultados preliminares del nuevo Censo Sobre Calidad de Vida de los Docentes que está realizando Eduglobal, “el 36.7 % de los docentes dice que el estrés incide en su trabajo profesional”.

Por ello, es clave atender la salud emocional de los educadores. Señala Catherine Flores, académica del Departamento de Educación de la Facultad de Humanidades de la Usach, que “se trata de un factor esencial, especialmente si consideramos que en ellos se deposita la confianza de formar a los futuros ciudadanos de este país”.

Según un estudio de Elige Educar realizado en 2018, 1 de cada 2 profesores en Chile dice estar estresado. Falta de tiempo para preparar, revisar y diseñar sus actividades pedagógicas, el enfrentar nuevos problemas y desafíos para los cuales no se sienten necesariamente preparados, entre otras cuestiones, son algunos de los factores causales de este problema.

Es que tal como explica Lorena Medina, decana de la Facultad de Educación de la Pontificia Universidad Católica de Chile, el bienestar emocional docente es crucial “toda vez que hablamos de una profesión en que el núcleo del quehacer es la relación y el trabajo con personas, que son personas en proceso de desarrollo desde muy temprana edad. La labor docente supone la toma de decisiones pedagógicas que implican orquestar una serie de actividades y acciones educativas, gestionar aulas heterogéneas, donde además se pueden presentar, y de hecho así ocurre, incidentes críticos, entre otras muchas cuestiones donde las emociones están jugando un papel muy importante”.

Resulta que la solidez, la estabilidad y la madurez emocional son un factor relevante en la labor docente, “acompañado de los saberes y capacidades que promuevan un manejo profesional y personal saludable de estas cuestiones en las aulas y en los diferentes espacios de convivencia al interior de las instituciones educativas”, explica la académica de la PUC.

Por ello es que, como se indica en el estudio de Elige Educar, “los docentes más felices laboralmente señalan contar con espacios para el aprendizaje y pueden participar en la toma de decisiones dentro de sus establecimientos. Así, los profesores más felices con sus trabajos indican, por ejemplo, una mayor exposición a comentarios constructivos de parte de sus superiores y poseen mayores oportunidades para plantear críticas en sus escuelas y, por tanto, influir en las decisiones que son relevantes para sus labores”.

La investigación citada revela, además, que los profesores “más felices también tienden a percibir mayores oportunidades para progresar en sus carreras que aquellos menos felices en sus trabajos. Todos esos elementos están relacionados con la gestión que realiza el mismo establecimiento educacional en torno al trabajo docente”.

Lorena Medina

Autocuidado docente

Por el contrario, si no se dan ciertas condiciones, según Catherine Flores es posible que estemos en presencia del denominado “síndrome del burnout”, también conocido como síndrome de desgaste profesional, el cual se produce cuando se desequilibran las expectativas en el ámbito profesional y la realidad del trabajo diario. “Esta problemática trae una serie de consecuencias no sólo para la persona que la sufre, sino que también se ven afectados otros miembros de la organización; en este caso, los estudiantes y los otros adultos con quienes se relacionan los profesores, particularmente sus colegas”.

Por tanto, más que nunca, es clave prestar atención a cualquier situación que pueda terminar afectando la salud emocional de los maestros. “Particularmente, si consideramos, por ejemplo, los porcentajes de ausentismo y rotación laboral, y por el hecho de que puede llevar al fracaso profesional y también de las relaciones interpersonales con sus estudiantes y otros profesores. Por tanto, pone en riesgo la meta de educación de calidad propuesta por las reformas educativas de los últimos años”, indica la académica de la Usach.

Explica la decana Medina que la manera de abordar este tema son estrategias que pueden orientarse en varias esferas y contextos en que los profesores se desenvuelven. “Unas condiciones laborales justas, adecuadas a la relevancia de su quehacer, que dependen en un nivel macro de la implementación de medidas de política pública a la vez que del espacio institucional escolar en el que trabajan. A lo anterior se suman cuestiones como el sentirse respetados y valorados; por ello, hacer  reconocimientos públicos es muy relevante; otorgar una voz y participación a los docentes en las decisiones pedagógicas y de gestión de su comunidad; ofrecer espacios de desarrollo profesional que permitan un horizonte y expectativas de desarrollo; promover acciones concretas para generar un clima agradable de trabajo, así como la colaboración entre pares para el desarrollo de proyectos en equipo y con liderazgos distribuidos, basados en la confianza”.

 En esa misma línea, agrega la Jefa de Carrera de Pedagogía en Educación General Básica  de la Usach, es que el tiempo ha pasado a convertirse en un tema recurrente en la profesión docente ya que existe una gran diferencia entre cualquier otro trabajo y el trabajo docente, en el cual no toda la tarea se realiza en la institución y en el horario de clases. “Por lo tanto, debemos preguntarnos ¿cómo pueden los profesores afrontar las dificultades personales con el tiempo? La respuesta probablemente no es sencilla”.

Explica Lorena Medina que “las relaciones socioemocionales positivas entre estudiantes y profesores son muy cruciales para favorecer los aprendizajes. Una sala de clases con un clima positivo genera confianzas, mayor participación y percepción de apoyo, colaboración y cercanía, donde los aprendizajes se vuelven más significativos”.

Cuenta Catherine Flores que existen avances estructurales en términos de aumentar las horas no lectivas; sin embargo, a su parecer, “el tema quizás sea cómo hacemos para respetar ese tiempo si tenemos una realidad con altas tasas de ausentismo docente, lo cual lleva a las instituciones a utilizar esos tiempos de los docentes en labores de reemplazo. Quizás se podría imitar la realidad de otras escuelas en las que existen, de forma permanente, profesores sustitutos, lo cual facilita el quehacer de la escuela”.

¿Se están formando en estas materias los docentes?

“La salud emocional ha cobrado cada vez más relevancia en los últimos años, para lo cual las instituciones formadoras están realizando investigación y repensando la inclusión de acciones concretas para incorporar estos aspectos en las prácticas pedagógicas, así como en los cursos que dicen relación con el desarrollo de los estudiantes en el plano socioemocional, y en aquellos en que la construcción de un clima favorable en las aulas para el aprendizaje es un tema central”, dice Lorena Medina.

Sin embargo, aseguran desde la UC que el desarrollo de habilidades socioemocionales y autocontrol emocional de los propios docentes es un tema aún incipiente en los programas de formación. “Sin duda, una tarea pendiente muy relevante es la de abordar el bienestar socioemocional de nuestros docentes en toda la formación, tanto inicial como continua o a lo largo de la vida”.

Señala Catherine Flores que “es sabido que la satisfacción laboral es un factor muy importante en términos de retención y compromiso institucional; por lo tanto, si el objetivo país es mejorar la calidad de la educación, la salud mental de los docentes es un tema insoslayable”.

Sobre todo, porque los educadores durante su desempeño profesional se ven enfrentados muchas veces “a situaciones con exigencia de tiempo que constituyen factores de estrés. Por tanto, el saber cómo manejar esos eventos significa que los docentes debiesen conocer ciertas habilidades para organizarse, además de contar con características personales que les permitan adaptarse a situaciones de mucho estrés”, señala Catherine Flores.

Chaterine Flores

Relación con los pares

Dentro del trabajo de los docentes también está el tener una buena relación con los pares, que muchas veces significa, entre otras variables, compartir una visión común del proyecto institucional, la cual propicie un trabajo colaborativo fomentado por la creación de comunidades de aprendizaje. “Lamentablemente, el trabajo docente es un trabajo que se realiza en solitario, lo cual no favorece el trabajo en equipo. Históricamente, la sala se ha constituido como un espacio privado que, por lo general, no permite el intercambio de prácticas exitosas o el desarrollo de un trabajo más colaborativo que proporcione mayores ayudas. A ello se suman las distintas estructuras creadas en el marco de políticas de mejoramiento de la calidad, como lo es la evaluación de desempeño, que propicia más el trabajo individual que el trabajo en equipo”, advierte Flores.

Además, en algunas ocasiones, en opinión de la académica de la Usach, puede generarse la competencia entre los mismos pares, lo cual difícilmente favorece las relaciones interpersonales y el clima laboral. “La sugerencia se dirige más a los estilos de liderazgo que debieran existir en las escuelas. Este elemento es crucial si el propósito es mantener un buen clima laboral en el cual el trabajo y las responsabilidades se distribuyan a través de toda la escuela. La gestión actual es una gestión de equipos de trabajo más que una gestión individual, lo cual le da a la carga de trabajo y el peso de la responsabilidad características posibles de ser abordadas”, concluye Catherine Flores.

Destacaddo: Según un estudio de Elige Educar realizado en 2018, 1 de cada 2 profesores en Chile dice estar estresado. Falta de tiempo para preparar, revisar y diseñar sus actividades pedagógicas, el enfrentar nuevos problemas y desafíos para los cuales no se sienten necesariamente preparados, entre otras cuestiones, son algunos de los factores causales de este problema.

¿Por qué poner atención al síndrome de desgaste profesional o burnout?

  • El síndrome del burnout se explica sobre la base de tres dimensiones: el agotamiento, la despersonalización y la ineficacia. Lo que sucede es que la persona se distancia emocionalmente de su trabajo para poder sobrellevar la carga laboral, pone distancia entre sí mismo y sus estudiantes, ignorándolos activamente, sumado a un sentimiento de incompetencia y fracaso de su labor formadora. 
  • Se manifiesta como una respuesta al estrés laboral crónico, produciéndose actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja y hacia el propio rol profesional.
  • Cuando ocurre se genera una pérdida de motivación y de compromiso de los docentes con su quehacer diario.

39% de los docentes destina 1 a 2 horas diarias a estar con su familia (*)

43,8% de los docentes duerme menos de seis horas diarias (*)

34% de los docentes tiene entre 1 a 2 horas a la semana para realizar actividades recreativas y de esparcimiento (*)

(*) Datos entregados por Eduglobal, quienes están realizando el Censo Docente sobre calidad de vida de los profesores, con la colaboración de SurJoven. 

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.