Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Mar 2019 - Edición 228

Entran al colegio el arte, la música y la danza

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Felipe José Ramírez Godoy, Global Teacher Prize Chileno 2018

Estaba entre cinco finalistas de distintos lugares de todo Chile. Pero el jurado seleccionó a Felipe José Ramírez Godoy, un profesor de Arte de 31 años que ha desarrollado su carrera profesional desde marzo de 2010 en la Escuela Hospitalaria de Puerto Montt, un espacio educativo que está abierto para estudiantes que, por diversas condiciones de salud, no pueden acceder a un establecimiento tradicional de educación.

Por: Marcela Muñoz Illanes
Felipe José Ramírez Godoy, Global Teacher Prize Chileno 2018

Actualmente, Felipe José Ramírez Godoy es director de la Escuela Hospitalaria de Puerto Montt, donde ha trabajado con niños desde los 4 hasta los 21 años de edad, implementando distintos proyectos artísticos. Aunque la mayoría de sus estudiantes sufren condiciones médicas diversas y son atendidos en el hospital donde se encuentra la escuela, este profesor también les ha dado la oportunidad a otros estudiantes con condiciones especiales que no han sido aceptados en colegios de la zona.

Con la metodología de Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) ha llevado a cabo varias iniciativas exitosas. Un ejemplo de esto es el “Poemario a Color”, un libro gigante de 20 páginas, cada una de dos metros. A través de este trabajo, sus estudiantes exploraron sus emociones y trabajaron el arte y otras asignaturas como Lenguaje y Matemática. Felipe también ha trabajado con sus estudiantes a través de la técnica Land Art en un proyecto interdisciplinario que busca, por medio de obras de arte efímeras en el entorno natural, hablar de ecología, patrimonio inmaterial, historia y tradiciones. Con este trabajo, los estudiantes han salido del hospital para visitar diferentes localidades del borde costero, haciendo dibujos e intervenciones artísticas en la arena y reflexionando sobre conceptos como el desarrollo sustentable.

A través de su trabajo, Felipe se ha empeñado en mostrar la importancia y la necesidad de la educación hospitalaria, y con su pasión, gestión y entrega ha logrado que todos, sin importar las condiciones, aprendan utilizando las herramientas que el arte entrega a los alumnos. “El arte en la sala de clases es un lenguaje común para hablar de todos los temas del plan de estudios, por eso la clave es trabajar juntos, dialogar con los educadores de las demás asignaturas y ver qué tipo de iniciativas podemos desarrollar juntos para enriquecer los procesos de aprendizaje de los estudiantes”.

—¿Cómo incorporar el arte en la sala de clases?

—Las artes visuales son el nexo interdisciplinario por excelencia, es un área cuyos recursos pueden vincularse a cualquier tema del currículum, desde las ciencias y la matemática hasta el lenguaje y la historia, la filosofía ha dedicado una rama completa a hablar del fenómeno de la belleza y el arte. Nuestra relación con las demás artes es natural, con la música, las letras y las artes escénicas nos unen periodos, influencias, movimientos y múltiples escenarios de encuentros como la performance o la ópera.

—¿Qué beneficios conlleva trabajar con arte para los alumnos?

—Es integral, desde la motricidad, hasta la sensibilidad y el pensamiento abstracto, pero fundamentalmente los procesos relacionales, la forma en que buscan una solución para una problemática desde lo visual. Existe todo un proceso intelectual detrás de la obra de arte, porque existe un discurso que la sustenta, que debe ser pensado y repensado por el autor, para y con los demás, es también una excelente oportunidad para trabajar en equipo, generalmente tenemos la idea del artista solitario y, como en todo, la unión hace la fuerza, las experiencias colectivas son sumamente enriquecedoras, hay un aprendizaje relacional en ellas que es invaluable. Por último, aunque no menos importante, es un placer sensorial e intelectual que contribuye a la calidad de vida, tanto en el rol de espectador como en el de autor, el placer estético produce al igual que los demás.

—¿Qué estrategias utilizas?

—Es imprescindible en primer lugar conocer a los estudiantes, saber cuáles son sus intereses, sus talentos, qué cosas los apasionan y buscar la forma de articular eso con las actividades, de abordar los contenidos desde aquello que los estudiantes ya dominan o disfrutan. Existen metodologías que hoy en día son utilizadas en aulas de todo el mundo, como el aprendizaje colaborativo, el aprendizaje basado en proyectos o el aprendizaje social. Es apasionante ver cómo una actividad puede transformarse en una experiencia de aprendizaje significativo para los estudiantes en una oportunidad de generar sentido de pertenencia, al motivarlos a ir más allá, aplicando el contenido en una obra mayor, en un proyecto que implica relacionar los contenidos de diferentes áreas, que los sitúa en el mundo real, viendo cómo desde sus acciones pueden influir realmente en el mundo que los rodea.

—¿Cómo motivar a los alumnos para disfrutar el arte?

—Transmitiendo esa fascinación que uno siente, se nota cuando un profesor se apasiona por lo que enseña. Afortunadamente, en el arte hay lugar para todos, antiguamente tenías que ser un “buen dibujante” (figurativo), que tus trabajos quedaran lo más parecido a la realidad y eso frustra a muchos niños. Pero hay referentes tan variados, cada quien puede identificarse con la corriente que más le guste, desde el hiperrealismo hasta el abstraccionismo, o la técnica que le parezca, desde el sfumato renacentista hasta el driping de Pollock; qué decir de las instalaciones o las acciones de arte, el video o los medios digitales, hay espacio para todos.

La asignatura de artes visuales es una oportunidad para que cada estudiante se encuentre a sí mismo, se descubra y se valore, pero, sobre todo, aprenda a disfrutar de la experiencia estética, aprenda a ser un espectador y comprenda que este ámbito del desarrollo humano puede enriquecer su vida. La clase tiene que ser un disfrute de principio a fin y el ser humano tiende a reflejar lo que ve en los demás; si vemos a alguien serio, nos ponemos serios; si alguien ríe, nos reímos con él. Por eso es tan importante la motivación del profesor, esa siempre es la invitación a disfrutar juntos de la clase.

Un premio revelador

—¿Crees que hemos avanzado?

—Es un honor representar a la pedagogía hospitalaria, a la educación municipal, a las escuelas de regiones y, por supuesto, a la educación artística.Estoy convencido de que el educador es un agente de cambio, un transformador social y, por tanto, debe ser el primero en estar con la camiseta puesta, para así motivar a los estudiantes.

Necesitamos que los niños disfruten la escuela, que lo pasen bien y para eso, que el currículum deje de girar en torno a la matemática y el lenguaje, o al menos deje de hacerlo de la forma en que actualmente lo hace, claramente nuestros niños no están aprendiendo mucho más por tener más y más horas de matemática.

“El educador es un agente de cambio, un transformador social y, por tanto, debe ser el primero en estar con la camiseta puesta, para así motivar a los estudiantes. Necesitamos que los niños disfruten la escuela, que lo pasen bien y para eso, que el currículum deje de girar en torno a la matemática y el lenguaje, o al menos deje de hacerlo de la forma en que actualmente lo hace”.

¿En qué consiste el premio?

El Global Teacher Prize Chile es la versión nacional del Global Teacher Prize Internacional. Éste es un reconocimiento de la Varkey Foundation que desde 2014 busca relevar la profesión docente y celebrar a los mejores profesores del mundo, conscientes de que el estatus de los docentes en la cultura actual es clave para el futuro global. Este reconocimiento busca destacar de la profesión docente y simboliza el hecho de que los educadores  a través del mundo merecen ser reconocidos y celebrados.

El premio –conocido mundialmente como “el premio Nobel de los profesores”– identifica a los maestros más innovadores y comprometidos del mundo que estén teniendo un impacto inspirador en sus estudiantes y en su comunidad para, entre ellos, reconocer a un docente destacado del planeta y premiarlo con un millón de dólares.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.