Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

May 2021 - Edición 251

Volver a las humanidades

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Flipped Classroom o clase invertida: El alumno como protagonista

El rol del profesor está cambiando, hay nuevos modelos donde éste ya no es el foco central, sino quien busca la experiencia para que el estudiante lo sea. The Flipped Classroom -o clase invertida-, que desde el año 2016 se realiza en la formación de profesores en la Facultad de Educación de la Universidad Católica, es uno de esos y aquí les contamos cómo funciona.

Por: Paula Elizalde V.
Flipped Classroom o clase invertida: El alumno como protagonista

Desde el año 2013, la Facultad de Educación de la Universidad Católica modificó su currículum enfocado en la práctica; desde entonces buscan constantemente nuevos modelos para aplicar. En esta búsqueda, Alejandra Meneses, profesora Asociada, Departamento de Didáctica de la Facultad, se encontró con Camila Barahona, exalumna de la Facultad de Educación, candidata a Doctora en Ciencias de la Ingeniería en la Escuela de Ingeniería, PUC. Camila hizo su tesis en Flipped Classroom y junto a Miguel Nussbaum diseñó una plataforma para realizar esta clase. Así, ambos, desde Ingeniería, y Alejandra y Francisco Rojas, de Educación, se unieron para aplicar “The Flipped Classroom” en la Facultad de Educación.

El segundo semestre del año 2016 fue el primer curso en modalidad Flipped, donde los estudiantes ingresan a una plataforma específica, y antes de cada clase tienen que ver un video especialmente preparado, de no más de 10 minutos, con el contenido de la clase; luego, los alumnos deben realizar una pequeña evaluación formativa y así los profesores ya saben qué tipo de contenido manejan. Con esto ya realizado, llegan a la clase donde continúan trabajando en la plataforma de diferentes maneras, a veces de forma individual y otras de manera colaborativa, donde se requiere retroalimentación y donde el profesor puede ver en línea qué están aprendiendo.

Para Alejandra Meneses este tipo de clases representa una transformación muy profunda de la docencia universitaria: “Significa repensar el curso donde tú como profesor ya no eres el foco central, sino que realmente estás mirando cuáles son las experiencias que permiten a un estudiante aprender y esa es una transformación muy potente. Posibilita  vivir algo que muchas veces es declarativo en educación: que en el centro están los estudiantes”.

"Si no les damos modelos a los estudiantes, es muy difícil que ellos sepan cómo transformar la sala de clases", señala Alejandra

De hecho, Magdalena Claro, directora académica del Observatorio de Prácticas Educativas Digitales (OPED) de la Facultad de Educación de la Universidad Católica, agrega que con este tipo de prácticas se busca “por una parte, poner al estudiante en el centro y que sea más protagonista de sus aprendizajes como una manera de lograr que los aprendizajes sean más efectivos; y por otra parte, desarrollar habilidades que son crecientemente importantes en una sociedad del siglo XXI, que tienen que ver con el pensamiento crítico, la creatividad, el trabajo colaborativo y la comunicación”.

“Si no les damos modelos a los estudiantes, es muy difícil que ellos sepan cómo transformar la sala de clases. Una de las cosas que yo he aprendido implementando esta metodología es que la colaboración entre ellos no es tan fácil. Ellos esperan que el profesor los retroalimente porque no están acostumbrados a hacerlo entre pares”, apunta Alejandra Meneses.

Otro efecto del Flipped es que “los estudiantes aprenden a tomar muchas notas y llevan muchos más apuntes que cuando iban a clases porque este video lo van parando y escriben. Tiene que ver con cómo aprenden hoy de los tutoriales de YouTube, que pueden decidir cuándo lo ven y volver a verlo cuando quieran. Si uno lo piensa, hasta la televisión es así hoy”, agrega Alejandra.

Sin embargo, los estudiantes que tienen clases en Flipped requieren un tiempo de acomodación. Para la académica UC, ése ha sido el desafío más grande: “Quien llega a estudiar educación, de alguna manera se ha sentido cómodo en el sistema educativo. Al principio les causa un poco de ruido que el profesor no esté dando la cátedra. Esperan la cátedra y el Flipped implica más trabajo de parte de ellos también”. Sin embargo, agrega Magdalena, “luego hace pleno sentido y se ven sintonizando con los tiempos y esto rápidamente cambia la mirada, les hace clic. Efectivamente, es una experiencia distinta a la escolar, pero también son parte de esta cultura y no les cuesta entenderla ni verle el valor”.

Magdalena Claro, directora académica del OPED junto a Alejandra Meneses, profesora asociada, Departamento de la Facultad de Educación, PUC

Aula invertida en el colegio

El año 2014, el Colegio Mayor de Peñalolén inició un piloto de aula invertida en sus alumnos de 7º básico en clases de Historia y poco a poco se ha ido incorporando a todos los cursos, desde playgroup a cuarto medio y en todas las asignaturas.

Ximena Muñoz, encargada del equipo Aula Invertida, cuenta: “Esta metodología permite al estudiante ser el principal actor y responsable de su aprendizaje. El cambio que propone el modelo es profundo, pues requiere cambios en los roles de los participantes del proceso (docente, estudiante, familia) y en el sistema de evaluación que se transforma en un proceso más para aprender, focalizar en el desarrollo de habilidades como la colaboración, el pensamiento crítico, la creatividad, entre otras”.

Por un lado, señala Ximena, los estudiantes se han enfrentado a un proceso de cambios, mostrando curiosidad e incertidumbre; como protagonistas de su proceso de aprendizaje, incorporando la autoevaluación y coevaluación como experiencias cada vez más habituales. Por otro, los docentes han dispuesto sus conocimientos y habilidades para aprender e innovar en el marco de una propuesta desafiante. Y el colegio ha debido ajustar procesos, estructuras y mecanismos de gestión que posibiliten el despliegue de un modelo pedagógico centrado en el rol activo del estudiante y proponer desafíos de interés para toda la comunidad.

El proceso ha sido complejo y desafiante a la vez, explica Ximena: “La innovación no ha sido un camino lineal, sino que un recorrido de descubrimiento que nos permite recorrer distintos escenarios a partir de las decisiones que tomamos. Estamos transitando de un paradigma a otro: el estudiante pasa a ser el principal actor del proceso, involucrado, proactivo; las clases se focalizan en desarrollar talleres de aplicación, investigación en torno al conocimiento; las salas tienen una organización que facilita el encuentro colaborativo; ha cambiado la función de los recursos para el aprendizaje (textos de estudio, guías, etc.); cambiamos del uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) a Tecnologías para el Aprendizaje y el Conocimiento (TAC)”. Un cambio de paradigma.

¿Qué dicen los alumnos sobre el aula invertida?

“Es un sistema más fácil de aprender, con las cápsulas las clases las entiendo mucho mejor. Además, puedo chequear las cápsulas varias veces al día”.
Belén Bustos, 7° básico

“Me gusta por dos razones: cambiar de un sistema rígido a uno más flexible; que con esta forma de enseñanza me permite tener las facilidades de aprender a mi propio ritmo”.
Daniel Vera, 2° medio

¿Te gusta la clase invertida?
“Sí, porque puedes aprender con los papás y las familias, son momentos familiares”.
Vicente Villarroel, kínder

¿Te gusta el trabajo en equipo?
 “Me gusta mucho porque se trata de trabajar juntos, tus compañeros te pueden ayudar”.
Julián Tenorio, 1° básico

¿Cómo es una autoevaluación?
“Son diferentes, una con palitos, con los dedos, con estrellitas o con caritas, las más chiquititas es cuando recién estás comenzando, las medianas significan que estás aprendiendo mucho más y las grandes es que estás destacado”.
Lucas Bravo, 1° básico

Alumnos del Colegio Mayor de Peñalolén trabajando con el método de Clase Invertida.

 

 

 

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.