Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2019 - Edicion 236

Incluir a todos vale la pena

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Revista Educar y la venida del Santo Padre Juan Pablo II a Chile

Cerca de 30 años atrás, justo después de la visita del Santo Padre Juan Pablo II a nuestro país, un grupo de empresarios “se sintió tocado” con la frase del Papa “los pobres no pueden esperar”. Conversamos con Aníbal Vial, uno de los iniciadores de Fundación Grupo Educar, sobre sus orígenes y vinculación con esa visita.

Por: Marcela Paz Muñoz Illanes
Revista Educar y la venida del Santo Padre Juan Pablo II a Chile

La venida de San Juan Pablo II a Chile, realizada entre el 1 y el 6 de abril de 1987, fue el único viaje de ese Papa a nuestro país y, hasta el momento, era la única oportunidad en que un jefe supremo de la Iglesia Católica había visitado Chile. Se trató de un hecho histórico, que se enmarcó dentro del 33er viaje apostólico de Juan Pablo II –en el cual también visitó Argentina y Uruguay– y que al mismo tiempo revolucionó a los fieles del catolicismo.

Como el hecho de que gracias a la “suma de la suma y unión de muy buenas voluntades congregadas para una tarea concreta y llena de sentido”, inspirada por la visita del “dulce Cristo en la tierra”, nació Fundación Grupo Educar que apoya y trabaja por los profesores de Chile.

—¿Cómo fueron los inicios de Fundación Grupo Educar, luego de la venida del Santo Padre San Juan Pablo II a Chile en abril de 1987?

—Fue algo muy sencillo y concreto. Un grupo de empresarios quiso acoger los llamados del Papa de manera que ellos se tradujeran en respuestas operativas. Especialmente, se sintieron interpelados por aquella frase: "“Los pobres no pueden esperar”.

Se preguntaron ¿qué hacer que sea duradero? La primera respuesta fue realizar algo en el ámbito de la educación. ¿Qué en concreto? Se resolvió poner el foco en nuestros profesores. De ahí nació todo un proyecto ordenado a la capacitación y perfeccionamiento de los profesores, apoyado y amplificado luego por la Revista Educar. Que todo esto haya crecido y permanecido con la fuerza que lo ha hecho, seguro está relacionado con esa superior fuente de inspiración que fue esa visita hace 30 años.

 

“Soy el primer sorprendido. Que la Revista Educar pueda exhibir a estas alturas el récord de no haber fallado nunca, salir todos los meses, alcanzar 216 ediciones, es único. Asimismo, que hayamos capacitado a miles de profesores y aportado materiales de la más diversa índole para los profesores”.

 

—¿Cómo se gestó la formación de la Fundación?

—Obviamente, hubo que reunirse varias veces, constituirse legalmente, precisar bien el fin, armar un equipo… etc. Y ha habido que perfeccionarla en el tiempo. Pero, la respuesta que me parece más clara a tu pregunta es que se gestó por la suma y unión de muy buenas voluntades congregadas para una tarea concreta y llena de sentido, inspirada por la visita del “dulce Cristo en la tierra” como llamaba al Papa la gran santa dominica y doctora de la Iglesia Santa Catalina de Siena.

—¿Qué ha permitido que este sello de Grupo Educar se mantenga hasta el día de hoy? 

—Soy el primer sorprendido. Que la Revista Educar pueda exhibir a estas alturas el récord de no haber fallado nunca, salir todos los meses, alcanzar 216 ediciones, es único. Asimismo, que hayamos capacitado a miles de profesores, que hayamos aportado materiales de la más diversa índole para los profesores… ahora, sobre el sello, siempre ha prevalecido la mayor sencillez, seriedad, compromiso, espíritu de acogida, sentido de bien común, todos valores propios de su clara inspiración cristiana.

—¿Qué consecuencias le dejó a Chile y a Grupo Educar la visita de San Juan Pablo II?

—A Grupo Educar, las ya apuntadas, que me parecen muy significativas. A Chile, nos preguntamos ¿cuántas iniciativas similares habrán brotado? Solo Dios lo sabe. La Iglesia en general es discreta a la hora de hablar de lo que hace… y es patente que hace mucho bien. Ahora, que ese Papa hoy santo caló hondo el corazón de Chile y los chilenos, lo sabemos todos. Siempre la venida de un Papa a nuestra casa será oportuna, siempre habrá heridas que sanar, o conflictos que evitar, Chile le debe al Papa no haber entrado en una guerra con nuestros vecinos… ¿cuánto vale eso?

—¿Qué espera de la visita del Papa Francisco a Chile? ¿Cuáles, cree, serán los frutos de esa visita?

—Espero que sean días de mucha paz en Chile. Que nos permitan apreciar en su alcance genuino su significado. Ojalá estemos a la altura, que el mensaje del Papa eleve nuestras diferencias, que nos ayude a levantar la mirada, ver el bosque y no quedarnos en algunos árboles, menos si están caídos; los chilenos hemos dado buenos ejemplos al mundo en varios planos, ojalá que aprovechemos también esta oportunidad superior.

—¿De qué manera esta visita permitiría en Chile acrecentar la fe y recuperarla para quienes la han perdido?

—Bueno, la fe es un don de Dios. Ciertamente una visita como esta dispone mejor, especialmente a quienes no la tienen o la han perdido, y puede ayudarnos a todos. Especialmente, uno quisiera ver fortalecido el carácter católico de nuestro país, fortalecida su identidad cristiana, que los chilenos apreciemos no sólo con mayor justicia la obra de la Iglesia, sino con mayor lucidez el significado que el ser católico ha tenido para nuestra patria. 

 

¿Qué le pediría al Papa Francisco en su visita a Chile?

—Si pudiera conversar con él, le hablaría de las clases de Religión en los colegios, de los profesores de Religión, le pediría que nos ayude a ayudarles. Y le diría también que siga incentivando una mayor pedagogía en las homilías, especialmente las de las misas dominicales, que no se pierda la oportunidad que ese espacio semanal brinda. Más, teniendo en cuenta que el Papa Francisco es ejemplar en esto, en sus misas diarias en Santa Marta, que cualquiera por lo demás puede leer en la web. Ciertamente, aprovecharía la oportunidad para darle las gracias por su generosa visita, que seguro implica un gran esfuerzo de su parte. 

 

 

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.