Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Oct 2019 - Edición 235

Aprendizajes en la era moderna

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Adriana Delpiano

“Mi profesora de Historia me marcó hasta el día de hoy, la recuerdo con mucho cariño” Se emociona la ministra de Educación, Adriana Delpiano, cuando en medio de la vorágine de fin de año la hicimos rememorar su vida escolar. Recuerda con mucho cariño su colegio, “Las Teresianas”, porque –dice– fue decisivo en su vida. Asegura que su generación fue de las primeras y ello significó siempre “una gran responsabilidad”. “Era algo inédito”, dijo.

Por: Marcela Paz Muñoz Illanes
Adriana Delpiano

Un día antes de la promulgación de la nueva Ley de Educación Pública, quisimos detenernos en el tiempo y conversar con la actual ministra de Educación, Adriana Delpiano, sobre sus años como colegiala.

De profesión, es asistente social de la Universidad Católica de Chile y máster en Ciencias de la Educación del Centro de Estudios Avanzados en México. Antes fue ministra de Bienes Nacionales, directora del Servicio Nacional de la Mujer, subsecretaria de Desarrollo Regional, directora del Área Sociocultural de la Presidencia de la República e intendenta de la Región Metropolitana.

—¿Algunos recuerdos de su época escolar?

—Tuve una suerte maravillosa: después de dar vueltas por muchos colegios, terminé todas mis humanidades en un colegio que quiero mucho, las Teresianas. De allí tengo miles de recuerdos porque el colegio para mí fue demasiado decisivo en mi vida.

Mi mamá era viuda, seis hermanos y yo era la menor. Tuve un cariño muy grande por el colegio y recuerdo que por cualquier iniciativa que teníamos, como se dice en buen castellano, “agarrábamos papa”. Éramos además las mayores del establecimiento y me tocó ir creciendo con el colegio; ser las mayores durante seis años es algo bien inédito.

—¿Un docente en particular?

—Florentina Bandera, quien era mi profesora jefa y nos hacía la asignatura de Castellano, era española, ya falleció. Ella fue una mujer que me marcó en mi vida.

Lo mismo –señala la ministra– con Ester Quiroga. “Ella fue mi maestra de Historia, una mujer que yo quise mucho. Era muy estricta, pero hacía muy buenas clases. Por eso, hasta el día de hoy me gusta esa asignatura, al ser una persona que lograba motivarnos y entusiasmarnos por esa materia”.

—Entre tantas actividades, ¿le queda algo de tiempo libre, ministra?

— Tengo una capacidad increíble. El trabajo es muy intenso, me levanto muy temprano y me quedo hasta tarde. Sin embargo, cuando llego a la casa veo teleseries. Soy la reina de las teleseries y eso me hace acostarme bastante tarde.

Asegura que parte de su entusiasmo y el haber logrado superar muchos obstáculos como ministra ha sido gracias al sentido del humor. “Sabemos reírnos y hemos aprendido a querernos y expresar aquello”.

—¿Algún libro que esté leyendo en estos momentos?

—“Más allá del invierno”, de Isabel Allende.

En pocas palabras…

  • Profesores: Un personaje clave para la vida de las personas, para lo bueno y lo malo.
  • Educación pública: Aspiro a que sea lo que tuvimos en el pasado, lo que marcaba estándares.
  • Habilidades socioemocionales: La habilidad de comunicarse y de empatizar con el otro. De sentir que, si vamos a competir, lo hagamos en grupo y no de forma individual.
  • Sueño de un Chile mejor: Un país donde nos queramos más y andemos más contentos por la calle.

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.