Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2020 - Edición 246

Deserción escolar, todavía estamos a tiempo

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

“Tenía buenas notas y eso me permitía ser más desordenada”

Marcela Arellano, actual secretaria ejecutiva de Formación Técnico-Profesional del Mineduc, revela cómo era cuando estaba en el Colegio San Gabriel. Recuerda con cariño a su profesora de Francés y sus “chascarros” de colegiala.

Por: Marcela Paz Muñoz Illanes
“Tenía buenas notas y eso me permitía ser más desordenada”

La socióloga Marcela Arellano actualmente se desempeña como asesora del equipo de Reforma Educacional del Ministerio de Educación en el cargo de secretaria ejecutiva de Educación Técnico-Profesional. Por su cargo le corresponde coordinar la política de educación técnico-profesional e implementar los nuevos centros de formación técnica estatales.

Por más de 10 años trabajó en Fundación Chile y ha sido consultora para el BID, la International Youth Foundation y OIT-Cinterfor, entre otros. En esta entrevista develamos su lado B, “sus recuerdos del San Gabriel”, dice.

 

—Época escolar…

—A mí me encantó el colegio. Lo pasé muy bien, en enseñanza básica y media. Era buena alumna, pero también fui presidenta de curso. Estaba en teatro y también en coro, entre otras actividades en las cuales me tocó participar.

 

—¿Un profesor en particular?

—Una profesora de Francés, que fue mi profesora jefa varios años. Ella me vinculó más con los temas de desafío, pero también con las búsquedas, con hacerse preguntas.

 

—Al parecer era muy ordenada, pero ¿algún chascarro en el colegio?

—Fui la ideóloga de las maldades. Tenía varios cómplices, eso sí.

Se detiene por unos instantes durante la entrevista. Se ríe al recordar esos años del colegio y continúa…

—Hay algunas anécdotas que no las puedo contar… no era de arrancarme del colegio, porque en mi casa me permitían faltar con algún tipo de argumentación. Me iba muy bien en el colegio y eso me permitía ciertas licencias…

 

—¿Cómo eran las notas?

—Siempre fui una alumna matea y eso me daba “chipe libre”. Tenía buenas notas y eso me permitía ser más desordenada. Las buenas notas me salvaban.

 

—¿A qué dedica su tiempo libre en la actualidad?

—Me queda poco tiempo libre. La reforma a la educación técnica en Chile posee muchas complejidades, pero es un desafío para mí muy entretenido.

Cuenta que tiene un hijo pequeño, además de un adolescente de 25 y otro de 10 años. “Por eso, mi principal hobbie hoy en día es estar con ellos”.

—Me gusta mucho ir al cine y viajar con mis hijos. Ahora último he ido a ver “La Mujer Maravilla”, “Cars 3”, entre otras. Siempre con mi familia.

 

—¿Algún libro para recomendar?

—Ahora he estado leyendo libros acerca de la inteligencia artificial y el cambio de las tecnologías. Recomendaría libros del escritor Ray Lóriga.

 

En pocas palabras…

Educación en Chile: una gran reforma.

Educación Técnica Profesional: un futuro.

Alumnos en paro: movilización y transformaciones, ideas y entusiasmo.

Sueño para Chile: ser una sociedad más justa y equitativa, donde todos tengamos las mismas oportunidades y que no im

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.