Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

May 2021 - Edición 251

Volver a las humanidades

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Familia-escuela la alianza más poderosa

Heather Weiss, experta del Global Family Research Project de la Universidad de Harvard,  ha podido comprobar de cerca el impacto que tiene la alianza familia-colegio en la educación de los hijos. LA INVESTIGADORA da las claves del éxito del involucramiento de los padres.

Por: Victoria Dannemann
Familia-escuela la alianza más poderosa

“Muchas familias creen que la educación es solo trabajo de la escuela. Pero cuando los padres se involucran y trabajan con los colegios, resulta una alianza muy poderosa”, asegura Heather Weiss. La doctora en Educación es fundadora y directora del Family Research Project de la Universidad de Harvard, el cual desde enero de este año es un organismo independiente con el nombre de Global Family Research Project (GFRP). Con una vasta experiencia en investigación y promoción de políticas de inclusión de la familia en la escuela, asesora programas en diferentes países y es un referente en este tema.

La experta estadounidense conoce también la realidad chilena y ha comprobado cómo el mayor compromiso de los padres está generando grandes cambios. “Las familias y las escuelas pueden y deben trabajar juntas. Hay numerosas investigaciones que demuestran que cuando los padres se comprometen y respaldan el aprendizaje de sus hijos, ello trae mayor éxito escolar”, indica Heather Weiss.

“El involucramiento de las familias en el aprendizaje, tanto en el colegio, como en casa y en la comunidad, es muy importante”, agrega. La evidencia de los estudios ha llevado en todo el mundo a una explosión de programas que promueven el apoyo de las familias.

“Es muy emocionante ver que cada vez hay más ejemplos de personas haciendo este tipo de trabajo y las evaluaciones demuestran que funciona”, indica Heather Weiss. “Es lo que ocurre en Chile, por ejemplo, con el Programa Aprender en Familia, de la Fundación CAP, y el sistema Papinotas”. 

Todos ganan

“Cuando familia y colegio trabajan juntos se obtienen buenos resultados”, destaca la investigadora. “Es fundamental fomentar una relación más estrecha entre ambos, por ejemplo, realizando actividades durante el año que les permitan conocerse y socializar”, recomienda.

La experta destaca que en esta alianza todos ganan: alumnos, padres y profesores.  “Queremos profesores que vean a las familias como socios y que desarrollen una relación con ellas, de modo que los padres se sientan bienvenidos y cómodos yendo al colegio. Padres que fomenten la comunicación con el colegio y las actividades después de clases, que aporten información y busquen trabajar en conjunto”. 

Para que esta alianza sea exitosa, los profesores son claves, así como el respaldo que reciben de parte de la administración escolar. Es importante capacitar y entregar herramientas a profesores y padres, de manera que apliquen estrategias y realicen actvidades que fortalezcan este compromiso de las familias. 

“En la medida que los padres participan más, están más involucrados y apoyan más a sus hijos, estos presentan una mayor autoestima y hay mayor asistencia a clases”, destaca Heather Weiss. El intercambio con otros padres es también muy valioso, pues ayuda a conocer cómo las familias enfrentan problemas similares.

La especialista también observa efectos directos en el rendimiento escolar en las escuelas que tienen programas de involucramiento de las familias: “Los niños están mejorando, al aprender en el colegio como en la casa, los profesores están ganando al establecer sociedad con los padres y también hay beneficios para la familia. Cuando los padres están involucrados, también mejora la relación con los hijos. Esta es una poderosa intervención que promueve el desarrollo y la educación de los niños”.

A toda hora, en todo lugar

Una comunicación continua entre los padres y el colegio, que mantenga al día sobre avances y problemas, es una buena forma de fomentar el involucramiento. No es necesario que se trate de largas reuniones, para las que muchas veces es difícil encontrar el tiempo, sino que de comunicaciones cortas, precisas y comprensibles para los padres. Por ejemplo, con mensajes al celular. Así se los mantiene al tanto de logros, dificultades en alguna materia, problemas de conducta o de asistencia. 

“Esto no demanda demasiado tiempo, sino que proveen información en forma sencilla acerca de cosas que los padres pueden hacer en casa y crean incentivos para comprometer a las familias. La información permite que los padres tomen decisiones e intervengan a tiempo, anticipándose a problemas mayores. Se ha visto que mejora la asistencia y ayuda a reducir casos de mala conducta, incluido el bullying. Los resultados son muy positivos”, indica Heather Weiss.

A veces algo tan sencillo como leer con los hijos o participar en un paseo con el curso puede tener un gran efecto. Por ejemplo, una visita al museo con la compañía de los padres, les permite a estos involucrarse en los temas que están aprendiendo sus hijos.

Una de las premisas de Heather Weiss es que los niños aprenden a toda hora y en todo lugar, no solo en el colegio. Pasar tiempo en familia, participar en la sobremesa, ir al supermercado, asistir a actividades en la comunidad, ir a la biblioteca, jugar o hacer deporte, también son oportunidades de aprendizaje. 

La invitación a los padres es a aprovechar estas situaciones como instancias educativas en que ellos también pueden aprender. “Hoy se habla de ‘life long learning’, aprender a lo largo de la vida. Cuando los padres participan en un paseo a un museo con sus hijos, disfrutan ese momento juntos y también aprenden juntos”, señala. “Más que nunca estamos aprendiendo de los demás. Siempre hemos dicho que aprendemos de los mayores, pero ahora aprendemos además de las personas de nuestra edad y de quienes son menores. Es un gran desafío”, agrega la investigadora.

“Las familias deben aprender que tienen un gran poder. Cómo usarlo para ayudar a sus propios niños es la clave. Cuando lo comprenden, descubren que pueden contribuir enormemente a la educación y al desarrollo de sus hijos”. 

 

 

Para conocer más:
Global Family Research Project        
https://globalfrp.org/

 

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.