Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Dic 2020 - Edición 247

2020 un año para aprender

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Las tecnologías de la información llegaron para quedarse

Desde el año 2015, la prueba PISA incorporó la mediación del uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Este hecho refleja su irrupción en el aprendizaje, y pese a que los expertos coinciden en que no son la panacea, existe un fuerte convencimiento en la urgencia por modernizar el aula, lo que significa cambiar los modelos educativos y asistir a los docentes en esa transformación.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
Las tecnologías de la información llegaron para quedarse

 

Miguel Nussbaum, profesor de la Facultad de Ingeniería UC.

Resulta evidente que las TIC están transformando la manera de enseñar. El hecho que se hayan incorporado estos elementos en una evaluación de carácter internacional, revela la realidad del actual marco educativo donde las TIC tienen una mayor presencia en el aula. Para el profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica, Miguel Nussbaum, “el trabajo colaborativo es sin duda una habilidad que tenemos que desarrollar en nuestros futuros profesores. La OCDE a través de la prueba PISA así lo ha reconocido al incluir desde 2015 el diagnóstico de esta habilidad”.

La evidencia de PISA, señala la publicación de Unesco “Tecnologías digitales al servicio de la calidad educativa” (2016), es que aquellos docentes que están más dispuestos y mejor preparados en prácticas de aprendizaje orientadas en los estudiantes, son más propensos a integrar el uso de la tecnología en sus lecciones.

Se trata de un cambio necesario de implementar en toda la comunidad educativa, explica Marcela Momberg, profesora de historia y experta en Redes Sociales aplicadas a la Educación, ya que “los alumnos de hoy son hijos de la tecnología, por lo que su forma de comunicarse y de conectarse es distinta a lo que acostumbramos. Lo primero que debemos hacer es entender e integrarnos a los nuevos estándares de tecnología y comunicación”.

 

Afirma la profesora que la era digital ofrece un mundo lleno de oportunidades y recursos que se deben aprovechar. Estas herramientas, dice, “ya son parte de la vida de nuestros alumnos, solo que ellos ya las usan hace años con una total ausencia de supervisión, modelos de aprendizaje, protocolos, validación de fuentes de información y estándares; en resumen, tienen un aprendizaje autodidacta lleno de vicios. Es prioritario que la comunidad docente se integre, tanto por los recursos que se requieren como por la capacitación necesaria para actualizar nuestros métodos y tecnologías. La problemática actual es darnos cuenta de lo que nos estamos perdiendo y cómo recuperar el tiempo perdido”.

Marcel Momberg, profesora de historia y experta en redes sociales

Con ello coincide Luis Lara, licenciado en Ciencias Biológicas PUC, profesor de Biología y jefe del Área de Ciencias del Colegio San Ignacio, quien señala “que el sistema educativo se adaptó lentamente a esta revolución y de forma desfasada a lo que ocurría en universidades y empresas. Es necesario promover la experiencia comunitaria del uso de la red, de crecimiento en conjunto, para lo cual debe haber guías orientadas a las familias, para que el estudiante venga desde el hogar con ciertas responsabilidades en el uso de terminales, así como ocurre con cada valor y comportamiento que solo el núcleo familiar puede entregar”.

Es urgente, asegura el profesor Lara, que el sistema educativo forme a los docentes en el uso correcto de las TIC. “Hoy en día, los profesores se preocupan de consumir aplicaciones, que resuelvan fácilmente sus problemas inmediatos, no creo que exista una orientación hacia el desarrollo de herramientas por parte del docente, sino más bien una orientación hacia el consumo”.

ENCUESTA TIC A LOS ALUMNOS

Se trata de una urgente necesidad, porque desgraciadamente, según la última medición Simce de las TIC (2013), el 46,9% de los alumnos tiene habilidades de nivel inicial en el manejo de las TIC y el 51,3% resultó en el eslabón intermedio.

 

Luis Lara, profesor de biología Colegio San Ignacio

Pese a los magros resultados, cuenta el director de Enlaces, Marcelo Vera, “la creación de la Red Enlaces ha significado 24 años incorporando las tecnologías en el sistema escolar. Podríamos señalar que fuimos pioneros en la región definiendo una política pública que llevó la tecnología como apoyo al quehacer pedagógico y logramos un estándar en los establecimientos que permitió a los profesores innovar en sus prácticas pedagógicas”.

Es necesario mejorar las prácticas porque “muchos estudiantes usan la red principalmente para jugar y para comunicarse con otras personas. No existe una formación, no saben distinguir entre una información válida y otra que no lo es, además que la comunicación entre pares (por vía de la red) es más impersonal y no hay compromiso con el otro. No obstante, las ventajas son infinitas, la posibilidad de unir países y experiencias educativas, de encontrar libros clásicos, escuchar música y tomar contacto con la fuente de dicha información", dice el profesor Lara.
En ese sentido, “el colegio puede ser una plataforma para ayudar a los apoderados a conocer las capacidades de la red, y para mostrar los peligros que este medio significa. No es demonizar la red, pero es ingenuo creer que todo lo que ella entrega es bueno. En mi experiencia personal, me ha ayudado con los estudiantes tener reglar claras y cumplirlas. Fijar horarios, temas, espacio de calidad virtual y tiempo, para poder rescatar, insisto, la experiencia del uso de la red y las TIC, no solo su uso”, subraya el profesor Lara.

La era de internet, agrega Miguel Nussbaum, exige cambios importantes en el quehacer educativo, y los profesionales de la educación deben aprovechar esas posibilidades. “Por ello, para lograr un cambio efectivo en las prácticas pedagógicas es esencial que las facultades de Educación en sus aulas realicen la docencia considerando los nuevos medios. Si el futuro profesor tiene como modelo 12 años escolares más 5 universitarios con prácticas tradicionales, difícilmente con cursos complementarios o algunos laboratorios podrá cambiar su modelo pedagógico”.

DE LA CLASE EXPOSITIVA A LA “ENSEÑANZA DEL DESCUBRIMIENTO”

Marcelo Vera, director de enlaces

Explica el profesor Nussbaum que existen interesantes ventajas del trabajo de internet, y los profesores, enfatiza, pueden aprovechar esas ventajas para mejorar el aprendizaje de los alumnos. “Por ejemplo, utilizando la clase invertida (Flipped Classroom), que tiene como objetivo enfocar al alumno como actor central del proceso de aprendizaje. Los contenidos pueden ser tratados fuera del aula con videos y sumar la evaluación formativa. En clase, los resultados del proceso anterior pueden ser usados para reconocer contenidos deficitarios para ser trabajados por el profesor en forma interactiva con los alumnos, y adicionalmente transferir con ejercicios prácticos, idealmente colaborativos, mediados por el docente”.

Sin embargo, tal como señala la profesora Marcela Momberg, “las TIC no son la panacea. La concepción que es necesario enfrentar es la modernización del aula, adecuando métodos y recursos para la nueva generación de alumnos, los hijos de la tecnología. El esfuerzo pasa más bien por cambiar los modelos educativos y asistir a docentes en el cambio de la educación expositiva a la enseñanza por descubrimiento o de investigación. No es un tema tecnológico ni siquiera si usas bien o mal las TIC”.

Sacar partido a una herramienta no alterará el resultado final. Por el contrario, “el esfuerzo debe estar concentrado en cómo enfocar la metodología de la enseñanza que ocupamos hoy. El mundo cambió; sin embargo, nos comunicamos y archivamos información de la misma forma que lo hacían nuestros abuelos hace 60 años, y en eso la educación escolar no ha cambiado. La educación expositiva es un tedio para los hijos de la tecnología, se aburren, no la entienden, no la soportan. Su planteamiento es ¿para qué aprendo de memoria algo que encuentro en Google? Parece chiste, pero es la realidad”, sostiene Marcela Momberg.

Actualmente, afirma el director de Enlaces, “en nuestras escuelas y liceos los estudiantes en su mayoría tienen acceso a internet y laboratorios de computación donde investigan y realizan trabajos para las distintas asignaturas; incluso, hemos ido más allá y tenemos, por ejemplo, estudiantes de quinto básico a cuarto medio aprendiendo significativamente con TIC en espacios extraprogramáticos destinados a desarrollar sus habilidades digitales en talleres de robótica o creación de videojuegos. Por tanto, el desafío es otro. Más que si se usan las TIC en la escuela, lo que nos ocupa hoy es esa desconexión entre la cultura de nuestros estudiantes y cómo se les presenta la escuela. ¿De qué sirve enseñar con las TIC si ese momento pedagógico no está contextualizado en la cultura de nuestros estudiantes? ¿De qué sirve la escuela si ya no buscamos ser un espacio significativo para la vida de nuestros niños, niñas y jóvenes? Esa cultura juvenil está inserta en las tecnologías, unas que avanzan constantemente y que nos obligan a actualizarnos. Ese es el idioma que debe manejar el mundo de la educación”.

En la ya mencionada publicación de Unesco se señala que el desarrollo profesional es más importante que la inversión en tecnología. “Esto no pasa por cuántos cursos hagan nuestros docentes, sino de qué manera permitimos que ese profesional de la educación pueda crecer continuamente en distintos espacios, gracias al apoyo de su equipo, la reflexión pedagógica y de darles significación a las actividades que realiza día a día”, añade Marcelo Vera.

Más importante que la inclusión de la tecnología en sí, lo es apoyar un cambio en la pedagogía: una enfocada en el estudiante como participante activo de su búsqueda del conocimiento, con herramientas para ejercicios de indagación, espacios colaborativos de aprendizaje, facilitando actividades prácticas y de cooperación.

Sucede que el mundo educacional está cambiando, se está adaptando a los hijos de la tecnología; por ello, la educación por descubrimiento se abre paso en el mundo como una fórmula efectiva y probada. Lo hace como un diseño colaborativo que promueve el desarrollo investigativo e inclusivo de la persona, la forma en que acorta la brecha entre la enseñanza básica y la educación superior o profesional.

Dentro de las transformaciones, el docente debe tener en cuenta que la principal motivación para alumnos y profesores es que el conocimiento a desarrollar esté contextualizado a su realidad y necesidades. “La tecnología es un canal que facilita la conexión con las distintas realidades particulares”, dice Miguel Nussbaum.

Puede ocurrir que, indica el profesor Lara, muchos docentes son superados por sus estudiantes en el uso de los terminales y la red, a veces aprendemos mucho más de ellos que de los cursos a que nos pueda mandar el colegio. “Por tanto, la motivación debe venir de esta experiencia de aprendizaje conjunto. Un niño pequeño aprende a caminar guiado por sus padres, pero cuando llega al colegio se puede convertir en un campeón de 100 metros planos, para ello existió una experiencia de comunicación entre profesores, familia y ese estudiante. Lo mismo ocurre aquí, los estudiantes llegan con sus terminales, ya casi es innecesario enseñarles a usarlos, sino que se debe guiar la experiencia (el uso comunicativo) y de ahí surge la motivación, porque se puede obtener una experiencia conjunta. Uno como docente debe estar abierto a aprender de sus estudiantes y estos deben estar abiertos a recibir aquello que el docente les presenta”.

Esta adecuación en el aula, en inglés se denomina “win to win”, situación de ganar o ganar. “Adoptar este nuevo estándar permite al alumno el desarrollo ilimitado de sus habilidades, no imponiendo un estándar y no limitando alumnos con capacidades distintas. Estos modelos permiten el entendimiento de materias o problemáticas a personas utilizando habilidades cognitivas distintas; desarrollar una materia utilizando texto, imágenes, videos o infografía pasa a ser una habilidad relacionada más al interés por el desarrollo del alumno que a la capacidad intelectual de la persona”.

En definitiva, dentro de este cambio, explica la profesora Momberg,“el relato del docente se transforma en el inicio y una guía de trabajo, pero el grueso de la materia a estudiar pasa a manos del estudiante, investigando y desarrollando su propio relato. Por su labor en estos modelos, el profesor se transforma en un coach, un supervisor del proceso y sus resultados, incentivando al alumno en la búsqueda de mejores recursos digitales que provoquen con esta investigación la comprensión plena de la materia de la malla curricular diseñada”.

CAPACITACIÓN DE PROFESORES

Señala Marcelo Vera que lo primordial es el liderazgo institucional. “Un director y un equipo directivo que lideren espacios de reflexión pedagógica con sus docentes, asistentes de la educación y profesionales de apoyo. Que el equipo trabaje en confianza, que no se busque el error constante o se castiguen las equivocaciones. El camino de la innovación pedagógica lleva a mucho ensayo y error, por lo que debemos estar conscientes de que, si nos atrevemos a hacer las cosas de otra forma, podremos tropezar y esto es parte de crecer y aprender, tal como lo hacen nuestros alumnos”.

En este sentido, antes de pensar en cómo capacitar a los docentes, “yo invito a que los directores se abran al trabajo colaborativo y construyan una escuela en comunidad. La pregunta “¿cómo capacitar a los profesores?” puede ser respondida por su propio equipo si se abren los espacios. Ahora los establecimientos están elaborando sus planes de Formación Ciudadana y es una gran oportunidad para poner en práctica estas ideas", termina el director de Enlaces.

LOS TRES FACTORES CLAVES EN LOS RESULTADOS

Cuando hablamos de las tecnologías en el aula existen tres factores que inciden en los logros estudiantiles:

- La capacidad de los estudiantes de automotivarse.
- La efectividad de las tecnologías respondiendo a aquellas barreras del aprendizaje como, por ejemplo, el uso efectivo del tiempo, disrupciones emocionales y presiones sociales que puedan afectar el proceso en los niños y adolescentes.
- Aquellas habilidades de jerarquía superior como el pensamiento analítico, conceptual y creativo, especialmente su aplicación para resolver problemas reales.

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.