Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Oct 2020 - Edición 245

Educar en el cuidado del medio ambiente

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Sebastián Keitel, exatleta: «La verdad es que nunca le gané a nadie hasta los 18 años

En medio de su trabajo como comentarista de los Juegos Olímpicos 2016 en la transmisión realizada por TVN, conversamos con el destacado exvelocista nacional Sebastián Keitel. Lo invitamos a retroceder a su niñez y al origen de su pasión por el deporte.

Por: Angélica Cabezas Torres
Ilustración: Nannel Gazitúa

Ilustración: Nannel Gazitúa

Es recordado por llegar a ser el atleta blanco más rápido del mundo o por haberle ganado a un caballo de carreras, todas anécdotas freak que lo hacen sentirse querido y reconocido. Entre sus tantos logros, se encuentran los récords nacionales de velocidad en los 100 y 200 metros planos, y posta 4x100.

¿Qué recuerdas de tu época escolar?

Mi timidez, yo creo que el deporte fue un camino para lograr manejarla. Era el más chico del curso, era colorín… me sentía, de alguna forma, diferente o inferior a mis compañeros y el deporte me ayudó muchísimo para ir alcanzando mis objetivos y que mis compañeros me respetaran. La base escolar me ayudó a estar buscando siempre el éxito, a aprender de los fracasos y a volver a recuperarme y a ser una mejor persona.

¿En qué minuto nace tu gusto por el atletismo?

Cuando muere mi papá. Yo tenía nueve años y él había sido atleta, un día
se lo comenté a mi mamá y ella me llevó al colegio y me presentó al profesor de atletismo y como a los 10 años di mis primeros pasos en este deporte. La verdad es que nunca le gané a nadie hasta los 18 años. Fueron 8 años de aprendizaje, de hartos fracasos, pero que me transformaron en una persona más fuerte. Después de los 18 años comencé a cosechar lo que fui sembrando todo ese tiempo. Fueron pasos necesarios para lograr todo lo que he conseguido en mi vida.

¿Recuerdas algún profesor con especial cariño?

Sin duda, a mi entrenador Alberto. Entrené con él 24 años de mi vida, desde los 10 hasta los 34. Él fue mi mentor, mi papá postizo en muchos aspectos. Tuve excelentes profesores y excelente relación con ellos, aunque me iba pésimo en el colegio académicamente, pero me querían y me respetaban, como yo a ellos.

Revista Educar llega a los colegios, ¿qué les dirías a los profesores o directivos sobre el fomento del deporte entre los estudiantes?

El deporte finalmente es la base de la vida. Yo no estoy hablando de dedicarse de manera profesional, pero sí te ayuda a sociabilizar, a tolerar las frustraciones, a autodescubrirte en todo tipo de situaciones, a evitar enfermedades, como la obesidad, sedentarismo, diabetes, hipertensión. Muchas veces se les da más importancia a las matemáticas o al lenguaje, por sobre el deporte; sin embargo, si tú no estás sano, no vas a poder estudiar ni matemáticas ni lenguaje ni nada. El deporte te va a entregar la base de vida para que todo lo que tú quieras hacer lo hagas de mejor manera.

Les diría que incentiven eldeporte entre los alumnos, que generen infraestructura para que puedan desarrollarse deportivamente bien, que los motiven a que se formen como gente sana, que el deporte sea un hábito, que se les enseñe desde chicos, y que finalmente se transforme en una necesidad.

En pocas palabras

  1. Educación: necesaria.
  2. Profesores: notables.
  3. Deporte: esencial.
  4. Redes sociales: comunicación.

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.