Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2020 - Edición 246

Deserción escolar, todavía estamos a tiempo

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Mucho ruido y pocas nueces

Por: Marcela Paz Muñoz Illanes

Hace tiempo que desde distintos ámbitos de la sociedad surgen voces clamando por revalorizar la educación técnica en nuestro país. El hecho que exista un déficit de alumnos técnicos y que cerca del 50% de la matrícula de educación media en Chile corresponda a estudiantes del área técnica, parece no ser suficiente.

Tuvieron que pasar casi dos años para que se actualizaran las mallas de los liceos técnicos, que entrarán en vigencia recién el 2016. Aquello significará aumentar las horas de libre disposición y reducir el número de especialidades actualmente existentes.

Tal como acostumbramos compararnos con otros países de la OCDE, en educación técnica Alemania es un gran ejemplo. La calidad de aquella permitió que en la última crisis económica el empleo no se afectara. Mientras la cesantía juvenil alemana fue de apenas 8% en plena crisis, en España se empinaba al 50%. Aunque se trata de un modelo cuyas raíces provienen de la Edad Media —cuando los maestros formaban a sus aprendices y parte del prestigio del maestro dependía del desempeño de esos discípulos—, se trata de naciones que lo han hecho muy bien y que nos permiten rescatar su experiencia e implementarla en países como el nuestro.

Vale la pena conocer el trabajo de quienes lo han hecho bien y lograr revalorizar la educación técnica en Chile, algo que todos estamos esperando hace tiempo.

 

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.