Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Abr 2021 - Edición 250

Innovar, ¿Por qué no?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

El éxito de Peñalolén en prevenir la deserción escolar

En la Municipalidad de Peñalolén no se han quedado solo en la preocupación por la deserción escolar, sino se han empeñado en conocer a fondo los factores que influyen en que niños y jóvenes de la comuna dejen de asistir al colegio. Crearon un sistema de alerta temprana que logró reducir la deserción escolar en un 34% promedio anual en los establecimientos prioritarios.

Por: Angélica Cabezas Torres.
El éxito de Peñalolén en prevenir la deserción escolar

 

Carolina Leitao, alcaldesa de la Municipalidad de Peñalolén, asegura que en este trabajo el primer paso es transmitir la responsabilidad que poseen todos los actores de la comuna en la deserción escolar. “Si un niño está faltando a clases es porque algo puede estar pasando en su familia, en el colegio o en su entorno, y como municipio nos interesa hacernos responsables de esa situación”, asegura.

De acuerdo a su experiencia, ¿cuáles son los principales factores que ponen en riesgo el desarrollo y la permanencia de los menores en el sistema escolar?

Hemos generado diversos estudios que permitan revelar la realidad de la infancia y sus familias, como lo fue el “Estudio de Deserción Escolar en Peñalolén”.

El estudio develó una relación directa entre inasistencia reiterada e injustificada con el posterior abandono del sistema escolar. Asimismo, permitió identificar los factores de riesgo a nivel individual, familiar y escolar que tienen incidencia en la deserción escolar, siendo los principales:

  • Individual: baja motivación del estudiante con su proceso educativo (44%), embarazo adolescente (20%), dificultades en el aprendizaje (11%), y trabajo infantil (11%).
  • Familiar: bajas habilidades parentales (31%), negligencia parental (26%), dificultades económicas (18%) y ausencia de adulto responsable en el cuidado del niño, niña o adolescente (10%).
  • Escolar: maltrato por parte de compañeros (29%), falta de instancias de apoyo escolar para los niños (26%), mala conducta del alumno en el colegio (24%), interacción conflictiva con autoridades (18%).

¿Qué beneficios significó el SAT?

Creamos el año 2010 el “Sistema de Alerta Temprana de Deserción Escolar” (SAT), que en los últimos cinco años se ha consolidado como un programa innovador en Chile, que instala la temática de la deserción escolar en los establecimientos municipales. El SAT no solo tiene como propósito prevenir la deserción, sino también promover la asistencia regular al colegio, dando un nuevo sentido al espacio educativo en función que los niños y sus familias valoren la educación sobre hechos objetivos de mejoramiento de calidad, cercanía, acceso, oportunidades de desarrollo, superación y, sobre todo, de fortalecimiento de una red social que sea el soporte de las familias más vulnerables.

¿Qué acciones se pueden implementar en un establecimiento educacional para evitar la deserción?

Para evitar la deserción escolar, creamos el año 2010 el “Sistema de Alerta Temprana de Deserción Escolar” (SAT), que en los últimos cinco años se ha consolidado como un programa innovador en Chile, que instala la temática de la deserción escolar en los establecimientos municipales. El SAT no solo tiene como propósito prevenir la deserción, sino también promover la asistencia regular al colegio, dando un nuevo sentido al espacio educativo en función que los niños y sus familias valoren la educación sobre hechos objetivos de mejoramiento de calidad, cercanía, acceso, oportunidades de desarrollo, superación y, sobre todo, de fortalecimiento de una red social que sea el soporte de las familias más vulnerables.

En ese sentido, el SAT se ha posicionado como un modelo exitoso que nos ha permitido monitorear cada año al 100% de los niños matriculados en colegios prioritarios. Por lo que, a través del trabajo que se realiza a diario en estos establecimientos, se transforma en un observatorio preventivo de los factores de riesgo que pueden incidir en la deserción escolar.

Por ello, logramos situar al colegio como un espacio protector que vela por el desarrollo y resguardo de los derechos de los niños y adolescentes. Esto implica fomentar las relaciones positivas entre todos los actores de la comunidad escolar, detectar oportunamente los factores de riesgo y coordinarse con la red de programas psicosociales de la comuna. Desde la implementación del SAT a la fecha hemos disminuido la deserción escolar en un 34% promedio anual en los establecimientos prioritarios.

De esta manera los establecimientos y los programas municipales realizamos acciones concretas como: hacer seguimiento a la asistencia de los niños, llamar por teléfono a los apoderados cuando ellos presentan inasistencia a clases, realizar entrevistas y visitas domiciliarias, además de reuniones del Comité Operativo, el que está compuesto por representantes de los establecimientos y también de las diferentes unidades municipales, permitiendo así realizar diagnósticos oportunos de los casos e intervenciones integrales. Todo esto nos ha permitido aumentar la asistencia de más del 79% de los niños ingresados al sistema.

¿De qué manera han comprometido a las familias de la comuna con la educación de sus hijos?

El trabajo con las familias es una tarea ardua, es una labor diaria relevar la importancia de la educación de sus hijos. Algunas estrategias provienen del área de intervención comunitaria donde realizamos durante todo el año un proceso de “sensibilización” con la comunidad escolar y en los barrios prioritarios de la comuna, a través de talleres, capacitaciones y charlas. Asimismo, el área de intervención realiza visitas domiciliarias donde se trabaja cada caso, se establecen acuerdos con la familia y, de ser necesario, se activa la red municipal para contribuir a resolver aquellos problemas que se transforman en factores de riesgo para nuestros niños y que muchas veces inciden en su asistencia a clases.

A partir de esto, las familias y la comunidad en su conjunto se hacen parte de la prevención. Se comprometen en la medida que ven que tanto el colegio como la municipalidad dan importancia al tema de la educación de sus hijos, a través de un sistema que brinda apoyo integral a las familias, considerando las múltiples necesidades, pero también los recursos que éstas tienen.

Ese objetivo se extiende también a primera infancia a partir de la implementación del “Piloto SAT en Jardines Infantiles”. Este es un trabajo que venimos desarrollando desde 2014 y que se consolida este año con dos jardines infantiles de la comuna. En ese sentido, queremos que el compromiso de las familias se realice de manera temprana, y que al igual que en los colegios, la ocurrencia de conductas de riesgo sea detectada a través de la inasistencia.

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.