Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Ago 2019 - Edición 233

Familia y Colegio unidos contra las adicciones

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Alimenta tus neuronas

La alimentación en los niños es fundamental para su desarrollo, un niño bien nutrido tiene mejor rendimiento escolar. Está comprobado que algunos alimentos pueden ayudar a nutrir y a estimular las áreas del cerebro relacionadas con el aprendizaje, la memoria y la concentración.

Por: Ivette Arriagada
Alimenta tus neuronas

Hay alimentos que para este mejoramiento cerebral son indispensables. Entre ellos el consumo de productos del mar ocupa el primer lugar. Chile, con más de cuatro mil  kilómetros de costa, tiene un muy bajo consumo de pescado y mariscos. Solo entre 5 a 7 kilos por personas, versus los 50 kilos por persona que se consume en Japón.

De hecho, la actividad cognitiva en los niños, supone el 20% del gasto energético del organismo del niño, que hay que compensar con estímulo, ejercicio, pero, sobre todo, con una alimentación que cubra sus requerimientos. 

El omega 3, por ejemplo y que está presente en los pescados, tiene funciones importantes para el cerebro, ya que forman sus membranas celulares y se relaciona incluso con una mayor capacidad de aprendizaje.

El cacao también es uno de los alimentos que sirven a los niños a tener un mejor funcionamiento cerebral, contiene triptófano, aminoácido esencial para la fabricación de serotonina. La serotonina interviene en el estado del ánimo, promueve la sensación de bienestar y ayuda a mantener la concentración y la calma.

Los hidratos de carbono, también son importantes en la dieta de niños en edad escolar. Aquellos se convierten en glucosa, por lo tanto, son energía para el cerebro. Los que son positivos para la dieta son aquellos de absorción lenta, para que siempre haya glucosa disponible. Por el contrario, los azúcares, proporcionan energía inmediata y su efecto se acaba rápidamente. Los hidratos de carbono están presentes en las pastas, los cereales, las papas y el pan,. Estos alimentos es recomendable consumirlos durante la mañana para que el cerebro pueda recuperarse después del ayuno nocturno.

Los huevos son ricos en vitamina B. Esta vitamina interviene en la formación de los neurotransmisores,  que son los que pasan información de una neurona a otra, a través de las conexiones nerviosas. Las vitaminas B ayudan a fortalecer la memoria y la concentración.

No pueden faltar en la dieta de un niño, las legumbres. Estas son ricas en proteínas y hierro. Si bien estos elementos los encontramos en las carnes rojas, las que provienen de las legumbres son de mejor calidad. Las proteínas ayudan a mejorar el rendimiento intelectual, la concentración y la agilidad mental, promueven las conexiones. Mientras que el hierro es el responsable de transportar el oxígeno hacia las células nerviosas, es decir, oxigena el cerebro. 

Los ácidos grasos mono o poliinsaturados, presentes en los frutos secos y en la palta  también son muy necesarios en la dieta infantil. Son las grasas buenas que reducen el colesterol y ayudan en la funciones neuronales. Los ácidos grasos son una buena dosis de energía cerebral y aumentan la concentración y la memoria.

La leche es uno de los alimentos más presentes en la dieta de los niños, junto con el queso y los yogurts, aporta gran cantidad de calcio al cuerpo. Este contribuye a regular la función nerviosa y la presión arterial, que suele elevarse cuando hay estrés. El déficit de calcio puede producir fatiga mental y nerviosismo.

La fruta y la verdura en general, son buen aporte de vitaminas y minerales, que son nutrientes que protegen y ayudan en el desarrollo neuronal, controlan el riego sanguíneo del cerebro, favorecen el impulso nervioso y ayudan a la formación de nuevas neuronas.

¿Consumen efectivamente estos alimentos los niños en nuestro país?

Por la alta taza de obesidad pareciera que estamos lejos de dietas balanceadas y nutritivas para el óptimo desarrollo de nuestros niños.La nutricionista Kissy Villalobos, de la Universidad Andrés Bello, y que atiende actualmente en el Centro  de Salud Comunitaria Familiar Santa Laura de la comuna de El Bosque,  señala que en la práctica esta dieta está lejos de lo que realmente comen los niños. “…desde los 5 años se visualiza que los niños empiezan con mañas para comer comida preparada en casa. Comen poca verdura, legumbres pocas veces y pescados casi nunca”.

La nutricionista indica que en estratos sociales más bajos, es aún más difícil que los niños accedan a dietas de buena calidad, tanto por factores económicos como de educación, siendo esto último a juicio de la profesional Villalobos, desencadenante en mala nutrición de los niños que la mayoría de las veces termina en obesidad. Chile tiene altos índices de obesidad infantil, la que redunda en obesidad en edad adulta y sus ya conocidas consecuencias en la salud, por eso, es importante la educación nutricional al interior de las familias.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Artículos Relacionados

La OMS aconseja que los niños vuelvan a jugar de verdad

Ver más →

Ley Ritalín: Colegios no podrán exigir medicamentos a sus alumnos

Ver más →

Docentes y el cuidado de su voz

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.