Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Ene 2021 - Edición 248

Lo mejor 2020

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Un efectivo marco de cualificaciones

0

Casi un 40% de la población entre 20 y 65 años no tiene educación media completa y ello contribuye a la falta de  fuerza de trabajo   que cuente con competencias necesarias para mejorar la  producción o embarcarse en proyectos innovadores. Según Ximena Concha, Secretaria Ejecutiva de Chile Valora ese constituye uno de los factores más problemáticos para hacer negocios en el país.

Por Marcela Paz Muñoz Illanes

El Sistema Nacional de Certificación de Competencias Laborales, ChileValora, fue creado en 2008, para reconocer formalmente las competencias laborales de aquellos trabajadores que no poseen título ni grado académico, y que a través de su vida laboral han obtenido una cierta calificación, pero que no tienen ningún reconocimiento formal. Conversamos con Ximena Concha, Secretaria Ejecutiva de la entidad, quien nos reveló por qué es clave que una vez terminada la educación técnico-profesional formal, y ya en el mundo laboral, los conocimientos adquiridos por los jóvenes empalmen con un moderno sistema de capacitación guiado por un marco de calificaciones.

¿Por qué son claves los perfiles laborales?

—Permiten  evaluar y certificar a los trabajadores, pero además  orientan el diseño de planes de capacitación que den mayor pertinencia a la capacitación que entrega Sence a través de sus programas, cuestión que está ocurriendo en el Programa Más Capaz que  impulsa el Gobierno y que permitirá capacitar a 300.000 mujeres y 150.000 jóvenes al 2018, teniendo como base los perfiles ocupacionales del Catálogo Nacional de ChileValora. 

¿En qué consiste la certificación de los trabajadores y qué beneficios tiene?

—La certificación de competencias laborales es el resultado visible de un proceso de evaluación de competencias laborales desarrollado por un ente independiente (un centro de certificación acreditado por nosotros), sobre la base de un perfil ocupacional previamente acreditado por ChileValora, que refleja las demandas del mercado productivo.

En el caso de Chile, la función de evaluación y certificación la desarrollan Centros Acreditados por ChileValora, quienes mediante evaluadores habilitados, observan y miden los conocimientos, aptitudes y destrezas requeridos para cumplir una determinada función laboral de manera satisfactoria. 

¿Por qué ChileValora y Sence desarrollaron un marco de cualificaciones para la formación y la certificación laboral?

—El “Marco de Cualificaciones para la Formación y Certificación Laboral” es  el primero que existe en Chile de carácter público y viene a ordenar el trabajo de Sence y ChileValora en materia de capacitación laboral y certificación de competencias laborales. Es una contribución concreta del sector laboral para hacer realidad en nuestro país la formación a lo largo de la vida, por medio de un verdadero sistema integrado de formación para el trabajo.  

Las condiciones actuales del mercado del trabajo requieren que los trabajadores estén permanentemente mejorando sus competencias para enfrentar los cambios tecnológicos y productivos y aumentar sus niveles de productividad. El instrumento tiene como objetivo desarrollar, organizar y reconocer las habilidades y aptitudes de los trabajadores chilenos, ordenándolas en niveles continuos y describiéndolas sobre la base de criterios previamente determinados. Será beneficioso tanto para trabajadores como para  empleadores. Los primeros podrán visibilizar sus posibles trayectorias laborales futuras y rutas de aprendizaje asociadas a ellas, para que se puedan mover dentro de un sector productivo o cambiarse hacia otro rubro. Los segundos, podrán identificar el nivel de conocimiento, habilidades y aptitudes que tiene una persona que cuenta con determinada cualificación, al momento de contratar o para optimizar la gestión de personas al interior de sus empresas. 

¿Es una necesidad para mejorar la articulación con las empresas del sector?

—La baja productividad que se observa en el mercado es en parte consecuencia de las bajas competencias laborales que tienen sectores importantes de la fuerza de trabajo. Casi un 40% de la población entre 20 y 65 años no tiene educación media completa. Las empresas no cuentan con una fuerza de trabajo que tenga las competencias necesarias para mejorar su producción o embarcarse en proyectos innovadores; esto es señalado como uno de los factores más problemáticos para hacer negocios en el país (Índice WEF 2014). Existe opacidad y asimetrías de información en el mercado del trabajo, lo que aumenta los costos de contratación y de formación de trabajadores. Existe una brecha entre la oferta formativa y la demanda de competencias por parte del mercado laboral. 

Debemos hacernos cargo del llamado de atención que la OCDE ha hecho a nuestro país, respecto a la escasa vinculación que existe entre nuestra educación superior y el mundo de las empresas, y sobre la estructura relativamente inflexible tanto de la educación superior como de la formación técnico-profesional. Ello constituye un freno a la productividad y al objetivo estratégico de que el país cuente con una estructura coherente para la formación continua. 

¿De qué manera el marco de cualificaciones es una excelente herramienta que en el corto y largo plazo mejorará la inserción de los alumnos del área técnica? 

—El Marco de Cualificaciones es una herramienta que permitirá a los alumnos y alumnas egresados de carreras técnico-profesionales, en primer lugar, insertarse con mayor facilidad en el mercado laboral y, segundo, visualizar rutas para transitar entre el mundo del trabajo y el mundo de la formación. 

Ello será posible a través de la implementación del marco de cualificaciones en diversos sectores productivos del país, tarea en que ChileValora y Sence ya están trabajando de la mano de los actores privados y públicos. Esta herramienta facilitará la inserción y movilidad en el mercado laboral, en tanto cada persona podrá visualizar el nivel de cualificación que ha logrado alcanzar, a partir de los conocimientos, habilidades y en general su capacidad de movilizar diversos tipos de competencias, y luego visualizar rutas de desarrollo dentro del mercado laboral, tanto si quiere moverse dentro de un mismo sector productivo asociado a la especialidad técnica estudiada, como transitar hacia otro sector productivo. 

¿Qué sucede con las cualificaciones alcanzadas?

—Es importante mencionar que para cada nivel de cualificación alcanzado, existirá un certificado de competencia laboral que ChileValora podrá entregar a aquellas personas que resulten competentes luego de un proceso de evaluación de sus competencias laborales.  

Una pieza clave en este proceso es el trabajo que deberemos realizar con el Ministerio de Educación y los actores del mundo de la educación técnico-profesional, para avanzar hacia la homologación de los niveles de cualificación del marco con los títulos que hoy entregan las instituciones de educación técnico-profesional de nivel medio y superior, y luego en procesos de reconocimiento de aprendizajes previos (RAP).   

También es clave mencionar que el marco de cualificaciones y el Catálogo de Competencias Laborales que administra ChileValora pueden ser un referente para que los liceos técnico-profesionales diseñen y/o actualicen sus carreras, posibilitando que dicha oferta sea cada vez más pertinente a los requerimientos de los sectores productivos, de manera que los alumnos y alumnas egresados de esta modalidad educativa logren insertarse laboralmente. 

¿De qué manera hacen efectivo el implementar un instrumento para clasificar las actividades profesionales no reconocidas por un título en el sistema educativo?

—Los distintos niveles de cualificación constituyen el piso mínimo de lo que una persona debe demostrar en términos de sus conocimientos, habilidades y capacidad de movilizar diversos tipos de competencias. La persona demuestra –a través de la certificación de sus competencias en el sistema– que ha pasado al siguiente nivel cuando da cuenta que posee la gran mayoría de los resultados de aprendizaje de dicho nivel. La progresión o movilidad entre y dentro de cada nivel depende del desarrollo laboral y formativo que una persona realice dentro de un sector productivo. 

A futuro, ¿cómo  piensan trabajar en un Marco Nacional de Cualificaciones que articule  en una lógica de reconocimiento nacional de las cualificaciones, independiente de dónde hayan sido adquiridas?   

—El Marco de Cualificaciones ChileValora-Sence se aplica a los sistemas de formación y certificación para el trabajo. En este sentido, se trata de un marco parcial cuyo diseño permite articularse en el futuro con un Marco Nacional de Cualificaciones, instrumento en cuyo diseño e implementación juega un rol central el sistema educacional y sus instituciones, lideradas por el Ministerio de Educación. 

El marco no está formulado para solo establecer lo que es deseable en el futuro, sino que pretende también dar señales que contribuyan a articular y ordenar la oferta pública de formación, tanto desde la capacitación y certificación laboral, como del sistema educacional formal. 

¿Cómo trabajan con Sence y de qué forma se contribuye al fortalecimiento de las políticas  públicas y a una mayor equidad social? 

—ChileValora y Sence desarrollamos un trabajo articulado y coordinado en diversas instancias, dado que ambas instituciones compartimos objetivos comunes y complementarios en torno al desarrollo del capital humano en nuestro país como elemento clave que reduzca la inequidad y favorezca la empleabilidad y movilidad laboral y la productividad de las empresas. 

¿Cuáles son los ámbitos relevantes de esta articulación?

—En primer lugar, el Programa Más Capaz; y en segundo lugar, el Sistema de Certificación de Competencias Laborales. 

Dentro del Programa Más Capaz, que busca capacitar en un oficio e insertar laboralmente a 300.000 mujeres y 150.000 jóvenes, ChileValora contribuye  entregando planes de capacitación en oficios que sean puerta de entrada al mercado laboral y que estén asociados a perfiles laborales que hoy sean demandados por los sectores productivos, y que cuenten con la validación tripartita de los empleadores, los trabajadores y el Gobierno a través del diálogo social. Para eso, ChileValora trabaja con el mundo productivo en mesas de diálogo social llamadas Organismos Sectoriales de Competencia Laboral (OSCL). Asimismo, ChileValora ofrecerá la opción de evaluación para la certificación de sus competencias laborales a una parte de las personas que sean formadas en el Programa Más Capaz y logren insertarse laboralmente. 

¿Cuál es el rol  que cumple Sence?

—Dentro del Sistema Nacional de Certificación de Competencias Laborales, Sence cumple un rol fundamental en la administración de los mecanismos de financiamiento que la Ley de ChileValora estableció para apoyar la certificación de competencias laborales de las personas y las empresas y sus trabajadores, ya sea a través de la franquicia tributaria, los excedentes de los OTIC y un programa de subsidio a la certificación.

Deja un comentario

Últimos Artículos

¿Cómo pasar del teletrabajo al descanso en el mismo lugar? Las sugerencias para las vacaciones de Neva Milicic

Ver más →

Prácticas para un buen dormir

Ver más →

El poeta Armando Roa y nuestros lectores nos recomiendan libros y películas

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.