Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Oct 2022 - Edición 267

Alcohol, tabaco, drogas y pantallas: Sin bajar la guardia

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Socios en el aprendizaje: Familia y Escuela

Desde Fundación CAP entregan algunas ideas para que las familias trabajen de la mano con la escuela de sus hijos e hijas, y así potenciar juntos un buen desarrollo, aprendizaje y bienestar.

Socios en el aprendizaje: Familia y Escuela

Nos hemos preguntado alguna vez, ¿lo importante que es para un niño sentir que los adultos de quienes aprende – padres, madres, cuidadores y profesores – están unidos y han acordado trabajar juntos para guiar y acompañar sus aprendizajes? Las investigaciones muestran que cuando la Familia y Escuela trabajan en colaboración, los niños y niñas valoran más lo que aprenden y aumentan su motivación frente al aprendizaje. Por el contrario, si observa que sus padres o cuidadores dicen algo y la escuela dice lo contrario, lo más probable es que no sepa a quién responder y se sienta confundido e inseguro.

La psicóloga y coordinadora zonal del Programa Aprender en Familia de Fundación CAP, María José Camus, comenta que: “existen muchas estrategias para acercarse al establecimiento académico y vincularse colaborativamente con los profesores, comenzando por transmitir a los niños y niñas que nos importa lo que les pasa, lo que sienten, lo que están aprendiendo. Que valoramos la escuela y a sus profesores y, por supuesto, sus esfuerzos por ir aprendiendo cada día”.

Agrega que “cada mensaje, que como adulto a cargo de un niño o niña entregamos para fortalecer la alianza con la escuela, es significativo y hace la diferencia para apoyar su proceso de aprendizaje. Puede suceder que sea difícil identificar qué hacer y cómo, ya que muchas veces no hay suficiente tiempo para participar de manera más activa en la escuela. También, a su vez, para la escuela puede que no sea fácil comunicar con claridad las maneras en las que se espera que las familias se involucren, desde el hogar o dentro del establecimiento. Por esto, es tan importante fortalecer este vínculo y la comunicación permanente, ya que sin duda ambas partes, familias y escuela, tienen un mismo objetivo, lograr que los niños, niñas y jóvenes aprendan, se desarrollen integralmente y alcancen su bienestar.

Ideas para que las familias se involucren en la escuela y proceso educativo de sus hijos e hijas:

  • Preguntarles constantemente qué están aprendiendo: demuestra interés y les transmite la importancia de lo que aprenden en la escuela. Además permite identificar aquello en lo que necesitan mayor apoyo.
  • Valorar la labor de todos los agentes educativos de manera explícita: ayuda a fortalecer la confianza de los niños y niñas en sus docentes. En caso de estar en desacuerdo con alguna medida de la escuela o de algún agente educativo, se sugiere pedir entrevista con quien corresponda, sin involucrar a los niños/as.
  • Conocer lo que la escuela está enseñando en el ámbito socioemocional (uso de tecnologías, sexualidad, resolución de conflictos etc.): permite apoyar desde la casa, reforzando estos temas en la vida cotidiana de los niños/as.
  • Participar del Centro de padres y apoderados o estar en conocimiento de la labor de esta organización: permite influir de manera directa en la escuela.
  • Asistir a las actividades que ofrece la escuela: con esto se apoya los aprendizajes de los niños/as y les demuestra que nos interesamos por lo que hacen.
  • Resguardar la asistencia diaria al establecimiento y la puntualidad: permite que los niños y niñas no pierdan experiencias de aprendizaje, que valoren lo que se aprende en la escuela y que incorporen la responsabilidad y compromiso, como valores significativos.
  • Comunicar al profesor/a cualquier situación familiar que crean importante y que pueda afectar el aprendizaje o bienestar de los niños y niñas: permite que los docentes puedan acompañarlos de mejor manera y sean un apoyo para las familias cuando lo necesitan.
  • Asistir a las reuniones de apoderados. Fundamental para conocer la información relevante que se entrega al curso, poder participar de los temas que se abordan y aprender junto con otros padres y apoderados.
  • Apoyar la lectura desde la casa: Una buena manera de complementar los aprendizajes que se tienen en la escuela. El gusto por leer se adquiere principalmente por medio de los vínculos familiares.

Acerca del programa Aprender en Familia de Fundación CAP

El programa Aprender en Familia, diseñado e implementado por Fundación CAP desde el año 2010, ha beneficiado hasta la fecha a cerca de 52 mil estudiantes y sus familias, de un total de 166 establecimientos educacionales, abarcando desde salas cuna y jardines infantiles públicos hasta escuelas y liceos, ubicados en 17 comunas de Chile. Tiene por objetivo potenciar el aprendizaje, desarrollo y bienestar de niños, niñas y jóvenes, involucrando a los padres y/o apoderados en su proceso educativo y fortaleciendo la alianza Familia-Escuela/Jardín.
Es un programa único en Chile y contempla el trabajo sistemático en cuatro áreas: Vincular al establecimiento educacional con las familias, trabajar junto a los apoderados para potenciar sus habilidades parentales, promover el gusto de la lectura en familia y fortalecer las redes de apoyo.

Deja un comentario

Últimos Artículos

Éstas son las mejores prácticas de liderazgo de la educación TP

Ver más →

Opinión: Educar personas poderosas o peligrosas

Ver más →

¡INSCRÍBETE! Seminario Internacional sobre Felicidad: ¿Cómo ayudar a ser felices a nuestros alumnos?

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.