Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

May 2021 - Edición 251

Volver a las humanidades

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

¿Quién es un docente efectivo?

Algunos expertos sostienen que la reforma educacional debiese estar más bien focalizada en el trabajo con los docentes, ya que un buen profesor mejora significativamente el aprendizaje y puede llegar a revertir las condiciones de origen de sus alumnos. Pero, ¿quién es un buen educador? Le preguntamos a Sylvia Eyzaguirre, investigadora del Centro de Estudios Públicos (CEP).

Por: Marcela Muñoz
¿Quién es un docente efectivo?

Algunos expertos sostienen que la reforma educacional debiese estar más bien focalizada en el trabajo con los docentes, ya que un buen profesor mejora significativamente el aprendizaje y puede llegar a revertir las condiciones de origen de sus alumnos. Pero, ¿quién es un buen educador? Le preguntamos a Sylvia Eyzaguirre, investigadora del Centro de Estudios Públicos (CEP).

Por Marcela Paz Muñoz Illanes.

Según las investigaciones (Hanushek, 1992), un profesor efectivo puede aportar a sus estudiantes un año más de aprendizaje que uno insatisfactorio. Además, cinco años seguidos de buenos docentes permitirían cerrar la brecha en rendimientos atribuibles a las diferencias de origen en los niños de altos y bajos ingresos.

Por ello, es crucial definir qué entendemos por un buen educador. Para la investigadora del CEP, Sylvia Eyzaguirre, resulta sumamente difícil dilucidar quién es un buen profesor, debido a los múltiples aspectos que inciden en su desempeño efectivo. “De todas formas, a partir de mi experiencia personal y de la literatura, creo que los buenos profesores se reconocen por su enorme compromiso con los alumnos y la enseñanza, que se refleja en las altas expectativas que tiene de todos sus estudiantes, en el dominio de las materias que debe enseñar, en la planificación rigurosa de sus clases y que incluyen además, las estrategias pedagógicas para que todos sus alumnos aprendan”.

Un maestro satisfactorio, asegura la investigadora, conoce a sus alumnos y sabe cuáles son sus fortalezas y debilidades, tiene una buena comunicación con ellos y permite establecer un vínculo de confianza, posee buen manejo en la sala de clases para propiciar un ambiente de respeto y de disciplina. “Está siempre preocupado por mejorar su desempeño para que sus alumnos aprendan más y, sobre todo, asimilen mejor los contenidos”.

En Chile, los profesores reclaman por el exceso de trabajo, ¿cree que la jornada laboral es extremadamente larga en nuestro país?

Actualmente, el tiempo que disponen los docentes para planificar clases, diseñar evaluaciones, corregir, atender a los alumnos y a sus padres es muy poco. Estas actividades son fundamentales para un buen desempeño y por eso muchos profesores las realizan fuera de su jornada laboral, ya sea en la noche o durante los fines de semana. Es fundamental avanzar en mejorar las condiciones laborales de los profesores, precisamente el ex ministro de Educación, Harald Beyer, envió un proyecto de ley que bajaba las horas lectivas (frente a la sala de clases) y aumentaba las no lectivas.

Según un informe de la OCDE, los docentes sienten que su profesión no es apreciada por la sociedad.

No es novedad que los profesores no gozan de valoración social en nuestro país. Resulta difícil saber con exactitud cuáles son las causas de este fenómeno, pero es evidente que la falta de exigencias para entrar a estudiar pedagogía, la mala calidad de la formación que entregan la casas de estudio, las bajas remuneraciones y la falta de un desarrollo profesional atractivo son parte del problema.

¿Cree que es clave fortalecer la formación inicial docente y reforzar medidas como la beca vocación de profesor?

Toda la evidencia internacional indica que los profesores son claves en el proceso de aprendizaje y, en ese sentido, resulta fundamental fortalecer la formación inicial docente, elevando las exigencias para entrar a estudiar pedagogía así como también elevar los estándares de calidad de los programas de pedagogía. Pero esto no basta para mejorar la calidad de la educación, es necesaria una nueva carrera docente que ofrezca un desarrollo profesional atractivo, con mayores exigencias pero, al mismo tiempo, con un mayor reconocimiento. Para atraer a personas con vocación y talentosas a esta profesión se requieren ambas cosas, una formación inicial de calidad y una desarrollo profesional atractivo.

 

Deja un comentario

Últimos Artículos

¿Cómo enseñar a los jóvenes a amar?

Ver más →

Con gran convocatoria se lleva a cabo seminario Grupo Educar sobre la importancia de la lectura

Ver más →

5 excelentes podcasts de cuentos e historias para leer con los ojos cerrados

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.