Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Ene 2021 - Edición 248

Lo mejor 2020

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

¿Por qué suspender el Simce en 2º básico?

0

En medio del debate, Carlos Henríquez, Secretario General de la Agencia de Calidad de la Educación da a conocer las razones para suspender el Simce para alumnos de 2º año básico. Asegura que tal como está diseñada la evaluación no permite conocer en detalle las dificultades en lectura de cada alumno, y menos es capaz de devolver esta información a los establecimientos de manera inmediata.

Por Marcela Paz Muñoz Illanes

Los expertos indican que para subsanar problemas de lectura y comprensión de textos, mientras antes se remedie mucho mejor, por ello, ¿No cree que es demasiado tarde conocer las dificultades de comprensión de textos recién en 4º básico, en el caso que se elimine el Simce?

Para remediar los problemas de lectura y comprensión lectora de un estudiante, los que pueden tener variadas causas y expresiones, es muy necesario tener un diagnóstico detallado de cuáles son esas dificultades, qué áreas específicas están deficientes y cómo las prácticas pedagógicas en la sala de clases pueden generar un vínculo entre el potencial cognitivo del niño o niña y su actual situación, donde se detecta que no está pudiendo expresar todo su potencial.

Tal como está diseñada, la evaluación de 2° básico hoy día, la que conocemos como Simce, no recoge esa información de los alumnos y menos es capaz de devolverla a los establecimientos de manera inmediata. Lo que recoge es una foto estática del que podríamos llamar “el niño promedio” de un establecimiento. Es una foto muy valiosa para hacer un diagnóstico de la gestión pedagógica como un todo, ya que permite compararla con las fotos anteriores, afinar el autodiagnóstico, evaluar las acciones tomadas y direccionar acciones pedagógicas mayores. Sin embargo, no es la película dinámica, en tiempo real, que sería lo requerido para actuar de inmediato ante lo que está impidiendo que un estudiante en particular desarrolle un aspecto específico de sus capacidades cognitivas. Estamos de acuerdo con diagnosticar tempranamente, pero con instrumento que apoye el objetivo de todo niño o niña lea, y no con el que tenemos hasta ahora.

Quienes están a favor de suspender el Simce de 2º básico, señalan que  los resultados no se entregan a los padres, ni tampoco se conocen los detalles de cada alumno, entonces ¿cómo se obtiene la información para remediar los problemas de cada alumno en cada caso y en 2º año básico?

En el Simce no existen los resultados individuales de los estudiantes. Conocemos la situación del establecimiento, que se construye con los que varios niños responden en distintos temas y áreas, sin que ninguno conteste una prueba completa. Esto es así, por temas técnicos, ya no es posible que una sola prueba de una hora u hora y media contenga todo el currículum.  Entonces, lo que cada niño tiene es una parte de una foto completa (la del estudiante promedio), que se construye para permitirle al establecimiento tener esta mirada general.

Por eso es que como Agencia nos sentimos comprometidos a avanzar en un instrumento formativo, que entregue información por estudiante para que el profesor comprenda mejor cómo dirigir y redirigir las veces que sea necesario su labor pedagógica. De esta manera, se elimina de raíz cualquier efecto indeseado de una prueba externa sumativa, cuyos resultados traen consecuencias para el establecimiento y realice acciones para que todo niño lea.

Y en esto, los expertos que trabajaron por seis años con la Universidad de Cambridge para elaborar recomendaciones para  la educación primaria del Reino Unido ( “Los niños, su mundo, su educación: reporte final y recomendaciones, Universidad de Cambridge, 2009)  fueron tajantes en afirmar que se deben desacoplar estos dos objetivos, el formativo (centrado en la retroalimentación del quehacer pedagógico en la sala de clases) y el sumativo (centrado en un diagnóstico de la gestión pedagógica del establecimiento). Si queremos una prueba que sirva a los fines pedagógicos que todos estamos de acuerdo que necesitamos, debe cambiar su carácter.

Otra de las razones de quienes están en contra de la medida es el hecho, que no se “favorece la reducción de la brecha de inequidad de nuestra educación”, ¿comparte esa opinión?

No la comparto. Lo que se requiere es justamente lo contrario. Lo que necesitamos para disminuir la inequidad de resultados es llevar los recursos precisos a las necesidades exactas. Donde hay más necesidad, aportar más y en justicia con lo que es necesitado. Un subsistema de evaluación formativa, como parte de un sistema de evaluación integral, permite identificar la carencia y simultáneamente orientar a los profesores y al equipo técnico pedagógico hacia la estrategia didáctica más adecuada.  Esto convoca a todo el establecimiento: a sus estudiantes, profesores, administrativos y directivos para comprender juntos el problema y resolverlo para lograr mejoras en el aprendizaje. Esta es la herramienta que queremos poner a disposición de las escuelas y que busca llegar al corazón de la calidad de todos los colegios.

Deja un comentario

Últimos Artículos

9 proyectos de la plataforma Daleprofe donde los docentes quisieron ir más allá

Ver más →

daleProfe invita a profesores a presentar proyectos para buscar financiamiento hasta el 22 de enero

Ver más →

100 años de Fundación Irarrázaval: Encuentros sobre el valor de pertenecer a la RED

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.