Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

May 2021 - Edición 251

Volver a las humanidades

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Nomofobia: La nueva adicción que asecha a los adolescentes

0

¿Ha oído hablar de la Nomofobia? Lo más probable es que no, pero tal vez sí ha sentido un miedo irracional cada vez que olvida su teléfono celular. Una profunda sensación de desconexión lo invade. Eso es justamente la nomofobia, la adicción a los smartphones y la necesidad de permanecer conectado a las redes sociales (Twitter, Whatsapp, Facebook, etc.). Sus efectos pueden ser tan nocivos y graves como el alcoholismo o la drogadicción.


Por Angélica Cabezas Torres

Conversamos con Marc Masip, Director de Desconect@, una iniciativa española que trata a los adictos a celulares y redes sociales (nomófobos) mediante un programa psicoeducativo. Se trata de una organización que también atiende consultas desde Chile a través de su sitio web: www.programadesconecta.com.

¿En qué consiste este fenómeno?

Este término, que deriva de la expresión inglesa «no-mobile-phone phobia», tiene su origen en 2011, a propósito de un estudio realizado en Reino Unido que pretendía plasmar la ansiedad, miedo o nerviosismo que siente la gran mayoría de usuarios de teléfonos móviles a salir de casa sin su dispositivo móvil. O temer que se les agote la batería y quedarse sin cobertura o saldo.

Actualmente existe un abuso del teléfono móvil desmesurado. Empiezo a creer que el celular maneja al ser humano y no al revés. Es ciertamente preocupante, y lo peor, es que puede producir graves problemas en un desarrollo futuro. Los principales daños: disminución del rendimiento escolar y laboral, oscilaciones alarmantes del estado de ánimo y conflictos familiares, entre muchos otros.

¿A quiénes afecta?

Las principales víctimas son los adolescentes, ellos tienen una personalidad mucho más vulnerable y una resistencia inferior ante la presión social.

Entre los adultos de 25 y 40 años existe una conciencia de que abusar del teléfono en determinadas situaciones es inadecuado, aunque siguen haciéndolo. Estamos en el punto más álgido del fenómeno y en breve la conciencia social nos llevará a un uso mucho más responsable.

Los jóvenes han crecido sin dar la cara, afrontando los problemas u adversidades a través de una pantalla. Es más facil expresar cosas si la otra persona no está delante, te da más tiempo de reflexión y puedes enfocarlo de forma más beneficiosa.

¿En qué instante una persona ya es adicta?

En el momento en que tu vida depende del aparato. El 95% de las actividades de ocio son posibles de hacer sin el fono, otra cosa es que seamos capaces. Pero la verdadera necesidad la crea el usuario. Desde Desconect@ trabajamos para un buen uso, creemos firmemente en el avance tecnológico, pero también creemos que su abuso puede crear conflictos de magnitudes inesperadas. Una foto mal enviada, una imagen improcedente colgada en las redes sociales, un mensaje inapropiado, etc., puede marcar el futuro de una persona. Hay que utilizar las nuevas tecnologías de forma correcta.

¿A qué síntomas hay que poner atención?

Cuando le decimos a nuestro hijo, pareja o amigo que deje de pasar el rato con el celular y no lo suelta. Cuando constantemente sentimos la necesidad imperiosa de mirar el teléfono. Cuando lo revisamos, no hay nada, y lo consultamos por si acaso. Cuando dejamos de hacer actividades porque lo he dejado en casa. Cuando conducimos usando o mirando el smartphone. Hay varios síntomas, pero el principal es sentirse vacío, desprotegido, indefenso cuando no tienes el teléfono contigo.

¿Cómo se trata a los nomófobos?

Lo fundamental es el cambio de hábitos. Poner reglas de juego. En el caso de los menores nunca entenderán el por qué, pero debemos hacerles ver que es por su mejora en el futuro. Si no lo llegan a entender, hay que ser firmes. Debemos tener muy presente que en la gran mayoría de casos, los jóvenes abusan del celular por otros problemas subyacentes (familia, amigos, autoestima, dificultad en las relaciones).

En el caso de los adultos, es una cuestión de movimiento social. Hoy damos por supuesto que debemos tener un teléfono inteligente, sino el de al lado nos supera, ya sea en el trabajo, en el grupo de amigos o en el mismo status, y realmente no es así. Estar conectado todo el día no te permite algo tan básico como conectarte contigo mismo, saber quién eres o lo que realmente necesitas para ser feliz.

La nomofobia es un fenómeno en crecimiento en Europa ¿Qué sabes de la situación en Latinoamérica y en Chile en particular?

En Chile el fenómeno está en auge al igual que en Europa y en otros países Latinoamericanos. La Universidad Católica hizo un estudio al pueblo chileno basado en los resultados iniciales encontrados en Reino Unido, concluyendo que a pesar de las diferencias culturales, los ciudadanos de ambos países actúan de manera muy similar. El sentimiento más común de los usuarios recae en sentirse vacío sin el celular.

 

Deja un comentario

Últimos Artículos

¿Cómo enseñar a los jóvenes a amar?

Ver más →

Con gran convocatoria se lleva a cabo seminario Grupo Educar sobre la importancia de la lectura

Ver más →

5 excelentes podcasts de cuentos e historias para leer con los ojos cerrados

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.