Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Mar 2021 - Edición 249

2021 La escuela que viene

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Los hábitos y valores de la Educación Inicial

0

En las últimas décadas, la evidencia de investigación multidisciplinaria ha demostrado que la participación en centros de educación parvularia impacta positivamente sobre el aprendizaje de los niños que asisten a ella. Conversamos con dos expertas, Marcela Pardo del Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) de la Universidad de Chile y Sylvia Langford, creadora del método Langford, que desde hace cinco años se implementa en colegios y jardines infantiles.

Por Marcela Paz Muñoz Illanes

Es un hecho que los programas de educación parvularia bien diseñados producen efectos positivos de largo plazo sobre el desempeño en pruebas de desarrollo (lenguaje, cognición, socioemocionalidad) en los alumnos, además de menores tasas de repetición escolar y de educación especial, y un destacado logro escolar de esos niños.

Asegura Marcela Pardo (MP) que sí es posible medir el efecto de buenos programas de educación inicial en el futuro de esos estudiantes. “Pero además, efectivamente, la asistencia a programas de educación parvularia de buena calidad representa un factor muy potente para reducir brechas de aprendizaje, y cuyos efectos pueden mantenerse incluso hasta la edad adulta. No obstante, esta afirmación requiere varios matices”. 

¿Cuál es el impacto  real de la educación inicial?

—Sylvia Langford: La educación parvularia es la etapa de desarrollo donde los niños adquieren hábitos y valores desde la coherencia de los adultos; es decir, formación humana. A través de este proceso de aprendizaje por modelación, desarrollan diferentes habilidades: sociales, afectivas y cognitivas,  las cuales les permiten tener logros y ser los protagonistas de sus aprendizajes para convivir en armonía con personas, la naturaleza y los animales.  

Los hábitos requieren de un trabajo sistemático por parte del adulto para lograrlo, pero una vez adquiridos nunca se pierden. Ejemplos de estos valores formativos son la autonomía, seguir instrucciones, tomar decisiones, concentración, la voluntad, el respeto, el autocontrol y el entrenamiento (valorizar el trabajo sistemático, máximo esfuerzo y disciplina). De hecho, el resultado de este modelaje sistemático por parte de la educadora será la formación de la estructura valórica de la persona para toda su vida. 

¿De qué forma se producen los efectos de una educación inicial de calidad? 

—MP: En primer lugar, la evidencia más contundente sugiere que los impactos positivos de la educación parvularia son más importantes para los niños que provienen de familias en condiciones de pobreza, o cuyos padres han alcanzado poca educación. 

En segundo lugar, la perdurabilidad de los beneficios de la educación parvularia varía según la edad de los niños y la dimensión de su desarrollo que se considere. Para los niños de hasta dos años de edad, estos beneficios son poco significativos o poco duraderos. Para los niños de entre 3 y 5 años, los efectos que se han demostrado más duraderos son la menor probabilidad de asistir a educación especial y la mayor probabilidad de completar la enseñanza media. En cuanto al desarrollo socioemocional y el rendimiento escolar, la evidencia no es contundente en cuanto a su duración. Respecto al aumento de la inteligencia, la evidencia indica contundentemente que tiende a desvanecerse. 

En tercer lugar, los beneficios de la educación parvularia varían en su magnitud dependiendo de las características del programa de que se trate. Son los programas de alta calidad (están a cargo de educadoras de párvulos profesionales, cuentan con currículum cuidadosamente elaborado, y tienen pocos niños por adulto en el aula), los que implican un mayor tiempo de intervención (al menos 2,5 horas diarias, aproximadamente) y los que se extienden hasta la educación básica los que han mostrado los efectos más importantes. Más aún, se ha revelado que los programas de baja calidad pueden ser perjudiciales para el desarrollo de los niños. 

Asegura Marcela Pardo que, de todas maneras,  es infundado asumir que la asistencia a cualquier programa de educación parvularia puede producir efectos positivos de duración indefinida sobre los niños, en especial si después estos asisten a escuelas de baja calidad”. 

¿Qué costos tendrá para los alumnos el retraso en el ingreso del sector a la carrera docente? 

—MP: La incorporación de las educadoras de párvulos en la carrera docente es una noticia muy positiva, pues estas profesionales han carecido históricamente de este tipo de protección laboral en nuestro país. Esta iniciativa permitirá reparar la gran precariedad en que una gran proporción de ellas se desempeña. 

Ciertamente, estas profesionales, agregadamente, son las que reciben las más bajas remuneraciones de todo el espectro profesional en Chile, ubicándose debajo de los profesores de educación básica y también de algunos oficios de nivel técnico, por ejemplo. Asimismo, las educadoras de párvulos tampoco cuentan con una carrera profesional que regule las distintas fases de su trayectoria, así como la estabilidad laboral y las condiciones en que ejercen su labor educativa. 

Más allá del impacto individual sobre cada educadora de párvulos, la precariedad laboral tiene también un efecto negativo para la profesión en su conjunto, pues merma su atractivo y, como consecuencia, inhibe el ingreso de nuevos miembros y la permanencia a lo largo de la trayectoria profesional. Avanzar hacia la incorporación de las educadoras de párvulos en la carrera docente supone comenzar a aplicar iguales exigencias normativas a la muy fragmentada institucionalidad de la provisión; es decir, de las instituciones empleadoras (las que incluyen a Junji, Fundación Integra, centros Vía Transferencia de Fondos de Junji, centros con Administración Delegada de Fundación Integra, establecimientos municipales, establecimientos particulares subvencionados y establecimientos particulares pagados). Hasta el día de hoy, estas instituciones se han regido por una normativa muy diversa, dificultando la capacidad para abordarlas como un sistema único. 

Por lo tanto, lo importante es que este encomiable esfuerzo permita que el conjunto de las educadoras de párvulos pueda acogerse a la carrera docente, con independencia de la institución donde se desempeñan.

Deja un comentario

Últimos Artículos

Cómo retomar rutinas y regreso a clases presenciales tras la pandemia

Ver más →

Mindfulness: más allá de una tendencia, una clave para educar en pandemia

Ver más →

Cinco charlas TED para expandir tu mente y enseñar de forma diferente

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.