Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2020 - Edición 244

Tecnologías ¿De enemigas a aliadas?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

“La educación gratuita es una aspiración legítima”

0

Juan Manuel Zolezzi, Rector de la Universidad de Santiago de Chile (Usach) y vicepresidente ejecutivo del Consejo de Rectores, es originario de la ciudad de Valdivia, vivió allí hasta el tercer año de Universidad, junto a sus padres y hermanos. Proviene de una familia profundamente católica, su educación primaria la realizó en el Instituto Salesiano, un colegio particular al que accedía gracias al trabajo que realizaba su padre en labores de contabilidad después de su jornada habitual en el Banco Valdivia. “Mi educación fue buena”, reconoce.


Por Angélica Cabezas T.

Sus estudios universitarios los realizó en la Universidad Técnica del Estado (UTE) Valdivia ¿Qué recuerdos tiene de esa época?

Bonitos recuerdos. Estuve hasta tercer año en Valdivia, después me vine a Santiago a terminar ingeniería civil. Estudié electrónica y era algo novedoso para la época, además yo era bien bueno para las matemáticas, así que me iba bien.

¿Qué siente al estar a la cabeza de la USACH?

Para mí es un trabajo muy importante. Siempre cuando asumo las cosas lo hago con corazón y he dejado los pies por la Universidad de Santiago, pero lo haría en cualquier trabajo que asumiera. Obviamente hay un cariño especial por los resultados: a la universidad le ha ido bien, hemos avanzado bastante, también hemos estado en la polémica, pero es parte de lo que a uno le corresponde hacer en un momento determinado.

Usted proviene de una familia de esfuerzo. Eran seis hermanos, y sus padres no eran profesionales, sin embargo accedieron a una buena educación ¿Cómo recuerda esa etapa de su vida?

Mis padres siendo personas que no eran profesionales tenían un desafío muy claro que era la salud, alimentación y educación, y se la jugaron por eso. Mi papá trabajaba en el Banco Valdivia de esa época y mi mamá nos cuidaba. Llegó un momento en que estábamos cinco hermanos en la universidad, existía el arancel diferenciado, así que pagábamos muy poco, pero había un tremendo esfuerzo por los libros, en esa época no había fotocopiadora. Después yo y otro hermano nos vinimos a estudiar a Santiago y ahí las cosas ya eran bastante más complicadas. Mis padres con mucho esfuerzo y dedicación nos dieron lo mejor que pudieron.

¿Y hoy cree que todos los jóvenes chilenos tienen derecho a tener acceso a una educación de calidad sin importar su condición económica?

Sí, antes los que llegábamos a la universidad éramos una elite y a pesar de eso no pagábamos. Fuimos privilegiados, la masa estudiantil en esa época estaría compuesta por unos 50 mil alumnos en todo Chile y, obviamente, podían estudiar los que tenían más recursos y eso es malo para un país. Un país necesita gente que se eduque porque eso lleva a mejores soluciones de desarrollo. Hoy que existen las posibilidades y los medios, yo comparto la idea que tiene que existir una educación ojalá universal, que sea un derecho. Si la persona tienen talento, nada debe impedir que pueda desarrollar en pleno sus capacidades. Chile no se puede dar el lujo de perder a sus talentos.

Defina los siguientes conceptos:

  • PSU: Una prueba como cualquier otra.
  • Movimiento estudiantil: Tuvo un gran impacto en 2011, pero hoy está un poco desorientado.
  • Usach: Una muy buena universidad.
  • Consejo de Rectores: Una entidad que está tratando de luchar por ser cada día mejor.
  • Educación gratuita: Una aspiración legítima.

 

 

 

Deja un comentario

Últimos Artículos

Películas y documentales para viajar por Chile

Ver más →

Panoramas para un dieciocho diferente

Ver más →

Finaliza taller de contabilidad para profesores

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.