Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2020 - Edición 244

Tecnologías ¿De enemigas a aliadas?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Felipe Lecannelier, psicólogo: “Mientras más proactivos sean los colegios, más confianza va a tener el niño”

0

El bullying siempre ha existido, la gran diferencia radica en que hoy se le ha ido dando la debida importancia. La ley anti-bullying es un gran paso en este sentido. Sin embargo, son muchos los colegios que aún no saben qué hacer o cómo tratar este tema.


 

Con este objetivo hablamos con Felipe Lecannelier, director del Centro de Estudios Evolutivos e Intervención en el niño de la Universidad del Desarrollo, quien nos dio tips y estrategias para que tanto el colegio, como los profesores puedan enfrentar la violencia dentro de los establecimientos de una mejor manera.

¿Por qué el bullying se ha vuelto un tema tan relevante en el último tiempo?

Creo que lo que se ha dado con el bullying, se ha dado con el abuso sexual y el maltrato, con todos los daños a la infancia que implican. Aquí en Chile, se empezó a hablar de bullying por el suicidio de una niña en Iquique, entonces se comenzó a investigar. Ahora, se ha vuelto importante porque la gente se ha dado cuenta de que es altamente frecuente y tiene consecuencias tremendamente perjudiciales, tanto para los agresores como para las víctimas. Ha sido un proceso de tomar conciencia de una situación que se consideraba normal y típica, a otra que es una preocupación más grave.

¿Qué pueden hacer los colegios frente a este tema?

Sabemos que lo mejor es aplicar un modelo preventivo en todo el colegio. Esto significa que, como parte del clima del establecimiento, tiene que existir un programa preventivo anti-bullying que incluye:  

  • Tomar conciencia.
  • Lanzar una campaña anti-bullying.
  • Capacitar a los profesores para trabajar el tema dentro de la sala de clases.
  • Capacitar a los profesores e inspectores para que aprendan a manejar espacios abiertos.
  • Evaluar el sistema.
  • Establecer un método que permita intervenir en situaciones de bullying.

Los sistemas que más funcionan es donde los colegios se hacen cargo del problema. Es decir, trabajan el tema durante todo el año y en todos los niveles, como algo constante para prevenir esta situación. Desafortunadamente lo que se ha visto es que eso por ahora está bastante lejos de hacerse en Chile.

De todos los puntos detallados ¿cuál es el que menos se lleva a cabo en Chile?

Con la ley anti-bullying los colegios están obligados a tener una especie de consejo escolar y un encargado de convivencia. Entonces, la idea es que las acciones se centren en esa persona. Pero de ahí a que el encargado implemente todo el programa, es mucho más difícil de llevar a cabo. En general, lo que se hace en los establecimientos son ciertas acciones aisladas, como charlas o implementar algún tipo de sistema preventivo, pero esto debe ser mucho más coherente, continuado, es necesario hacer diferente tipos de acciones, y eso es más complicado.

¿Cómo se puede identificar a un niño que ha sido maltratado en su casa para que después no se vuelva un potencial abusador?

Lo importante es contar con una especie de catastro acerca de cuáles son los niños más agresivos del colegio y obviamente, tratar de identificar qué pasa con ellos. Lo complicado es que muchos alumnos no quieren contar quién es el agresor. La efectividad está relacionada con establecer un sistema de identificación temprana o previa de los abusadores, lo que puede conseguir a través de información anónima.

¿Cuál es el rol de los profesores en estos casos?

Tiene que haber un cambio de conciencia paulatino, donde ellos se preocupen por el niño en forma integral, estableciendo una buena relación emocional con los alumnos. De hecho, se ha visto que eso también influye positivamente en su rendimiento.

¿De qué manera se puede ayudar a la víctima?

La mejor ayuda es: –

Tratar de detectar qué niños están siendo víctimas. Hay una serie de estudios que muestran que los que permanecen más aislados y tienen pocos amigos, son más propensos a sufrir bullying. Lo mejor es darle apoyo dentro y fuera del colegio. Lo peor que se ha visto es cuando la víctima cuenta su problema y le invalidan eso que relató, diciéndole que no fue tan grave, que no se preocupe. Eso es muy malo, porque el niño deja de confiar en los adultos.

¿Qué debería hacer un colegio?

Tomar cartas en el asunto e implementar una serie de etapas, de evaluación, de trabajo en la sala de clases, recreos, lanzamiento de la campaña, trabajo con profesores… de manera de prevenir el bullying. Algo muy sistémico. Es la totalidad –que aborda muchos ámbitos- lo que hace efectivo el programa, porque muchas veces se toman solo algunas medidas y eso no es tan eficaz.

¿Cómo lograr que la víctima se sienta en un ambiente seguro y pueda denunciar?

El sistema preventivo te permite eso. Si el mensaje del colegio es que todos trabajamos para que no haya acoso escolar o bullying, entonces el niño se sentirá con más confianza para contar que sufrió una agresión, pues sabe que lo van a tomar en cuenta, van a llamar a los papás, etc. O sea, mientras más proactivos sean los colegios, más confianza va a tener el niño.

Pero ¿si no existe este sistema preventivo?

Bueno, para eso está la nueva ley y el encargado de convivencia escolar, quien posee las herramientas para enfrentar esta situación.

Si un profesor se da cuenta de que un niño está siendo victimizado ¿es una buena medida que se acerque a él?

En la mayoría de los sistemas preventivos existentes, se capacita a los profesores para que aprendan a acercarse a las potenciales víctimas, conversándoles, porque los niños no lo van hacer de forma espontánea. Es importante investigar el tema de los baños, patios, gimnasios, donde se sabe que hay mucho bullying. Es preciso que siempre haya gente ahí monitoreando.

Al detectar una agresión ¿cuál es la mejor manera de enfrentarla?

La mejor manera es detenerla, pero después hablarlo con el encargado de convivencia escolar. Sabemos que es muy negativo enfrentar a la víctima con el victimario, eso aumenta más la violencia, o cuando los profesores hacen consejo de curso para hablar del tema. Para eso está el encargado de convivencia escolar y él con su consejo debieran hacerse cargo del problema.

¿Cómo detectar a un alumno que está siendo victimizado?

Los niños que son víctimas cambian completamente. A veces, tienen problemas para comer, para dormir, están más irritables. Ya no quieren ir al colegio ni juntarse con nadie, dejan de tener interacciones sociales.

Entonces, un profesor debería ser capaz de detectar esto ¿no?

Debería, pero no sucede. Ese es el problema que existe ahora, que no se vive en la conciencia del bullying.

Deja un comentario

Últimos Artículos

Enseñando en motocicleta por La Tirana

Ver más →

Mineduc mapea a los posibles desertores escolares

Ver más →

Películas y documentales para viajar por Chile

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.