Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2020 - Edición 244

Tecnologías ¿De enemigas a aliadas?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

El ranking de notas desde dos perspectivas

Conversamos con el vicepresidente del Cruch, Juan Manuel Zolezzi y Loreto Cox, asesora del Ministerio de Educación.

Según el vicepresidente del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (Cruch), Juan Manuel Zolezzi, la implementación del ranking busca premiar a los mejores estudiantes, sin perjudicar a los que están bajo el promedio de su curso. Por otra parte, Loreto Cox, asesora del Ministerio de Educación señala que la fórmula “no asegura que se vaya a cumplir con el objetivo de mejorar la inclusión y la equidad en el acceso de los alumnos.”

El ranking permitirá que se le asigne un puntaje al lugar que ocupan los alumnos en su propio establecimiento ¿Será posible con esta medida acabar con la inequidad del punto de vista del conocimiento y de la calidad de la enseñanza que traen los estudiantes?. Para responder a las interrogantes que surgen bajo a este tema, fuimos en busca de la voz del Ministerio de Educación, nos contestó la asesora, Loreto Cox y el vicepresidente ejecutivo del Cruch y rector de la Usach, Juan Manuel Zolezzi.

Para Loreto Cox, el acceso a la educación superior hoy no es equitativo y resulta urgente introducir medidas de largo y de corto plazo que apunten a igualar las posibilidades de los jóvenes de todos los orígenes socioeconómicos de llegar a ella. En este contexto, el Ministerio de Educación valora el esfuerzo del Consejo de Rectores por buscar nuevos instrumentos de selección universitaria que apunten en esa dirección.

La inclusión del ranking en los criterios de admisión puede ser un gran aporte, dado que el buen rendimiento relativo suele ser señal de habilidades tanto cognitivas como no cognitivas y, a diferencia de la PSU, no está correlacionado con el origen socioeconómico. Sin embargo, la fórmula propuesta por el Cruch no asegura que se vaya a cumplir con el objetivo de mejorar la inclusión y la equidad en el acceso. La medida compara las notas del alumno no con las de su curso, sino con las de las tres generaciones anteriores, lo que es ciertamente positivo, pues reduce la competencia entre compañeros y resguarda así la convivencia escolar. No obstante, tal como ha sido planteada, la fórmula depende del promedio de notas del colegio y de la diferencia entre la nota máxima y dicho promedio”, recalca la asesora del Mineduc.

Por otra parte, Juan Manuel Zolezzi, asegura que el ranking aprobado este año por el Cruch representa una “bonificación” a los estudiantes que tienen las mejores notas sobre el promedio del establecimiento. Por otra parte, los puntajes de la PSU se relacionan directamente con el nivel socioeconómico de las familias, en cambio esta bonificación busca eliminar esta segregación.

Las críticas, sin embargo no se han hecho esperar. Pareciera que a los jóvenes no les parece razonable que se le cambien las condiciones del juego cinco meses antes de proceso de admisión. ¿Qué les parecen estas detracciones?

Loreto Cox: No nos parece pertinente que a cuatro meses de que los jóvenes rindan la PSU y termine el año escolar estemos hablando de modificaciones profundas, que implican cambios en las reglas del juego. Se requiere avisar a los jóvenes con anticipación. En ningún país ha sucedido que se cambien las reglas de postulación en el mismo año en que los estudiantes postulan.

Por un lado, se requiere tiempo para realizar una evaluación en detalle de la fórmula propuesta y de sus posibles efectos. Además, considerando que en el sistema de admisión chileno los estudiantes compiten por un cupo en base a su puntaje y que este cambio puede generar diferencias importantes, se necesita una difusión adecuada para los alumnos y sus familias, tarea en la que el Ministerio podría colaborar, pero con tiempo.

Juan Manuel Zolezzi: Todos los años las Universidades definen las ponderaciones de las pruebas de Selección Universitaria (entre septiembre y octubre). Por lo anterior, podemos señalar que siempre hay un grado de incertidumbre en cuanto a las ponderaciones que asignan las casas de estudio. Por otra parte, en enero del presente año, como vicepresidente del Cruch, anuncié que se iban a incorporar modificaciones al Proceso de Admisión del año 2013.

Otra de las críticas que han aparecido es el hecho que «dos estudiantes, con la misma nota y en la misma posición relativa en su establecimiento, pueden tener una bonificación distinta dependiendo del nivel académico del colegio».

Loreto Cox: Tal como ha sido planteada, la fórmula de ranking PSU depende del promedio de notas del colegio y de la diferencia entre la nota máxima y dicho promedio. Esto conduce a que dos alumnos de distintos establecimientos, que están en la misma posición relativa de su curso y tienen igual nota, puedan tener diferencias en su puntaje ranking hasta por 150 puntos, hecho que resulta injustificable. La medida propuesta conduce, además, a que establecimientos con mayores notas y menor dispersión se vean beneficiados. Como no hay investigación empírica sobre esta definición particular de la fórmula, es difícil conocer sus efectos. Pero, por ejemplo, hay muchos liceos municipales con bajas notas y alta dispersión, y colegios particulares pagados con altos promedios y baja dispersión. De hecho, nuestras estimaciones indican que algunos de los establecimientos más caros de Chile podrían estar entre los más beneficiados. En suma, en varios casos los efectos podrían ser distintos a los deseados.

Juan Manuel Zolezzi: Efectivamente, estos casos se pueden dar. Debido a que no todos los colegios tienen la misma distribución de notas. Esto se soluciona con una función ranking y no una bonificación, lo que esperamos se pueda corregir el próximo año.

Los aspectos positivos que tiene la incorporación del ranking en la promoción de un sistema más justo y equitativo hacen prioritaria la aplicación de esta medida para este periodo de admisión. No obstante, en el futuro se le podrían hacer mejoras, como aumentar la reducida ponderación que tiene ahora y hacer cambios en la fórmula. ¿Qué otras medidas se podrían incorporar?

Juan Manuel Zolezzi: Por ejemplo, usar una función ranking, que ponga en igualdad de posición a todos los Liceos del País. Además, como Consejo de Rectores, estamos atentos a los resultados que entregue la evaluación internacional de la PSU, con el fin de seguir perfeccionando los mecanismos de acceso a la Educación Superior.

Otra medida, es considerar todos los colegios donde el alumno realizó sus cursos de Enseñanza Media y no solo el establecimiento de egreso.

También se le critica al ranking el hecho de provocar un “Incentivo a la inflación de notas y cambios de colegios”. ¿Está de acuerdo con esas críticas?

Loreto Cox: La metodología propuesta para calcular el puntaje de ranking introduce incentivos que podrían mover tanto a los colegios como a los estudiantes a adoptar conductas estratégicas que no necesariamente están ligadas a un mejor aprendizaje.

Un establecimiento podría subir los promedios de sus alumnos y reducir las diferencias entre ellos, con el fin de obtener puntajes promedio más altos. Por otro lado, los estudiantes podrían querer cambiarse a establecimientos con promedios más bajos, con el fin de mejorar sus condiciones de postulación (existe evidencia de que así sucedió en Texas tras la incorporación de una política de ranking). Esto no solo no es deseable desde el punto de vista de la calidad de la educación, sino que tampoco apunta hacia los efectos deseados en términos de equidad.

Juan Manuel Zolezzi: Respecto de la inflación de notas, considerando que se usan los promedios de los 3 años anteriores y que el cálculo es sobre el NEM del establecimiento, podemos inferir que la inflación de notas tendrá un efecto marginal.

Sobre el cambio de Liceo, estas prácticas siempre pueden ocurrir, pero debieran ser poco significativas. Hoy existen establecimientos que en tercero y cuarto medio se dedican a practicar la PSU para que sus alumnos mejoren los puntajes, medida que implica que alumnos que no se encuentran preparados para rendir la prueba o no cuentan con los recursos para pagar un preuniversitario, se cambien de Liceo.

Deja un comentario

Últimos Artículos

Enseñando en motocicleta por La Tirana

Ver más →

Mineduc mapea a los posibles desertores escolares

Ver más →

Películas y documentales para viajar por Chile

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.