Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2020 - Edición 244

Tecnologías ¿De enemigas a aliadas?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

“El bullying sí afecta el rendimiento escolar de los alumnos”

0

Un estudios realizado por la Universidad Diego Portales, destaca el efecto que provoca la intimidación en el aprendizaje escolar.


 

¿Sabías que el acoso escolar o bullying influye en el rendimiento de los alumnos? Lo que era un rumor a voces, ahora se comprobó gracias a la investigación “Influencia de la Intimidación y la Relación profesor-estudiante sobre el rendimiento en PISA 2009: un estudio multinivel”, realizado por académicas de las Facultades de Psicología e Ingeniería de la Universidad Diego Portales.

Una de sus investigadoras, M. Isabel Toledo, quien es académica de la Facultad de Psicología de ese departamento señaló que “efectivamente un alumno que sufre de bullying no solamente disminuye sus ganas de asistir a su colegio, sino que además, se ve afectado en su rendimiento escolar”.

Para realizar el trabajo utilizaron como base los resultados nacionales de la prueba Pisa 2009, e indagaron cómo se relacionaba el nivel de intimidación declarado por los directores de 30 colegios de Santiago (públicos, privados y particular-subvencionados) con el rendimiento general que presentaban sus alumnos en los ramos de Matemática y Lenguaje.

Pese a que se demostró que si bien el estudio no relaciona el aprendizaje de Matemática, cuando existe un alto nivel de intimidación se ven afectadas las asignaturas que se relacionan con las áreas sociales. Tienden a volverse “más difíciles y menos comprensibles para los estudiantes”.

¿Por qué?

El fenómeno de la intimidación es relacional. Si estamos en presencia de “intimidación escolar”, las formas en que se vinculan los alumnos están afectadas y por tanto, también sus conductas. Lo mismo sucede con su autoestima y empiezan a desencadenarse enfermedades psicosomáticas en los alumnos, como colon irritable, por ejemplo.

Al ocurrir esta situación, obviamente se perjudica el rendimiento de los estudiantes. El estudio observó particularmente qué ocurre en la asignatura de Lenguaje. De hecho, los niños son los actores del proceso de aprendizaje y obviamente en Lenguaje, que busca fortalecer los niveles de comunicación, argumentación y racionalidad, si existe intimidación en ese curso, baja su rendimiento.

Mientras en el estudio PISA más del 30% de los directores entrevistados en 2009 afirmaron que no había “bullying” al interior de sus establecimientos, el proyecto identificó que el 100% de los estudiantes -de los mismos colegios entrevistados por PISA- reconocían la existencia de agresión o “algún grado de violencia escolar” dentro de sus aulas.

Muchos de los profesores niegan que exista bullying o acoso escolar en su sala de clases. ¿Qué dice el estudio al respecto?

Las investigaciones arrojaron que en todos los cursos existe intimidación. Decir lo contrario, es desconocer una realidad. Por ello los profesores deben estar atentos a la forma cómo se forman los grupos de amigos en su sala, cómo se relacionan y realizan los distintos juegos y actividades.

Existen alumnos que se van a la biblioteca, o se quedan en la sala de clases a la hora del recreo, o buscan excusas para ayudar al profesor, mientras el resto está en el patio. Ojo con aquellos estudiantes porque pueden convertirse en potenciales víctimas.

¿Qué señalan las investigaciones sobre la forma de frenar el bullying cuando ya se ha instaurado?

Que hayan manuales de convivencia puede ser una buena alternativa. Es necesario que el profesor ponga límites, pero lo esencial es tener en cuenta que los castigos no funcionan y no cumplen con el objetivo de mejorar un cierto comportamiento en los estudiantes.

Se deben revisar las razones de por qué se llegó a ese nivel de agresividad, ver qué está sucediendo en esa familia, y buscar la forma de entregar a ese niño el mayor cariño posible. De esta forma es más factible bajar los niveles de agresividad al interior de la sala de clases.

Lo importante, asegura la experta, es enseñar a los alumnos a respetar la diversidad entre los compañeros, aprender a querer a cada uno en particular. Pero ojo “el establecimiento y la comunidad escolar deben hacerse cargo de las víctimas y de los victimarios”.

¿Cómo influye en el aprendizaje la intervención del profesor para frenar esta problemática?

Los aprendizajes son acumulativos, por ende, si se logra intervenir, mitigar o acabar con la intimidación al interior del aula, ciertamente se producirán mejoras con el rendimiento de esos alumnos. Pero no se debe olvidar que la comunidad escolar debe prestar necesariamente apoyo psicológico para las víctimas y victimarios del acoso escolar.

Deja un comentario

Últimos Artículos

Exitoso seminario de deserción escolar

Ver más →

Conéctate con la naturaleza con estas Apps

Ver más →

Enseñando en motocicleta por La Tirana

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.