Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

May 2024 - Edición 282

Zoom a la educación TP en el mundo

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Educación Técnica en Chile: ¿Estancada o en vías de progreso?

Según los últimos datos emitidos por la Sociedad de Fomento Fabril (SOFOFA), ahora más que nunca se necesita con urgencia más y mejores técnicos.

Probablemente la clave está en mejorar la relación entre los liceos técnicos profesionales y la industria, por ejemplo, por medio de la formación dual. Más que un tema de recursos, se trata de un trabajo de gestión educativa, coinciden los expertos.

Parece algo ilógico, pero en la actualidad, sólo uno de cada tres estudiantes titulados es técnico. Una cifra bastante baja, sobre todo si nos comparamos con los países desarrollados, en que en promedio existen de tres a cuatro técnicos por un profesional. Lo importante -dicen los expertos- es suplir la carencia de cerca de 600.000 técnicos, al menos para el año 2020.
 
Llama la atención, eso sí, que las cosas no han mejorado mucho. Desde hace años el mercado y las empresas reclaman por ese déficit, pero, ¿por qué es ahora más urgente que nunca dar una giro radical? Le preguntamos al Secretario Ejecutivo de Educación Técnico Profesional del Mindeuc, Alejandro Weinstein: ‘quizás ahora -más que nunca- es urgente contar con mano de obra especializada. La economía actual requiere de más y mejores técnicos. Por ejemplo, cuando hablamos de agricultura y vitivinicultura, necesitamos personas capacitadas en habilidades mucho más específicas. Ya no se trata solamente de técnicas básicas, sino que los procesos productivos son actualmente muchos más complejos’.
 
La buena noticia, sin embargo, es que ahora, a diferencia del pasado, las carreras técnicas son más valoradas y la empleabilidad que alcanzan sus egresados es más alta que en las especialidades Científico-Humanistas (86,6% de los estudiantes de estos centros está trabajando al primer año de egreso frente al 83.6% del promedio de los universitarios).

Articulación y vínculos empresariales.

Con esos datos, pero además, con el hecho de que el número de estudiantes matriculados en Educación Técnica -ya sea en Centros de Formación Técnica (CFT) o en Institutos Profesionales (IP)- supera a los estudiantes de universidades públicas y privadas, el Mineduc diseñó un plan estratégico, para así cumplir con una importante meta: para el año 2020, dos técnicos por cada tres profesionales.

Actualmente, cuenta Weinstein, están todas las energías dirigidas a ‘fortalecer el vínculo de los liceos técnicos profesionales con las empresas productivas regionales, nacionales o locales con nichos específicos. De esa manera se consigue conocer con exactitud las necesidades reales del sector y de paso, generar un cien por ciento de empleabilidad de los jóvenes’.

De hecho, cuando se logra conectar con la empresa, muchos de los problemas que tienen los liceos, como por ejemplo de equipamiento y capacitación de los docentes, se solucionan, porque es el empleador quien participa activamente en el proceso, exigiendo que se mejoren esos aspectos.

En paralelo a este trabajo, en diciembre del año pasado se reunió el Consejo de Rectores de Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica, integrado por las 10 instituciones más grandes, que agrupan el 82% de la matrícula. Uno de los temas que se buscó zanjar en dicho encuentro fue justamente la alta tasa de deserción que tienen los alumnos de carreras técnicas. Según Weinstein: ‘alcanza en promedio a más del 40%. Ello significa que, cuatro de cada diez alumnos que ingresan a la educación técnico-profesional, no finalizan y desertan en el camino’.

‘En ese sentido, el Ministerio entrega fondos a las instituciones para que elaboren planes que reduzcan esa merma. Por ejemplo, los establecimientos pueden presentar planes que incluyan centros de apoyo a los alumnos, asesorías con un equipo multidisciplinario, que incluya profesionales que apoyen a los estudiantes’.
 
Formación Dual

Para José Luis Sepúlveda, Director de Micalvi (iniciativa privada de emprendimiento e innovación en la formación técnica) quien además, dirigió la gestión de los cinco Liceos Técnico Profesionales administrados por SOFOFA (4.500 alumnos y 300 profesores) y gestionó la Agenda Pro-Crecimiento II, ‘la formación técnica en Chile, no pasa por un tema de recursos, sino más bien, por buscar un trabajo sistemático y generar un apoyo continúo entre los establecimientos y el sector productivo’.

Cuenta que a diferencia del resto del sistema educativo, ‘si se logra una buena relación con la empresa, se produce un ajuste muy rápido, es decir, si ellos visualizan que necesita más técnicos en el sector minero, al estar en contacto con el establecimiento ese requerimiento es atendido en forma más rápida.’

Por otra parte, Weinstein agrega que una manera de generar ese vínculo ‘es por medio de la creación de los consejos empresariales y polos productivos asociados a los liceos. Ello nos permite desarrollar con éxito nuestro objetivo: generar un vínculo virtuoso, ya que los jóvenes se sienten felices y realizados, y ven en el liceo una proyección a su futuro laboral’. Esa proyección es clave, porque los CFT e IP se han vuelto una opción mucho más atractiva para los jóvenes; ofrecen carreras más cortas, que duran entre 5 y 7 semestres, a diferencia de los 10 a 14 de una universitaria.

Otra forma de mejorar ese acercamiento es, dijo Sepúlveda, potenciando aún más la formación dual, ya que ‘en la Educación Técnica la empresa es una socio natural. Por ello, es urgente buscar mecanismos que nos permitan acercarnos al mundo laboral’. A través de esa modalidad (en que los alumnos de III y IV Medio de los liceos técnicos, pasan una semana es sus salas y una semana en el trabajo; o tres días en la escuela y dos en las industrias) se logra formar a técnicos ‘de acuerdo a las necesidades de la empresa y a su propia medida. Pero lo más importante: en muy poco tiempo’.
 
Cómo formar más y mejores técnicos
En la práctica, actualmente son cerca de 10.000 empresas en Chile que operan bajo el sistema de formación dual, y a juicio de Sepúlveda, la cifra debiese llegar a 20.000 en cinco años. Lo que significa pasar de 25.000 a 50.000 alumnos de liceos técnicos en el mismo período de tiempo.
 
¿Cómo se puede lograr?: ‘es clave, cumplir cada uno de estos requisitos, porque nos permiten mejorar la capacidad de ajuste liceo-empresa de una forma mucho más adecuada:

  • Formar Consejos Asesores Empresariales.
  • Tener claves o acuerdos con el sector productivo, aunque se trate de pequeñas o medianas empresas.
  • Respecto a los Liceos Técnicos Profesionales: buscar que en III y IV Medio la malla curricular incluya contenidos que sean más atingentes a las necesidades que demanda el mercado. Es decir, que el alumno venga preparado en: conocimientos propios de su especialidad, cálculo matemático básico, comprensión lectora, habilidades sociales y se le enseñen capacidades de emprender y aprender’.

 
Liceos técnicos de excelencia

Otro de los programas estrella del Ministerio ha sido la creación de 60 liceos bicentenario de excelencia académica en todo el país. Cuatro de ellos, son técnicos, porque según Alan Wilkins, Coordinador del programa en el Mineduc, ‘estamos impulsando proyectos muy conectados con las empresas que generan mayor empleo en sus zonas, por ejemplo en el área minera, agrícola y vitivinícola’. Esos liceos van a trabajar con empresas importantes del sector, como por ejemplo, Casa Silva, Fundación Educacional Collahuasi que busca crear el primer ‘Liceo de Alta Minería’ en el país, y Angloamerican, entre otras.

Cuenta Wilkins, que a todos los liceos bicentenarios, se les ‘exige profundidad de contenidos, más que abarcar mucha cantidad de materias. Se trata de un proceso de nivelación que dura cerca de tres a cuatro meses.’
¿Cómo lo logran? ‘Creamos un equipo de trabajo integrado por profesores de aula del más alto nivel, que apoyan a sus pares en los liceos bicentenarios. Y además, transformamos la sala de clases en un lugar sagrado; no puede existir ningún tipo de interrupción’.

El futuro de la educación técnica en Chile: Tres miradas diferentes
 
Ministro de Educación, Felipe Bulnes:

‘Tenemos que desarrollar más la formación técnica, que es la que acoge al 44% de los estudiantes de enseñanza media. Por ello, en 2012 se aumentarán en 22% los fondos para equipamiento de los liceos que imparten esta enseñanza, se reforzará el perfeccionamiento de los docentes, se actualizarán los planes curriculares y se crearán alianzas entre estos liceos y el mundo productivo.

En total se dispone un aumento de US$ 46 millones’.
Pero además, se anunciaron algunos cambios importantes para el sector, como por ejemplo: la creación de la Subsecretaría de Educación Superior cuyo objetivo será fortalecer la comunicación entre este sector y el gobierno, y la entrega de más becas para los mejores alumnos de colegios municipales y particulares subvencionados que opten por carreras técnicas. Actualmente sólo existe para ellos, la Beca Nuevo Milenio, la cual será incrementada de 70.000 a 100.000 para el proceso de admisión 2013. Además, se creará una Beca de Excelencia que está destinada a cubrir el arancel de los estudiantes.
 
José Luis Sepúlveda, dirigió la gestión de los cinco Liceos Técnico Profesionales administrados por SOFOFA (4.500 alumnos y 300 profesores) y gestionó la Agenda Pro-Crecimiento II:

Según la OECD, en el informe sobre educación en Chile ‘gran parte del sector industrial, donde debería haber una demanda significativa de egresados de la enseñanza técnico profesional, está compuesta de pequeñas compañías de baja tecnología con una fuerza laboral de destrezas limitadas y no calificadas.

Para el futuro, la misma institución recomienda: ‘que las Municipalidades, Ministerio de Educación y la Industria debieran acordar indicadores de desempeño para los establecimientos técnicos profesionales. Ej: empleabilidad de sus egresados. Y respecto del Gobierno: (Ministerio del Trabajo o Ministerio de Educación) debiera considerar el uso de las instalaciones de los establecimientos técnicos profesionales para ofrecer cursos vespertinos a los trabajadores de la industria’.
 
Alejandro Weinstein, Secretario Ejecutivo Técnico Profesional del Ministerio de Educación:

‘Vamos por el camino correcto, La tendencia nos muestra que el número de técnicos ha ido en aumento. En el año 2006, por ejemplo, el crédito con aval del estado se pudo aplicar en los Centros de Formación Técnica. Sirvió porque permitió a los estudiantes contar con mejores opciones para elegir.

Sin embargo, para evitar que en el futuro exista un exceso de técnicos que no cuenten con empleo, creemos que es muy importante contar con una estrecha vinculación con el sector productivo, para así conocer con exactitud dónde se necesitan realmente los técnicos. En segundo lugar, de acuerdo a todos los estándares internacionales, la probabilidad de un sobre poblamiento es lejana. En tercer lugar, debiese suceder que cada empleado esté formado en el trabajo que está realizando actualmente: que el carnicero haya estudiado para carnicero como sucede en Alemania’.

Deja un comentario

Últimos Artículos

Generado puentes con Corporación La Esperanza

Ver más →

Colegio y Empresa: fructífera jornada de trabajo en La Protectora de la Infancia

Ver más →

Día de los patrimonios: algunas ideas para aprovechar este fin de semana

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.