Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2022 - Edicion 266

La vocación docente inclina la balanza

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Dos prácticas para disminuir el estrés

Cada día suceden cosas que nos gatillan frustración, rabia o pena. Enseñar a los niños y adolescentes a mirar esas situaciones en perspectiva les ayuda a no sufrir o estresarse más de la cuenta y poder dar vuelta la página. 

Por: Luz Edwards
Dos prácticas para disminuir el estrés

Gracias a la neurociencia sabemos que los seres humanos nos ponemos en “modo huida” más de lo necesario: interpretamos como amenazas enormes cosas que, en realidad, no son tan graves para nuestra integridad. 

¿De dónde viene esa exageración? Viene de la época de las cavernas donde era necesario espantarnos y correr si veíamos un animal salvaje. Hoy en día pocas veces enfrentamos peligros de vida o muerte, pero nos llenamos del mismo miedo o angustia ante los problemas. Y el miedo no es funcional. Nos paraliza y gatilla una cascada de pensamientos y emociones que no nos dejan levantar la vista.

El programa Greater Good in Action de la Universidad de California entrega prácticas con base científica para lograr, poco a poco, habituarnos a darle a los problemas la importancia justa, sin estresarnos más de la cuenta. Aquí, dos ejemplos simples para la resiliencia ante el estrés.

 

Diario de gratitud
Tiempo requerido: 15 minutos al día por al menos 2 semanas.

Cómo hacerlo: Sentarse y proponerse recordar algunas situaciones o hechos que nos hayan entregado un momento agradable. Puede ser algo pequeño como el placer de comer algo rico o ser visitado por una persona querida. Es recomendable ser detallista al escribir pues, así, seremos detallistas también en recordar.

Por qué ayuda a bajar el estrés: Recordar un momento agradable, no solamente trae a la conciencia el dato, sino que permite revivir y volver a sentir las emociones positivas, lo cual compensa el estrés del día y las emociones que producen malestar. 

 

Encuentra el lado luminoso
Tiempo requerido: 10 minutos diarios por 3 semanas.

Cómo hacerlo: Consiste en cambiar la mirada acerca de los eventos negativos o desafiantes y, así, lograr de a poco sentir menos estrés.
Paso 1: Enumera cinco cosas que te hacen sentir que la vida es agradable, enriquecedora o que vale la pena en este momento. Puede ser tener buena salud, vivir con familia cariñosa, tener pololo, disfrutar de las clases de ciencias en el colegio, etc. El propósito de este primer paso es ayudarnos a cambiar a un estado mental positivo sobre su vida en general.

  • Paso 2: Piensa en el momento más reciente en que algo no salió como esperabas o te sentiste cuando frustrado, irritado o enojado. Escríbelo brevemente. 
  • Paso 3: Haz una lista de tres cosas que pueden ayudarte a ver el lado positivo de esta situación o razones que te permitan mirarla en perspectiva. Por ejemplo, no quedaste seleccionado para algo que te interesaba en el colegio. Ideas para reducir estrés:
    a. Ya lo pasé mal bastante tiempo por eso; es momento de parar y poner mis energías en otra cosa que sí me haga sentir bien.
    b. Esta situación va a ayudarme a enfrentar futuras decepciones.
    c. Mi mamá seguro va a regalonearme cuando sepa. 

 

MÁS:
Para ver todas las prácticas de resiliencia ante el estrés visitar https://ggia.berkeley.edu/#filters=resilience_to_stress

 

Deja un comentario

Últimos Artículos

Éstas son las mejores prácticas de liderazgo de la educación TP

Ver más →

Opinión: Educar personas poderosas o peligrosas

Ver más →

¡INSCRÍBETE! Seminario Internacional sobre Felicidad: ¿Cómo ayudar a ser felices a nuestros alumnos?

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.