Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Oct 2020 - Edición 245

Educar en el cuidado del medio ambiente

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Deudas pendientes con los técnicos

0

Ajenos o no al debate educacional, a las marchas estudiantiles y a los foros, los alumnos de la educación media técnica profesional han pasado casi inadvertidos. Pese a ello, persisten sus demandas y necesidades de un sector que atiende a los jóvenes pertenecientes a los quintiles de menores ingresos en Chile.


Por Marcela Paz Muñoz Illanes

“La educación Técnico Profesional (TP) no está al margen de la Reforma Educacional”, contestó, la subsecretaria de Educación, Valentina Quiroga, cuando le consultamos ¿por qué parece estar el sector ausente del debate actual? Un tema particularmente inquietante ya que los estudiantes de esa área son casi la mitad de la matrícula de enseñanza media (entre el 42% y el 45%) y además el 67% de los escolares de los liceos TP son alumnos pertenecientes a los quintiles de menores ingresos.

Para muchos, la vulnerabilidad de sus estudiantes sería una de las razones por las cuales el debate se habría centrado más en los jóvenes del área científico humanista (CH) que en los TP. Tema que inquieta a la subsecretaria: “Una de las grandes reformas contempladas para el sector se refiere a la falta articulación de la Educación Media Técnica Profesional (EMTP) con la Educación Superior, y a su vez la educación con el mundo del trabajo”.

Sin embargo, advierte Arsenio Fernández, gerente de SNA Educa, corporación que administra colegios que reciben a 10 mil niños, “si bien las reformas están orientadas a fortalecer esta modalidad educativa, resultan aún insuficientes, sobre todo si analizamos las características de los alumnos que acceden a la Educación Técnica, la cual concentra principalmente a jóvenes provenientes de los tres primeros quintiles, quienes requieren con urgencia que las medidas a implementar se centren en ellos y en la calidad de sus procesos de formación”.

Entre las principales iniciativas que se contemplan, según señaló el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, el 26 de agosto pasado, está una nueva política nacional de formación técnico profesional, que se implementará en 2015, “y que consiste básicamente en que los liceos técnico profesionales estén totalmente comunicados con los Centros de Formación Técnica (CFT) y los Institutos Profesionales (IP), con el fin de que los jóvenes puedan egresar de los liceos, entrar al mercado laboral y luego continuar sus estudios en los CFT o IP”.

Aunque quienes conocen de cerca el sector advierten que “históricamente las políticas educacionales del país han resultado débiles en la dirección de dar a la EMTP el apoyo necesario para que pueda expresar todo su potencial. Durante los últimos años se hizo algún esfuerzo por mejorar el equipamiento técnico de los establecimientos, proceso que esperamos se concrete a la brevedad, pero no tenemos claridad en qué pie quedará la EMTP dentro de estos cambios y reformas”, destacó Arsenio Fernández.

Asegura, no obstante, la subsecretaria que “se contemplan varias transformaciones en el sector, no sólo para aumentar los recursos sino también para resolver definitivamente los problemas que a veces limitan el desarrollo de los estudiantes. En primer lugar, con la creación de Consejos Regionales Públicos-Privados para la educación técnico profesional y la elaboración de un marco nacional de cualificaciones –que establece lo que tiene que saber cada técnico en su área– y que nos permitirá ordenar el sector en general y dar continuidad a los estudiantes”.

Se diseñará un sistema que convalide los conocimientos que se adquieran en los distintos niveles educativos, lo cual se suma a una inversión de 25 mil millones de pesos para 232 establecimientos de ese tipo, destinados a que adquieran la implementación que requieren para los talleres, señaló Eyzaguirre en agosto pasado.

Pese a esos anuncios, Fernández cree que dentro del ámbito de la EMTP hay todavía muchos temas que están pendientes, como el financiamiento inadecuado para la modalidad técnica en relación a la modalidad científico humanista; el déficit en el equipamiento tecnológico moderno; la escasa oferta de capacitación y actualización de docentes de especialidades; las limitaciones en Becas Chile para pasantías en el extranjero de docentes de la EMTP y la urgente necesidad de articular la EMTP con la ESTP (Educación Superior Técnica Profesional)

“Son temas que estamos efectivamente revisando y que lo más importante es poder constituir una educación Técnico Profesional que sea pertinente con las necesidades e intereses de los estudiantes, pero también con el desarrollo de los territorios”, termina Quiroga.

Evolución de la EMTP

A fines de los años 90 se realizaron cambios en el sector, como el hecho que se creó un currículum común para los alumnos TP y del área científico humanista (CH), y se dejó la enseñanza TP concentrada en tercero y cuarto año de enseñanza media. A juicio de María Paola Sevilla, investigadora en Educación TP, “la medida persiguió varios objetivos. Uno de ellos retrasar las decisión de elección de especialidad TP de 1° a 3° medio a fin de que los jóvenes tuvieran mayor claridad vocacional. Otro meta fue asegurar, al menos 10 años de formación común entre estudiantes CH y TP”.

¿Qué sucedió? “El primer objetivo, difícilmente puede ser cumplido dada la estructura de nuestro sistema que congrega en un mismo centro escolar los cuatro años de enseñanza media. En la práctica, la elección de los estudiantes está limitada por la oferta de especialidades del liceo, y si bien el estudiante elige entre 2° y 3° medio lo hacen restringidamente entre tres a cuatro especialidades. Además, hay que tener en cuenta que los establecimientos necesitan influir en estas decisiones para asegurarse que todos sus cursos de especialidades tengan más o menos las mismas cantidades de estudiantes. Entonces, a mi juicio, requerimos de otra estructura escolar para que en la práctica la elección vocacional suceda 100% en ese punto”.

Administración delegada

¿Ha sido bueno el sistema de administración delegada que partió en los años ochenta (decreto ley 3.166)? Explica María Paola Sevilla que el objetivo de esta medida no fue disminuir la deserción de los alumnos TP, sino más bien vincular a la EMTP con el sector productivo del país, para lo cual se convocó a las más importantes corporaciones empresariales de los sectores industrial (Sofofa), comercio (Cámara de Comercio de Santiago), agrícola (SNA) y construcción (Cámara Chilena de la Construcción).

A estas corporaciones se les traspasó 70 centros escolares de propiedad del Ministerio de Educación, para lo cual crearon instituciones sin fines de lucro que asumieron la administración de los establecimientos. “En general, estos 69 liceos (uno se convirtió en artístico) reportan en promedio mejores tasas de titulación, inserción laboral y continuidad de estudios de sus egresados. Ahora bien, el desempeño es bastante heterogéneo entre este grupo de liceos, y muchos de ellos congregan en promedio estudiantes con menor nivel de vulnerabilidad que los liceos TP municipales y particulares subvencionados. Por lo que para hablar de un impacto positivo en términos estrictos se requieren  de estudios más exhaustivos”.

En SNA Educa, por ejemplo, tienen la firme convicción de que la EMTP constituye una potente herramienta para generar movilidad social y disminuir la brecha socioeconómica. “Creemos que durante el actual proceso de análisis se dejará a esta modalidad educacional en el nivel jerárquico que le permita impactar a nuestra juventud, generando verdaderas oportunidades de progreso personal y familiar”, indica Fernández. 

Cambios en las especialidades y empleabilidad

Se trata de un sector que presenta una baja tasa de titulación, problemas de empleabilidad en varias de las especialidades y, en muchos casos, perspectivas salariales poco atractivas y con una débil proyección laboral hacia el futuro. Por ello es que el año pasado se bajaron las especialidades a 34, al eliminar algunas como secretariado, ventas, mecánica de aeronaves, las que estuvieron presentes por más 15 años. Luego, el gobierno actual decidió someter a revisión esta medida. Cuenta la especialista en TP que “las nuevas bases curriculares de la TP son bastante conservadoras en relación al marco curricular previo (decreto 220) y los ajustes en términos estructurales fueron los mínimos necesarios”.

Advierte María Paola Sevilla que ese ajuste debió haber sido más ambicioso “y por ejemplo implementar una propuesta de perfiles de egreso que articulen el nivel secundario con el terciario. Los liceos de la EMTP realizan el primer tramo con la salida de técnico de nivel medio y se implementan los incentivos necesarios para que las instituciones de educación superior impartan la segunda parte que se construye a base de los aprendizajes previos, sin fisuras ni repeticiones de contenidos”.

Es bueno aclarar, sin embargo, que las Bases Curriculares (decreto supremo 452 de 2013) no están en revisión, lo que sí se encuentra en proceso de perfeccionamiento son los Planes y Programas de Estudio, es decir, la propuesta de módulos formativos que el Ministerio de Educación hace para el cumplimiento de los perfiles de egreso de las especialidades especificadas en las bases. “Estos módulos, a diferencia de las bases, no son mandatorios para los liceos TP”, advierte la especialista.

Se espera que estas modificaciones ya realizadas, apunten a uno de los objetivos principales de la EMTP que es educar a los jóvenes para su correcto desempeño en el mundo laboral. Según Alejandro Weinstein, ex secretario ejecutivo de Educación Técnico Profesional del Mineduc, “dependiendo de los estudios, alrededor de un 60% de los egresados acceden a un empleo remunerado, pero no hay consenso sobre el valor agregado de la EMTP. Los ingresos monetarios al primer año de empleo en la EMTP son aproximadamente 25% superior a los de la CH, pero esa diferencia disminuye conforme van pasando los años”.

El tema de fondo es que existe una brecha considerable en los ingresos futuros, dependiendo de las especialidades y por eso a nadie sorprende que en un país minero fuertemente exportador como Chile, las especialidades mineras tengan mayor empleabilidad y mejores salarios.

Formación general

Otra de las críticas al sistema es que la mayoría de los alumnos de EMTP sigue a un IP o CFT, pero se encuentra con un problema, que es la falta en su formación general, a diferencia de los alumnos CH. ¿Cómo paliar aquello? “La falta de formación general no es una dificultad exclusiva de la EMTP sino de todo el sistema, en especial el que atiende a grupos más vulnerables. Los estudiantes que llegan a esta modalidad de enseñanza, vienen ya con deficiencias, las que podrían acentuarse en sus dos años de formación diferenciada (3° y 4° medio) al destinar parte de su jornada escolar a los módulos de especialidad en desmedro de más horas de matemáticas, lenguaje y ciencias”, explica la investigadora en temas TP.

A juicio de María Paola Sevilla, sumar más horas de formación general y quitar espacios destinados a la especialidad no es la solución para aminorar estas deficiencias. “La clave está en integrar ambos tipos de formación en un currículo TP con contenidos académicos contextualizados a las especialidades. Para ello, es crucial contar con docentes capacitados para implementar y evaluar este currículum. Sin ellos, cualquier programa de estudios es letra muerta”.

Propuestas del gobierno…

  • Calidad e Institucionalidad: Creación de una red de Centros de Formación Técnica (CFT) públicos, que sirvan como guías para el desarrollo de una oferta de Educación Superior Técnico-Profesional de calidad, vinculada al desarrollo local y articulada con la EMTP y la formación para el trabajo. Se creará un CFT público en cada región.
  • Articulación y Desarrollo de Competencias: Se creará en cada región un Centro de Entrenamiento dirigido a docentes, directivos y estudiantes de EMTP, y a maestros guía de empresas que reciben a estudiantes de EMTP en prácticas o formación dual; funcionando como articuladores de la oferta de Educación Media y Superior en el área técnica. Junto a ello, y en conjunto con Sence, el programa +Capaz fortalecerá competencias de mujeres y jóvenes que no hayan terminado la Educación Media, generando opciones de articulación y entregando becas para continuidad de estudios técnicos superiores.
  • Descentralización: Habrá Consejos Regionales de Formación Técnico-Profesional en que participen actores públicos y privados, y que serán los encargados de articular a nivel local las políticas emanadas desde el Ministerio de Educación en lo relacionado a formación técnica.

(Marcela Arellano, secretaria ejecutiva de formación técnico-profesional del Mineduc).

 

Deja un comentario

Últimos Artículos

Prácticas profesionales, un desafío en pandemia

Ver más →

Comienzan las Olimpiadas de Habilidades Técnicas WorldSkills Chile 2020

Ver más →

Enseña Chile ofrece curso gratuito para equipos directivos  

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.