Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2023 - Edición 276

El vínculo de los colegios TP con su entorno

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Las causas del déficit de técnicos profesionales en Chile

La falta de un marco de cualificaciones adecuado y la priorización de carreras universitarias por sobre técnicas son algunas de las razones que expertos entregan para explicar la falta de técnicos en algunas áreas.

Por: Verónica Tagle
Las causas del déficit de técnicos profesionales en Chile

Según cifras del Sence al 2022, cada año existe un déficit de aproximadamente seis mil técnicos profesionales en Chile. Esta semana, un artículo en el Diario El Sur refleja cómo el escenario de falta de técnicos profesionales en Chile preocupa a las empresas. El representante la Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas (Asimet) Biobío, Gustavo Alcázar, aseguró que han estado analizando este panorama, y el de la Región y  asegura que «el déficit de técnicos profesionales en la zona es real, y que las empresas locales necesitan darle respuesta a esa necesidad para crecer y desarrollarse».

Por otra parte, desde el sector productivo explican que al déficit de la oferta de educación técnico-profesional se suma la migración de talento hacia otras regiones del país. «Necesitamos con urgencia contar con jóvenes técnico-profesionales cuya información contribuya al desarrollo productivo local», enfatiza Gustavo Alcázar.

De acuerdo a lo señalado en el informe de «Trabajadores Integrales 4.0 para la industria Metalúrgica Metalmecánica», la relación de dificultad para contratar trabajadores con el perfil demandado de formación y de capacidades en el área de las empresas del sector metalmecánico es un gran problema, el cual representa entre un 70% y 90% de las empresas del sector.

Por lo mismo, plantean que es necesario que se ejecuten acciones y medidas que permitan ir cerrando la brecha. Entre ellas, ampliar la base de conocimiento disponible y definir especialidades estratégicas para la Región, las cuales puedan ser llevadas a mallas curriculares en los establecimientos técnicos-profesionales.

Un escenario similar se ve en el sector salud, donde según cifras de Trabajando.com, en 2021 se ofrecieron 19.675 puestos de trabajo para Técnico en Enfermería de Nivel Superior (TENS), y solamente 16.093 fueron ocupados. 

Las causas

Para Isaac Fierro, académico de la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo e investigador del Centro de Innovación en Liderazgo Educativo (CILED), una de las causas  es la falta de un marco de cualificaciones apropiado. «No se podría hacer una aseveración general de la escasez de técnicos, sino verlo área por área. Asimet ha trabajado en un Marco de cualificaciones que permite estimar que cargos necesita y con qué nivel de cualificaciones (medio, superior o universitario). Ese esfuerzo les ha permitido esa estimación. Hay otras áreas que no tienen ese nivel de desarrollo», explica y agrega que «como no existe esta definición, se genera un desajuste de competencias que incide en la sobrecualificacion de los puestos de trabajos. Muchas personas haciendo un trabajo que podría hacer una persona con menos años de estudios y con mayor eficiencia».

Para Fierro, las careras técnicas son clave para abordar la rapidez de los cambios en materia tecnológica, económica y social. «Según el Foro Económico Mundial, un 40% de los trabajadores va a necesitar actualizarse al menos en seis meses de formación. Lo que ofrece la educación técnica es un perfil más actualizado, porque estudian en menos cantidad de tiempo», asegura. 

En esta línea, el académico dice que «con la rapidez de los cambios tecnológicos y económicos y sociales, se necesita contar con trabajadores que puedan responder a esos perfiles. Quienes pueden responder más rápido, son los trabajos técnicos».

Más allá de las fronteras, el mismo problema

No se trata de un caso aislado. En un informe realizado en España por Caixabank Dualiza, arroja que hasta el 2030, se generarán 8,6 millones de puestos de trabajo. El 25% será para técnicos de Formación Profesional (FP). El estudio Una nueva Ley de FP para unos nuevos tiempos, dirigido por Juan Pablo Gamboa y Mónica Moso asegura que no habrá suficientes jóvenes con formación profesional para estos puestos. Habrá 92.500 puestos de trabajo que no podrán cubrirse con técnicos, porque no habrá suficientes titulados. 

En este contexto, Isaac Fierro aclara que esta problemática tiene relación con los niveles de desarrollo de un país, y la disponibilidad de un marco de cualificaciones adecuado que permita hacer un sondeo claro de los puestos de trabajo que se necesita ocupar. Da ejemplos como Canadá, Inglaterra, Europa en general y Estados Unidos como países que, habiendo resuelto este problema, pueden importar a de haber escasez de postulantes pueden importar candidatos idóneos desde el extranjero. 

La valorización del mundo TP

Por otra parte el académico de la Universidad Alberto Hurtado, Leandro Sepúlveda, asevera que el problema no tiene una explicación simple, dado que tiene muchos factores que inciden:

«En primer lugar, y no solo pasa en Chile, culturalmente predomina una visión que valoriza más cursar estudios universitarios por sobre los técnicos. En un contexto de aumento de la matrícula de educación superior esto de agudiza y la variable de gratuidad puede influir en los próximos años a aumentar la brecha. Sin embargo, reducirse a esa explicación sería demasiado simplista: el mercado laboral, salvo algunos sectores específicos, también «castiga» a los técnicos con bajos salarios, por lo que la decisión de los estudiantes y familias también se hace sobre una constatación de realidad», revela el experto.

Por otra parte, Sepúlveda explica que el sistema educativo TP también presenta complejidades dada la desregulación de la oferta. Ha ocurrido de áreas laborales que se saturan y muchos egresados posteriormente tienen escasas posibilidades de obtener trabajo. El sector productivo, por otra parte, salvo excepciones contadas, es débilmente activo en la articulación con las instituciones educativas y existe un déficit importante de orientación y colaboración para construir iniciativas socio educativas funcionales a proyectos de desarrollo económico. Creo que, ante este cuadro, es necesario una «autoridad» TP a nivel estatal que favorezca la articulación del sistema educativo TP (nivel medio y superior), coordine los esfuerzos de distintos sectores (educativos y productivos) para avanzar a un modelo de oferta TP moderna, actualizada y que ofrezca alternativas efectivas de desarrollo personal a los jóvenes estudiantes». 

 

Deja un comentario

Últimos Artículos

¿Eres docente técnico profesional y tienes un proyecto? ¡Aprovecha esta oportunidad!

Ver más →

¿Cuánto sabes de la educación técnico profesional?

Ver más →

Fortalezas del Carácter: ¿Qué son y cómo impulsarlas en los estudiantes?

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.