Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

May 2022 - Edición 262

Las humanidades, ¿para qué?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Creados para la conexión y la empatía

Nuevas investigaciones reafirman que nuestros cerebros y cuerpos propician la empatía, la relación con el entorno y la comunicación con los demás.

Por: Luz Edwards
Creados para la conexión y la empatía

El neurocientífico Tor Wager

Los hechos de violencia y las noticias acerca de la guerra pueden llevarnos a creer que los seres humanos tienden más al enfrentamiento y al egoísmo que a la cooperación y la empatía. Sin embargo, la neurociencia reafirma cada vez más que la biología humana está hecha para la conexión y que nuestro sistema de recompensa y de satisfacción se activa cuando logramos comunicarnos y empatizar con otras personas. 

  • Nacemos dispuestos para la empatía
    Cualquiera que haya visto a un niño caerse y llorar, o haya sido testigo del intenso dolor de un ser querido, sabe lo fuerte de que es la empatía visceral.
    Un estudio realizado por el neurocientífico Tor Wager de la Universidad de Colorado, Estados Unidos, descubrió que tenemos un circuito cerebral dedicado específicamente al cuidado empático: los sentimientos positivos y motivadores que nos impulsan a ayudar a los demás para aliviar su sufrimiento. Este circuito incluye el núcleo accumbens y la corteza orbitofrontal medial, áreas del cerebro también involucradas en actividades gratificantes. Al incentivar nuestra capacidad de sentir calidez y cuidado ante el sufrimiento de otra persona, la activación de este circuito fomenta actos de generosidad y compasión.

 

  • Crecemos preparados para la cooperación
    La manera en que funciona nuestro cerebro promueve, también, el ayudar y mostrarnos disponibles, aun con personas que no conocemos. El estudio “A neural basis for social cooperation” (Bases neurológicas de la cooperación social) analizó imágenes de los cerebros de 36 personas que estaban interactuando en un juego creado por los investigadores. Observaron que las situaciones que más activan los procesos de recompensa, es decir, de satisfacción, son las de cooperación mutua.

 

  • Maduramos equipados para amar
    Las relaciones son clave para nuestra salud y felicidad y probablemente fueron esenciales para la supervivencia de nuestros antepasados. Por lo tanto, tiene sentido que nuestros cerebros estén bien equipados para comenzar a formar vínculos con los demás tan pronto como nacemos e incluso desde el embarazo, como muestran las investigaciones acerca de la comunicación biológica y emocional entre la madre y el niño en el útero. Se ha descubierto, incluso, una sincronía biocomportamental, que significa que los ritmos cardíacos, liberación de hormonas y actividad cerebral se pueden equilibrar en la interacción de madres con hijos, parejas románticas y amigos. 

 

Deja un comentario

Últimos Artículos

CyberProfe: Esta semana proyectos educativos recibirán el triple de donaciones en plataforma daleProfe

Ver más →

Sergio Canals en seminario "Cuidar la salud mental de nuestros alumnos"

Ver más →

LIVE Instagram: El Valor de nuestros profesores

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.