Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2020 - Edición 244

Tecnologías ¿De enemigas a aliadas?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Consejos para abordar los resultados en la PSU

0

Se acerca el domingo 28 de diciembre y los más de más de 283 mil estudiantes que este año, rindieron la Prueba de Selección Universitaria (PSU) conocerán su resultado. Se trata de un proceso marcado por la ansiedad y las expectativas, sin embargo, es preciso conservar la calma y tener presente que siempre hay más opciones y oportunidades.  Ruth Arce, académica de la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales, entrega algunos consejos para acompañar a los jóvenes en esta importante etapa.

Por Angélica Cabezas Torres.

¿Cuál es la forma adecuada para que la familia apoye al estudiante que rindió la PSU, de manera de disminuir su ansiedad y evitar que se sienta presionado con los resultados?

Fundamentalmente en base a dos aspectos básicos, uno, es que existen otras oportunidades para rendir la prueba, por tanto las posibilidades no se agotan en un solo momento; dos, aportando miradas más amplias respecto de lo que significa la educación superior. La mezcla de familia ansiosa con joven presionado es bastante negativa para la toma de decisiones, particularmente si no se ajustan las expectativas, no es lo mismo plantear que: “a mi hijo le gusta la medicina, sin embargo, su promedio de notas del colegio es 4,0”, que decir: “mi hijo tiene un buen promedio para postular y además se ha preparado para rendir esa evaluación”.

¿De qué manera la presión familiar puede afectar la elección de un joven?

Más que afectar en la ansiedad, influye en el tipo de decisiones que se toman, por ejemplo si la familia tiene expectativa de que siga una carrera de tradición familiar, probablemente el estudiante se verá presionado a estudiarla, aunque no sea la opción que más le interesa. Si al contrario, no hay tradición familiar respecto  de alguna carrera, probablemente la presión sea para que decidan lo antes posible lo que estudiarán.

¿Cómo enfrentar los resultados de la PSU si no son los esperados?

La mejor manera de enfrentar (cualquier cosa en realidad) es tener una conversación que permita mirar otras posibilidades, tanto de corto o mediano plazo; a veces resulta más adecuado  estudiar una carrera corta que tenga posibilidades de continuación (incluso después de ingresar al mundo laboral) en lugar de tomar una decisión apresurada y con escasa información. Es necesario recordar que la mayor parte de las decisiones de los jóvenes se toman con información muy superficial, es muy generalizado que se les pregunte ¿Por qué quieres estudiar xxx? y te contesten solo vaguedades, como por ejemplo, me gusta ayudar a  las personas o, trabajar con los animales; ciertamente esa afición es insuficiente para decidir qué carrera estudiar.  

¿De qué forma se puede orientar a un joven que obtuvo un buen puntaje en la PSU, pero no sabe qué estudiar?

Fundamentalmente buscando información, explorando intereses y habilidades. La peor parte de esta situación es el exceso de presión sobre este joven “exitoso”  que provoca incomodidad al entorno porque no sabe que elegir, finalmente es probable que le digan: “ya bueno decídete, total si no te gusta te cambias”. En mi experiencia como profesora  jefe en el sistema escolar, vi muchas veces esa situación y el resultado fue,  cambios de carrera en período de término que dejaban espantados a los padres, carreras terminadas en las cuales nunca se ejerció o pasear por varias carreras buscando lo que les llenara el gusto.

¿Qué consejos les puede entregar a los estudiantes para afrontar la transición desde el colegio a la educación superior?

Un paso importante, es reflexionar en torno al significado de salir de un sistema regulado (horarios, uniforme, informes, comunicaciones) y con otros responsables (padres y apoderados, profesor jefe) y pasar a un sistema de estudio con horarios de mayor flexibilidad  que pueden dejar espacios de tiempo bastante grandes y que debes aprender a manejar, un sistema en donde eres responsable de ti mismo y debes “arreglártelas”  para decidir con quién trabajas en la clase y fuera de ella. Finalmente un sistema que espera de ti cierta autonomía (probablemente poco cultivada en el sistema escolar) y regulación. 

 

Deja un comentario

Últimos Artículos

Mineduc mapea a los posibles desertores escolares

Ver más →

Películas y documentales para viajar por Chile

Ver más →

Panoramas para un dieciocho diferente

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.