Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Oct 2020 - Edición 245

Educar en el cuidado del medio ambiente

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

¿Cómo mejorar las tasas de asistencia en preescolar?

0

En medio de los anuncios de la creación de una Subsecretaría e Intendencia de Educación Parvularia, es necesario reflexionar sobre los aprendizajes esperados y la forma de revertir las altas tasas de ausentismo en ese período de los niños chilenos.

Por Marcela Paz Muñoz Illanes

Tal como revelan los datos empíricos, más del 65% de los niños falta sobre el 10% de los días escolares, particularmente los niños de prekínder y kínder que viven en sectores con alta vulnerabilidad social en Chile. Conversamos con Marcela Marzolo, directora ejecutiva de la Fundación Educacional Oportunidad, quien reveló que esas cifras son “altas y en Estados Unidos se calificaría como ausentismo crónico precoz, situación que afectaría los aprendizajes y rendimiento académico en el primer ciclo básico de aquellos estudiantes”. 

¿De qué manera incrementar la tasa de asistencia de los niños? ¿Es posible entregar recomendaciones prácticas?

La temática de asistencia debe abordarse integralmente, es decir, trabajando con las familias, con los mismos niños, con directivos y sostenedores de escuelas y con las redes disponibles en las comunidades. La fundación ha venido desde el año 2011 implementando acciones para revertir el ausentismo, algunas de ellas son:

 

  • Trabajo directo con los niños: tableros de asistencia diaria, refuerzo positivo a quienes presenten mayor asistencia y concientización a los apoderados de la importancia de asistir a la escuela.
  • Padres: información acerca de los efectos del ausentismo, mensajes de texto, refuerzo positivo a la familia con mejor asistencia.
  • Directivos: flexibilización de horarios de entrada en meses fríos, participación de directivos en reuniones con familia.
  • Sostenedores: transporte para niños que viven en sectores más alejados, entre otros.

 

¿Qué debe saber un niño al egresar de preescolar? ¿Qué competencias debe manejar?

Cada pequeño tiene su propio ritmo de aprendizaje, dependiendo de la estimulación que ha recibido en el hogar, de la relación con adultos significativos y del ambiente en el que se desarrolla fuera de la escuela. Sin embargo, en términos generales, se espera que un niño pueda socializar con sus pares y adultos, que sea capaz de jugar con otros, que respete las normas y se adecue a distintos tipos de ambientes. Que pueda comunicarse expresivamente a través del lenguaje oral y no verbal, que manifieste su opinión respecto de ciertos temas familiares.

¿Qué habilidades se deben priorizar en la enseñanza, las no cognitivas?

Abordar al niño como un ser integral, es decir que tiene capacidades y habilidades cognitivas, emocionales y motoras, entre otras. Dentro del área socioemocional es muy importante favorecer la autonomía en los niños en relación a la etapa en que se encuentran, así como también las habilidades para regular su comportamiento. También es clave promover en ellos un pensamiento crítico, la capacidad de reflexionar en relación a sus acciones y la empatía. En esta etapa deben trabajarse todas las habilidades necesarias para el desarrollo de los niños, de forma equilibrada y muchas veces conjunta. Si los pequeños  participan de experiencias que desarrollan sus habilidades cognitivas puede también reforzar, por ejemplo, sus destrezas sociales al realizar trabajo en equipo, su autorregulación al respetar turnos y otras.

¿Desde qué edad es recomendable que asistan al jardín infantil?

En general esta decisión depende de la situación de cada familia o niño. Por ejemplo, si la madre necesita o elige trabajar, el niño podrá ir a una sala cuna, donde, además de satisfacer necesidades de cuidado, los niños debieran estar estimulados. Si puede estar en la casa al cuidado de un adulto significativo la edad ideal de ingreso al jardín podría ser a los tres años, etapa en la que la socialización con pares y otros adultos comienza a ser relevante.

Si un pequeño va a estar en casa al cuidado de un adulto, pero no va a recibir estimulación alguna, es preferible que asista a un jardín en donde haya adultos estimulándolo constantemente. Por el contrario, si va a estar en casa en un ambiente estimulado, recibiendo atención constante y desarrollando un vínculo de apego con él o los adultos a su cargo, puede retrasarse la entrada al jardín. 

 

Deja un comentario

Últimos Artículos

400 docentes resuelven dudas sobre retorno a clases en conversatorio con Mineduc

Ver más →

Seminario sobre financiamiento de la educación superior

Ver más →

Últimos días para inscribirse en talleres de especialidades DUOC UC

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.