Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2020 - Edición 246

Deserción escolar, todavía estamos a tiempo

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Cómo incentivar la lectura desde la primera infancia

0

Este 23 de abril se conmemora el día Internacional del Libro y la Lectura y como una forma de hacer presente su constante preocupación por mejorar los procesos de lectoescritura en la primera infancia, Fundación Educacional Oportunidad quiere compartir con los lectores –padres, madres y educadoras- algunas herramientas que pueden ser de utilidad para fomentar la lectura al interior de sus hogares o bien de sus salas de clases.

Motivar a los niños y jóvenes a practicar regularmente la lectura es un tema complejo. Es recurrente que con el fin de generar en ellos un hábito lector se cometan errores como asociar este tema a la obligatoriedad. Inevitablemente se asocia la lectura a la responsabilidad, la tarea, la prueba de comprensión. Es por esto que es absolutamente necesario contar con textos de calidad, atractivos y que les resulten significativos: personajes, problemáticas y temáticas acorde a sus intereses y a su realidad, con los que hagan una conexión directa y se identifiquen.

La familia es el “modelo” esencial a seguir por todo niño. Si este ve a lo largo de su infancia y juventud a un familiar significativo leyendo de forma constante, disfrutando su lectura y comentándola con el resto, será natural que posteriormente ese niño/joven demuestre interés en los libros.  

Se recomienda a los padres y/o tutores acercar a los niños a una diversidad de títulos, formatos y géneros, y no restringirlos a los títulos que “deberían leer para su edad”. Los cómics y novelas gráficas, cuentos y novelas de misterio y terror, pueden ser muy útiles como gancho, y luego a partir de ellos, se puede llegar incluso a los clásicos y a obras más complejas lingüísticamente.

Ligado al punto anterior, la biblioteca es el lugar perfecto que permite al niño acceder a una variedad de textos que difícilmente puede encontrar en otro lugar, por lo tanto, si queremos que el niño lea, entre más oportunidades le demos, mayor será la posibilidad de convertir la lectura en un hábito diario. Llévelo a Bibliotecas Públicas o de libre acceso. El poder llevarse libros, le permite además, compartirlos con padres y hermanos, lo que crea una asociación positiva entre la lectura y la vida familiar.

La tecnología se muestra hoy en día como el gran estímulo distractor que atenta contra los tiempos de lectura, sin embargo es tarea de los padres entender también sus potenciales beneficios y saber que la solución se encuentra en la distribución equilibrada del tiempo diario, en donde la tecnología es un elemento más que debe ser considerado.

En ese sentido, si establecemos un horario fijo para leer, en donde el niño sepa que esa es la hora destinada a la lectura, pueden combinarse ambas actividades sin interferir una con la otra. Además, podemos hacer uso positivo de la tecnología al servicio de la lectura, de manera de proyectar el cuento, mostrarles algo más de la vida del autor del texto, conocer otros libros que haya escrito, etc. Como todas las cosas en exceso son negativas, la tecnología es un gran avance que ya está instalado, por lo que debemos trabajar para hacer un uso positivo y beneficioso de ella.

Deja un comentario

Últimos Artículos

Radio Pauta y Fundación Irarrázaval realizan programa para destacar la labor de los docentes

Ver más →

450 docentes se reúnen con el Mineduc para resolver dudas sobre el Año Escolar 2021

Ver más →

El nuevo giro de Mentor Pro: potenciar la colaboración dentro de la comunidad educativa

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.