Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2020 - Edición 244

Tecnologías ¿De enemigas a aliadas?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

¿Cómo construimos nuestra identidad como docentes?

Por Rosario García-Huidobro*

 

Desde las últimas décadas, la noción de identidad profesional docente, se ha desarrollado como como una nueva área de investigación en el mundo (Beijaard, 1999, 2003). Ésta, ha captado la atención de muchos académicos, quienes se han interesado por estudiar nuestro rol y expectativas docentes, para generar nuevas formas de comprensión y conocimiento, que permitan apoyar los procesos de enseñanza, en nuestra sociedad de cambios. Desde esta premisa, se ha comenzado a comprender la identidad docente, no como “algo con lo que uno nace”, sino más bien, que se va adquiriendo y conformando a lo largo de toda la vida, a través de las relaciones con los padres, amigos, alumnos, hermanos, profesores, instituciones, etc. Además, estos académicos concuerdan con la idea de que la identidad no es un atributo fijo en una persona, sino que es un proceso que se construye, desde la interpretación que realizamos sobre nosotros mismos y también desde el reconocimiento que otros hacen de nosotros y nuestro trabajo como docentes, en un contexto determinado.

Desde lo expuesto anteriormente, podemos comprender que nuestra identidad docente no sólo se conforma a partir de las imágenes que la sociedad genera, sobre lo que un profesor debe saber, decir y hacer, sino que también respecto al cómo, nosotros profesores nos definimos o proyectamos a nosotros mismos, desde los diversos roles que realizamos en los espacios educativos. La conformación de la identidad profesional docente, es un proceso que conlleva y pone en juego diversos conocimientos; como el conocimiento afectivo, la enseñanza, relaciones humanas, el conocimiento de asignaturas, entre muchos otros.

Sin embargo, no debemos olvidar que para comprender el cómo conformamos nuestra identidad como docentes, también debemos poner atención a nuestra historia y experiencia de vida. Según un gran número de investigadores, para comprender el cómo comienza a conformarse nuestra identidad docente, la biografía juega un papel crucial para entender como construimos nuestra identidad y nuestra práctica en el aula. Ellos insisten en que no podemos desligarnos de nuestro pasado socio histórico y personal, para comprender el cómo enseñamos. En este sentido, Crow (2004), sugiere que los orígenes de nuestra identidad docente, se encuentra en los modelos docentes que tuvimos como estudiantes en nuestras experiencias educativas anteriores, en los recuerdos de la infancia acerca de aprendizajes, actividades educativas y modelos familiares.

Desde estas investigaciones, quisiera invitarlos a pensar respecto al proceso que cada uno vive, en relación a la conformación de su identidad docente. Para ello sería favorable comenzar con aquello sugerido por Crow anteriormente, y mirar nuestras propias experiencias como estudiantes, para dar sentido y significado a nuestra práctica en aula. Si este autor nos propone que, parte de la imagen que proyectamos como docentes, del cómo queremos ser y que así otros nos vean, concuerda o nos recuerdan a quienes fueron nuestros profesores, entonces reflexionemos respecto a ello. ¿Qué profesores en nuestra etapa como estudiantes, se transformaron en aquellos modelos que marcaron nuestro camino como profesores?, ¿Qué formas de enseñanza o metodologías realizaban estos docentes, que nos llevan a repetirlos y creer que es una forma efectiva de aprendizaje?

Sin duda alguna, mirar nuestro pasado y reflexionar respecto a nuestra experiencia como estudiantes escolares y/o universitarios, es una efectiva forma para comenzar a comprendernos y ser conscientes del cómo conformamos parte de nuestra identidad docente. Realizar este ejercicio es una invitación que planteo para no quedarnos al margen de aquello que, “otros dicen respecto a nuestra identidad como profesores”, y ser nosotros mismos, conscientes y protagonistas de este proceso que se formula y reformula a lo largo de toda la vida.

 


 

* Rosario García-Huidobro es Máster en Artes Visuales y Educación Pedagógica, con un enfoque Construccionista, de la Universidad de Barcelona. Trabajó sus tesis en “La experiencia de narrar(me) para re-significar mi sentido de ser docente”. El año 2012 comenzó sus estudios de doctorado en el programa, Artes y Educación, en la misma casa de estudios.

Deja un comentario

Últimos Artículos

Películas y documentales para viajar por Chile

Ver más →

Panoramas para un dieciocho diferente

Ver más →

Finaliza taller de contabilidad para profesores

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.