Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2020 - Edición 244

Tecnologías ¿De enemigas a aliadas?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Cómo combatir el estrés en los jóvenes

0

Las actividades extra programáticas son esenciales para el desarrollo de los niños y adolescentes. El aprender algo de manera más lúdica y libre hace que el estudiante desarrolle su inteligencia de una forma más completa. Por ello es importante que la estructura de estos talleres sea lo menos parecida posible a una clase regular, para que el alumno se sienta diferente y desarrolle una capacidad completamente distinta. Sin embargo, ¿cuándo es demasiado?


Por Magdalena Silva

Aunque este tipo de actividades sean muy buenas como un complemento, es importante destacar que el ser humano necesita tiempo libre, ya que es en esos períodos donde surge la creatividad. El sobrecargar a un niño, lo único que logrará es provocarle ansiedad, por lo que es importante ayudarlo o encaminarlo a elegir solo algunas alternativas, pero que vayan de acuerdo a sus intereses. El colegio juega un rol clave a la hora de poner una gama de talleres o academias a disposición de sus estudiantes. Sobre esto, hablamos con la reconocida neuropsiquiatra infantil Amanda Céspedes.

Actividades extraescolares ¿Cuándo es demasiado?

Se transforman en excesivas cuando no dejan tiempo libre al niño de modo que el único espacio que les queda es para hacer tareas y estudiar. Hay jóvenes que salen del colegio, dejan la mochila en la casa y 3 veces por semana corren a deportes, de ahí a clases de música. Esto les agota, desmotiva y, si son actividades muy motivadoras, dejan al estudio rezagado, lo que se transforma en una fuente permanente de estrés.

¿Qué señales puede mostrar un niño sobrecargado?

El exceso de actividades provoca en el niño la sensación creciente de perder el control sobre su tiempo. La tensión constante lo desgasta, apareciendo irritabilidad, mal dormir y un progresivo cansancio. Algunos niños buscan evadirse a través de las pantallas, que generan una sensación de distanciamiento de la realidad (televisión, consolas de videojuegos, celular, etc.)


¿Cómo ayudar a lidiar con el estrés que puede provocar tener tantas actividades?

La sensatez señala que hay que quitar actividades. El error más grande sería “anestesiar” su estrés a través de ansiolíticos o pastillas de otro tipo. Hay acciones que los padres eligen desde sus intereses y/o expectativas, obligando a sus hijos a aceptarlas pasivamente. Esas son las que hay que eliminar. Algunos adolescentes se recargan de actividades extraescolares porque son apasionantes, tremendamente motivadoras y llenas de sentido, pero no se dan cuenta que el excesivo tiempo y energía invertidos en ellas acaban por perder el control.

¿En qué se deben fijar a la hora de elegir las actividades o talleres que se dan dentro del colegio?

En los talentos del cerebro humano: seis potentes talentos: musical, físico, naturalístico, social, artístico visual y manual constructivo. También en las necesidades de los niños: un taller de resolución de conflictos puede ser un estupendo taller para chicos de 5° a 7° básico. Y en la Enseñanza Media, academias de especialidades culturales o académicas: ajedrez, matemáticas, debate, literatura, expresión corporal, teatro. Sólo que su diseño no debe seguir el diseño de una clase. Los niños necesitan libertad, espacios de creatividad libre.

Podemos ayudar a un niño a elegir una actividad extracurricular?

Sí, motivándolo desde la experiencia directa. Suele ocurrir que los padres eligen una actividad pensando en lo que ellos hubiesen querido realizar. Los niños dan señales tempranas de intereses y aptitudes, si somos sensibles a la observación podemos orientarlos adecuadamente. Muchos chicos son obligados a practicar deportes o ejecutar música instrumental sin tener una inclinación natural a ello.

¿Qué relevancia tiene el tiempo libre o de juego para los niños?

Es esencial para la salud integral de los niños. Por eso, debemos orientarlos y estimularlos a jugar al aire libre. Juego/movimiento, juego/creatividad. Es penoso ver que los niños dilapidan sus horas de juego frente a las pantallas. El movimiento y el juego estimulan poderosamente la inteligencia.

Deja un comentario

Últimos Artículos

Mineduc mapea a los posibles desertores escolares

Ver más →

Películas y documentales para viajar por Chile

Ver más →

Panoramas para un dieciocho diferente

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.