Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2020 - Edición 244

Tecnologías ¿De enemigas a aliadas?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Click!

20 personajes de Chile, nos contaron en exclusiva cómo descubrieron su vocación. ¡Descubre sus respuestas!

1) Francisco Vidal, Político militante del PPD

‘Cuando estaba estudiando historia en el Pedagógico (1975-76) me di cuenta de tres cosas: que me gustaba la historia, enseñarla y participar activamente de ella. La política y el servicio público forman parte de mi vocación. A través de mis años me he dado cuenta que no quise solamente convertirme en un observador de los procesos históricos, quise llegar a ser un actor y agente de la historia de nuestro país’.

2) Lorenzo Constans, Presidente Confederación de la Producción y del Comercio (CPC)

‘El término de la educación escolar lleva a decidir qué camino elegir para nuestro futuro. Sin embargo, la vocación encierra para mí un sentido más amplio, que significa dar sentido a la vida de manera integral. Pueden existir varias vocaciones, como ayudar, emprender, dirigir, educar, ser padre. Entonces la vocación no es necesariamente una sola actividad, sino varias que hacen a la persona sentirse desarrollada plenamente. Y en este sentido, nos vamos dando cuenta de nuestra vocación a medida que avanzamos en la vida y optamos, en todos los ámbitos, por un camino u otro’.

3) Monseñor Ricardo Ezzati, Arzobispo de Santiago

‘Tuve la bendición de Dios de nacer en una familia profundamente cristiana, atenta a los más pobres y probada por el dolor. Aprendí a valorar el sentido de la vida en el testimonio y en la palabra de mi madre y mis hermanos mayores. La pregunta: ‘¿qué hacer de la vida?’ nunca estuvo ausente. La primera decisión por la vida consagrada y por el sacerdocio, nació en la experiencia de la educación salesiana que, pedagógicamente acompañó mis inquietudes de entrega y de donación. La figura de San Juan Bosco, su entrega sacerdotal, creativa y generosa, a los jóvenes más pobres y su ardor misionero, me conquistaron el corazón, hasta que al terminar la enseñanza media decidí iniciar el proceso de formación en la Congregación Salesiana’.

4) Sebastián Videla, Director Ejecutivo Fundación CreceChile

‘No podría recordar el momento exacto en que descubrí esta vocación social, sin embargo si puedo recordar que fue todo parte de un proceso en mi vida donde pude conocer y vivir distintas realidades. Tuve muchas experiencias que marcaron mi vida y me llevaron a la convicción de trabajar por los demás. Considero muy importante devolver la mano por las oportunidades que la vida me ha dado, pero la verdad es así, y mi convicción parte del dolor y la pena del prójimo por carecer, no de cosas, sino de oportunidades, momentos y vivencias especiales’.

5) Iván Zamorano, ex Futbolista, Pichichi, goleador de nuestra selección

 ‘Siempre he pensado que vocación es un sinónimo de pasión. De hacer las cosas con ganas, con alegría y -en esto- el fútbol aparece en mi vida siempre. Mis primeros recuerdos son con mi padre, que era un buen jugador, a quien acompañaba a sus partidos y entonces no había mucho que pensar. Nací con el fútbol en la sangre y a partir de ahí quise que fuera mi profesión. He tenido el privilegio de ganarme la vida con lo que más me gusta hacer y ese es mi deseo para todos los niños’.

6) José Pedro Fuenzalida, Futbolista de Colo Colo

 ‘El fútbol siempre me apasionó y soñaba con ser jugador profesional, y cuando tenía unos 16 años sentí que era el momento de probar y ver qué pasaba. De ahí en adelante me dedique al fútbol, teniendo eso sí, la duda de los estudios. A los 22 años habiendo jugado fútbol profesional, dejé de hacerlo y me dediqué un año a los estudios, Ingeniería Comercial, y aquí fue donde realmente me di cuenta que mi vocación era el fútbol’.

7) Coco Legrand, Humorista

 ‘A temprana edad, cuando sentí que ponía más atención en las ofertas del corazón que en las ofertas del mercado’.

8) Don Francisco, Animador

 ‘Mi padre me envió con mucho sacrificio a estudiar corte y confección a Nueva York. Ese era mi futuro. Recuerdo que el primer día entré a mi habitación y me llamó la atención una radio grande que dominaba el lugar. La encendí y con gran sorpresa para mí, aparecieron imágenes y sonido me quedé varios minutos pegado a la pantalla: era la TV y desde ese momento supe que eso es lo que yo quería hacer toda la vida. Fue un amor a primera vista’.

9) Benito Baranda, Presidente de América Solidaria

 ‘Recibí de mis padres y de mi colegio una sólida formación social -rodeado de mucha gente con amigas y amigos- que tiene como base el amor a Jesucristo y la pertenencia a la Iglesia Católica, sin embargo dediqué mucho tiempo en ese período de mi vida al deporte. Fue al final de la enseñanza media, luego de una grave lesión deportiva, donde tomé conciencia de mis habilidades y capacidades, desde que lugar era más necesario mi servicio, y de que el Señor me invitaba a realizarlo. Entré a estudiar psicología y tuve el regalo de encontrarme con Lorena Cornejo -mi esposa- y a partir de ese momento se nos clarifica con mayor profundidad nuestra vocación: direccionar nuestra profesión al servicio de los más excluidos’.

10) Macarena Ponce de León, Historiadora

 ‘Siempre fui una buena alumna con varios intereses, pero ninguno muy destacado. Entré a la universidad pensando en estudiar una carrera que me permitiera trabajar en múltiples áreas. En el fondo, todavía no había decidido qué quería hacer. Busqué la historia cuando supe que mi pregunta tenía relación con las personas y con las sociedades que ellas han levantado, que mi interés no sólo era por el resultado sino -y muy especialmente- por entender el proceso de construir distintas formas de vivir juntos. La historia es una disciplina que permite un conocimiento crítico de quienes han vivido antes que nosotros, de sus relaciones y su experiencia, y desde su interpretación es posible comprender el presente’.

11) Gabriel Salazar, Historiador

‘Desde los 13 -14 años, más o menos, me di cuenta que mi vocación se orientaba hacia el estudio, la denuncia y el apoyo a los sectores populares desposeídos y maltratados, porque mi casa era el epicentro de pobladores de todo tipo: de callampas, de conventillos, de habitantes del río, de poblaciones, de ‘barrios bravos’, etc. y mi madre vivía ayudándolos a todo. Y supe a los 18 años que tenía que ser historiador, cuando me di cuenta que la pura literatura (que me gustaba) no servía para eso. Y ahora no me arrepiento de haber tomado esa decisión’.

12) José Joaquín Brunner, Sociólogo e investigador

‘Partí estudiando derecho, pues provenía de un hogar letrado donde la abogacía era altamente estimada y mi padre un destacado profesional en ese campo. Pronto me di cuenta, que si bien el estudio del derecho resultaba apasionante, no quería ejercer tal ocupación en la vida. Me sentía mucho más atraído por la academia y la actividad de investigación, que incipiente empezaba a conocer al amparo de algunos núcleos intelectuales creados por los jesuitas en los años 1960. Inspirado en esas experiencias y en mis primeros trabajos universitarios, fui reconociendo en mí no sólo un interés académico-disciplinario por la educación, sino además una suerte de fascinación y pasión por las instituciones de la cultura moderna y, en particular, por los colegios y las universidades. Recién entonces comencé mis estudios de sociología de la educación y la cultura y mis investigaciones en ese campo’.

13) Silvio Caiozzi, Cineasta

‘Junto con un amigo del colegio queríamos viajar a Estados Unidos para estudiar alguna carrera, pero yo no sabía cuál. Cuando consultamos por primera vez un catálogo de una universidad estadounidense, éste se abrió en mis manos justo en el capítulo de cursos para cine y televisión. Fue ese instante mágico en el que supe cuál sería mi vocación para el resto de mi vida’.

14) Mario Schilling, Abogado

 ‘Yo estaba estudiando Periodismo y tenía un compañero que estaba trabajando en una cadena de pizza y en el transcurso de su trabajo, él se vio totalmente menoscabado en sus derechos, tuvo un empleador tremendamente desagradable y prepotente con él y me pidió que lo acompañara a la Inspección de Trabajo y allí yo conocí por primera vez, el mundo jurídico. A mí me despertó mucha impotencia y rabia lo que le estaba pasando a mi amigo y dije por Dios que me gustaría ser abogado para poder defender a las personas’.

15) Sergio Canals, Psiquiatra

‘Yo primero ejercí cerca de 8 años como Pediatra, y ahí me di cuenta que además tenía otra serie de intereses sobre la persona y el niño en desarrollo, que iban más allá que mis intereses por la medicina física. Tenía 30 años cuando me di cuenta de mis intereses más generales sobre el arte, la antropología, la filosofía y la disciplina que conciliaba todo eso con Medicina era la Psiquiatría Infanto Juvenil’.

16) Hermana Emilia, Directora de la Escuela Pio XII

 ‘Cuando tenía 22 años me di cuenta que quería hacer algo diferente, quería entregar mi vida al servicio de los demás, de los más pobres y de los más necesitados. Quise entrar a estudiar servicio social, pero me di cuenta que podía trabajar en lo que me gustaba siendo una monja. Actualmente me siento una persona muy realizada y contenta. Me agrada mucho mi trabajo’.

17) Daniel Muñoz, Actor

‘En mi caso ha sido una constante confirmación. No es algo que ocurre de la noche a la mañana. Claramente lo que uno hace es tomar una decisión, pero con más dudas que certezas. Tampoco mi decisión habría surtido efecto sin el apoyo de mis profesores y familia. Creo que eso es esencial. En todo caso, debo reconocer que lo que picó mi amor propio fue la estrategia de mi profesor jefe, que también era quien dirigía el grupo de teatro en el colegio. Me dijo que si postulaba a teatro no le hablara nunca más. En un principio no entendí esa reacción, pero después me di cuenta que era una prueba de fuego. Fue la primera de muchas que tuve que dar antes de tomar conciencia que estaba en lo correcto’.

18) Neva Milicic, Psicóloga Pontificia Universidad Católica de Chile

 Hasta el momento de postular estaba indecisa entre estudiar Psicología o Pedagogía en Filosofía, razón por la cual me matriculé en ambas carreras, Psicología en la Católica y Filosofía en la Universidad de Chile. Por supuesto a fin de año no había manera de ajustar los horarios de pruebas y exámenes, así que tuve que tomar una decisión y Psicología fue mi opción. Y nunca me he arrepentido, al comienzo me dedique a la Psicología Clínica y después amplíe la mirada hacia la educación y seguí un Magister en Educación.’

19) Andrés Rodríguez, Director del Teatro Municipal de Santiago

 ‘Cuando estaba en Tercero Medio, en los Padres Franceses, mi profesor de música, Pelayo Santa María, nos dio como tarea ir a un concierto. Es así como un domingo en la mañana partí con mis compañeros a un concierto de la Orquesta Sinfónica en el cine Astor, premunidos de papel y lápiz para jugar todo tipo de juegos mientras cumplíamos con esta – presumíamos – aburrida misión. Era el concierto para piano y orquesta opus 54 de Schumann, y cuando la orquesta empezó a afinar, ya me llamó la atención. El profesor me puso el 7 comprometido, y me ofreció más sietes si volvía a ir, ante lo cual fui a tres conciertos seguidos. De esta manera, y sin esperarlo, se me abrió un mundo fascinante. Luego, otro profesor, Mario Baeza, me llevó a ver obras claves, más allá del repertorio clásico. Estos contactos con la música sinfónica, mediados por maestros comprometidos, derivaron en una pasión que, finalmente, definió mi vocación como gestor cultural para el resto de mi vida.’

20) Eduardo Frei, ex Presidente de la República

 ‘La descubrí en mi casa cuando era muy joven. Luego trabajé como ingeniero, en lo que era mi profesión y después cerca de los años ochenta me dediqué cien por ciento al servicio público. Actualmente me siento una persona muy realizada.’

21) Juan Larraín, Vicerrector de Investigación de la Pontificia Universidad Católica de Chile

 ‘Cuando estaba en tercero medio, el papá de un amigo me invitó a conocer experiencias científicas. Fuimos a recorrer laboratorios y lo acompañé en operaciones al corazón. Poco a poco me fui motivando por el área de la ciencia, y por la lectura de historias de grandes investigadores a través del tiempo. Cuando ingresé a Bioquímica éramos sólo 10 alumnos, un número muy pequeño de estudiantes. Ahora, desde mi trabajo como Vicerrector, nunca me he desvinculado de mi laboratorio. Es que me gusta muchísimo.’

Deja un comentario

Últimos Artículos

Enseñando en motocicleta por La Tirana

Ver más →

Mineduc mapea a los posibles desertores escolares

Ver más →

Películas y documentales para viajar por Chile

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.