Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2020 - Edición 246

Deserción escolar, todavía estamos a tiempo

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

“Chile es el país en que el profesor tiene más horas en la sala de clase”

0

Según el último informe de la OCDE, los docentes pasan siete horas más frente al aula que el promedio de las naciones de ese grupo. Además, nuestro país posee las tasas más bajas de educadores con contrato permanente y, por tanto, sus salarios son más reducidos. Conversamos con el director ejecutivo de Elige Educar, Hernán Hochschild, sobre los desafíos de la profesión docente.

Por Marcela Paz Muñoz Illanez

Afines de abril, el gobierno anunció que los establecimientos que reciben subvención general del Estado, debían comenzar a entregar un desglose mucho más detallado de sus ingresos y gastos, un nuevo trámite que se suma al ya agobiante papeleo con que deben cumplir. Le preguntamos al director ejecutivo de Elige Educar, Hernán Hochschild, si este tipo de medidas entorpecen aún más el trabajo de los docentes en nuestro país.

A su juicio, “nuestro sistema escolar, en las últimas décadas, ha seguido un proceso de grandes cambios. Muchas de estas modificaciones tienen finalmente como actor clave al docente, lo que ha generado una intensificación de la labor del profesor, sin necesariamente generarse las condiciones de apoyo”.

Por ello es que asegura que todo cambio que signifique información y transparencia puede ser positivo. Sin embargo, es cauto y advierte que tal como sucede en gran cantidad de países, el desarrollo de políticas públicas en educación muchas veces aumenta la carga del docente, sin generar las condiciones de apoyo. “En ese sentido, varias de las medidas, cuando se piensan en forma individual, pueden tener un buen fin y se podría suponer en ellas un impacto positivo con su implementación. Pero cuando se transforman en una de las materias más que tiene que hacer un profesor, terminan por diluirse o, peor aún, por presionar negativamente los procesos de enseñanza aprendizaje”.

¿Cuál es el factor clave?

Cómo usan el tiempo los docentes y los directivos. Hoy la docencia, más que nunca, necesita tiempo para la enseñanza, los aspectos administrativos y el perfeccionamiento continuo.

¿Cree que la propuesta que existía sobre reducir las horas lectivas y aumentar las no lectivas, era una buena opción para mejorar el trabajo de los profesores?

Era una medida muy positiva, pero todavía deficitaria. Avanzar en cinco puntos porcentuales el tiempo no lectivo todavía nos mantiene como uno de los países que menos tiempo entrega a sus docentes para la planificación. Este tema es clave. Aumentar los tiempos no lectivos incrementa las horas de contrato de nuestros docentes, sus remuneraciones y sus espacios para preparar la docencia. Es urgente que como nación avancemos con fuerza en este tema. Un piso mínimo para la próxima década debería ser un 40% de tiempo no lectivo.

¿Qué sucede con los contratos en Chile para los profesores? Según el último informe de la OCDE, tienen contratos salariales reducidos en horas y por ello sus remuneraciones son más bajas. El proyecto de carrera docente buscaba mejorar ese punto, pero actualmente está esperando en el Congreso, ¿cuál es su opinión?

El tema de los contratos es una consecuencia de la proporción 75/25 de horas lectivas frente a las no lectivas. Los establecimientos no tienen la capacidad financiera de contar con docentes con más tiempo no lectivo y los profesores no poseen la capacidad humana para soportar contratos de 44 horas. Sólo unos pocos lo hacen, menos del 17% de los educadores. Así, el sistema funciona con alrededor de 35 horas de contrato, donde el 75% es de clases, el otro 25% de temas administrativos y todo el tiempo de planificación y evaluación muchas veces queda fuera del contrato. Cambiar esto es clave,  especialmente para la enseñanza en el aula. Y no se cambia únicamente con una política pública, sino que se requiere de una transformación cultural en las escuelas, en que se entienda la planificación de clases como algo casi sagrado. Estamos expectantes de que éste sea un tema clave en la anunciada política nacional docente.

¿Qué cambios debieran realizarse respecto de la formación inicial de los docentes?

Lo clave aquí es la vinculación con el aula. La formación de profesores en Chile es muy deficitaria en su sentido de realidad. La teoría es crucial, todavía débil en nuestro sistema de formación, pero la conexión con el aula es un déficit mucho mayor. Ésta es quizás la reforma más compleja que requiere nuestro sistema educativo. Porque las leyes por sí solas no cambian la forma de enseñanza y un país que no sabe enseñar es una nación en la cual sólo algunos niños aprenden. Tener en perspectiva la formación de los médicos debería ser nuestro norte al momento de perfeccionar la formación docente en Chile. 

 

Deja un comentario

Últimos Artículos

El nuevo giro de Mentor Pro: potenciar la colaboración dentro de la comunidad educativa

Ver más →

Estudio: Cuando la familia marca la diferencia

Ver más →

Conferencia internacional por la diversidad e inclusión en la educación

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.