Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2020 - Edición 244

Tecnologías ¿De enemigas a aliadas?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Aprendizajes significativos

0

Por Paola Recio Zapata, Profesora de lengua y psicóloga de la Universidad Autónoma de Madrid.

En la facultad de educación nos enseñan infinidad de teorías pedagógicas y didácticas, todas ellas centradas en algo claro, en la sociedad actual no podemos emplear los mismos métodos de antaño para lograr el buscado aprendizaje significativo. No podemos tratar a todos los alumnos por igual puesto que cada persona aprende a un ritmo diferente. La sociedad se globaliza. La sociedad cambia. Cada niño aprende a su ritmo y están expuestos a diversidad de estímulos atractivos y a infinidad de información. Por todo ello, la educación ha de cambiar y los profesores debemos actuar en consecuencia.

Sin embargo y desgraciadamente, no es hasta que comenzamos a trabajar como docentes en un aula, cuando nos damos cuenta de que aquello que aprendimos en la universidad, esos objetivos tan ambiciosos son muy complicados de conseguir porque no existen los recursos adecuados. No siempre es posible afrontar la diversidad y mucho menos de una forma atractiva para los alumnos.

Siendo muy consciente de esta realidad, me sorprende y me complace conocer iniciativas creadas en algunos colegios para favorecer el trabajo y colaboración docente, para desarrollar una educación más personalizada y un aprendizaje significativo a través de actividades atractivas para los niños.

En la iniciativa educativa que he tenido la suerte de conocer, el equipo docente se divide por cursos para trabajar de manera colaborativa dos tardes a la semana. Ese momento lo aprovechan para desarrollar conjuntamente una serie de actividades a partir de un contenido académico que ellos mismos eligen. Una vez elegido el tema, desarrollan cuatro actividades lúdicas sobre dicho tema, con material atractivo que ellos mismos diseñan y realizan. Siempre se llevan a cabo dos actividades autónomas (los alumnos las realizarán sin ayuda y una de ellas es interactiva) y dos actividades dirigidas (los alumnos trabajarán en pequeños grupos con la profesora). Serán actividades de 15 minutos y los alumnos irán rotando en grupos.

La peculiaridad de esta iniciativa es que dos horas a la semana a cada clase irá otra profesora a colaborar. Es decir que durante estas actividades, siempre habrá en clase dos profesoras, lo que permite que mientras cada grupo de alumnos desarrolla sus actividades correspondientes,  dos de dichas actividades serán dirigidas en pequeño grupo por una de las profesoras.

¿Qué se consigue con todo ello? Por un lado, unas actividades lúdicas y dinámicas en las cuales los alumnos disfrutan y aprenden de forma significativa. Por otro lado, se favorece una enseñanza más personalizada puesto que las dos profesoras podrán trabajar con grupos de 5 o 6 alumnos y así responder a sus diferencias individuales. Por último, se favorece la colaboración y el trabajo en equipo de los profesores.

Para concluir, subrayar que este tipo de iniciativas no se podrían llevar a cabo sin el apoyo del centro educativo que permite organizar el horario y da las herramientas para que se lleven a cabo. Pero sin duda, estas iniciativas no se llevarían a la práctica sin el enorme esfuerzo e ilusión de un equipo docente apasionado con su trabajo.

 

Deja un comentario

Últimos Artículos

Películas y documentales para viajar por Chile

Ver más →

Panoramas para un dieciocho diferente

Ver más →

Finaliza taller de contabilidad para profesores

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.