Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Ene 2021 - Edición 248

Lo mejor 2020

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Ampliando las alternativas para la enseñanza del inglés

Por Yalí Horta, Coordinadora Proyecto We Learn de la Fundación Educacional Oportunidad.

La cuarta edición de English Proficiency Index, ubicó a Chile en el puesto 41 del ranking mundial de dominio del idioma inglés. Un pobre desempeño que ha sido corroborado anteriormente por el Simce y que se explica, entre diversas razones, por el déficit de docentes de inglés. Sumado a esto, debemos considerar las dificultades para la contratación de personas que teniendo un dominio avanzado del idioma, no tienen el título de profesor, y es justamente en este punto en el que queremos detenernos.  

Como profesora de inglés, reconozco la idoneidad de que sean egresados de pedagogía quienes impartan clases en este idioma, por contar con bagaje académico y en muchos casos práctico, pero en vista de la experiencia que hemos tenido como país en esta materia hasta ahora, creo que debemos revisar otras fórmulas para apoyar las medidas que ya se han planteado y que, por diversos motivos, por si solas no nos han llevado aún a los resultados esperados. Me refiero a los programas de mejoramiento de inglés para docentes, una propuesta de currículum para la enseñanza más temprana del idioma y a otras iniciativas más puntuales, como el envío de alumnos chilenos al extranjero.

Como estas medidas parecen no ser suficientes para repuntar como país ni tampoco van en dirección de aplacar el déficit de profesionales ¿por qué no proponer incentivos claros y significativos para que personas no docentes -y que tengan dominio avanzado del idioma-, se interesen por acercarse a las aulas? ¿No sería un recurso valioso, por ejemplo, que profesionales salidos de colegios de habla inglesa pudieran enseñar a quienes más lo necesitan? A esto se podrían sumar otras facilidades para que profesionales extranjeros, no docentes, puedan trabajar sin problemas en las salas de nuestro país, y aún más, contar con beneficios especiales si lo hacen en zonas rurales en donde se enfrentan complejidades distintas y donde los niños tienen pocas oportunidades de interactuar con foráneos.

En nuestro proyecto We Learn, implementado en escuelas municipales del Valle de Elqui, hemos comprobado cómo la relación cotidiana de los niños con voluntarios angloparlantes, traidos a Chile en asociación con Worldteach, ha sido un facilitador importante para lograr la familiaridad de los niños con el idioma, lo que además ayuda a aminorar la vergüenza de hablar en esta lengua, otro de los motivos que se han esbozado para explicar el bajo manejo del inglés.

Un programa de capacitación de calidad para quienes no son docentes, con un sistema de monitoreo constante y de evaluación de su desempeño en el aula, por parte de las autoridades pedagógicas del colegio -director y el Jefe UTP-, son herramientas vitales para sostener y validar esta fórmula en el tiempo.  

La experiencia nos ha demostrado que los niños necesitan figuras cercanas, creativas y hábiles que puedan tomar como referentes y con las que puedan aprender. Estamos seguros que acudir al apoyo de profesionales no docentes, que tengan ganas de enseñar, les planteará nuevos desafíos, modelos de lenguaje y de interacción, que son esenciales para que los alumnos desarrollaren las habilidades de comprensión y expresión en inglés. 

Deja un comentario

Últimos Artículos

daleProfe invita a profesores a presentar proyectos para buscar financiamiento hasta el 22 de enero

Ver más →

100 años de Fundación Irarrázaval: Encuentros sobre el valor de pertenecer a la RED

Ver más →

Directora de Revista Educar participa de EduCREAR 2021 en panel sobre educación media TP

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.