Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Abr 2021 - Edición 250

Innovar, ¿Por qué no?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Actitud Lab: rompiendo los esquemas en educación

0

¿Se imagina al profesor arriba de la mesa? ¿O una sala de clases al revés donde el docente se instala al final de los alumnos? Así de atrevida es la propuesta de Actitud Lab, una iniciativa que busca crear un cambio de actitud frente a la vida, mediante el desarrollo de habilidades, competencias y valores.

Por Angélica Cabezas Torres

“El sistema educacional tiene un temor tremendo al cambio. Miedo a experimentar y a equivocarse. La educación está muy customizada”, asegura Sebastián Errázuriz, CEO y Fundador de Actitud Lab. “Hemos perdido de vista lo esencial que son las personas y nos hemos concentrado en cumplir un contenido académico que es extenso y que muchas veces tiene muy poco sentido para los alumnos”. El gran desafío es que “no hay incentivos para que el profesor trabaje con los estudiantes lo que está detrás del currículum. Matemática en sí no es lo único que te ayuda, sino el razonamiento lógico que está detrás”, sostiene Ignacio Mujica, Director Ejecutivo de esta empresa.

¿Qué propone Actitud Lab?

“Nosotros desarrollamos a través de distintas dinámicas, habilidades, competencias y valores alineados con el proyecto educativo de cada institución”, explica Ignacio. En este proceso, el primer paso es contar con el pleno compromiso del equipo directivo del establecimiento.

El trabajo contempla tres años. Durante el primer periodo, asisten al establecimiento, se impregnan del proyecto educativo y comparten con todos los integrantes de la comunidad escolar, con el objeto de detectar sus necesidades. Recién al final del primer año, presentan el esquema para trabajar directamente con los alumnos.

Los alumnos tienen espacio para plantear sus ideas, aprenden a trabajar en equipo, cumplir roles, comunicarse de manera efectiva, ser responsables; por mencionar algunas de las habilidades que desarrollan.

Los inicios…

La odisea, la comenzó Sebastián Errázuriz, abogado de profesión pero autodenominado “profesor por vocación”. Él hacia clases en la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) y junto a otros académicos y alumnos inició un programa de emprendimiento y liderazgo. Después de un tiempo decidieron llevar esta metodología a un Liceo de Peñalolén, obteniendo excelentes resultados.

Posteriormente con el apoyo del BID, el Banco Mundial, Endeavor y la Fundación Chile, llevaron este modelo a Liceos Técnico Profesionales del sur de Chile, donde los excelentes resultados se volvieron a producir. Al cabo de un tiempo se dieron cuenta que este modelo estaba desarrollando habilidades y competencias en los alumnos e instalaba una fuerte base valórica.

Al tercer año, y al quedar sin fondos para financiar el proyecto, Sebastián decide asumir los costos y crear Actitud Lab. Así se une Ignacio Mujica, quien en ese entonces terminaba su Magíster en Marketing en la UAI y estaba en búsqueda de una iniciativa relacionada con educación que lo entusiasmará.

Hoy se sienten más que motivados; los resultados que han obtenido los tienen muy contentos. “Hemos ayudado a elevar las tasas de empleabilidad de los colegios del 23% hasta el 80%”, cuenta Ignacio. Hay especialidades con empleabilidad del 100% y además los alumnos salen mucho más capacitados para trabajar en equipo y enfrentar los desafíos que les presenta el mundo laboral.

Deja un comentario

Últimos Artículos

Cinco prácticas para mejorar la comprensión lectora en los jóvenes

Ver más →

Antología de Textos Literarios: la voz de los jóvenes durante la pandemia

Ver más →

Seminario Aprendizaje Socioemocional: ¿Cómo enseñarlo a los alumnos?

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.