Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jun 2020 - Edición 241

Sin apoyo socioemocional no hay aprendizaje real

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

No sólo seguir instrucciones, sino involucrarse en las tareas del hogar

Educar en Familia

Por: Luz Edwards

Es injusto que la planificación o la “carga mental” recaiga en una sola persona de la familia. Es un tema necesario de conversar en los colegios para aportar a la formación de personas empáticas y responsables con su círculo más cercano.

Hay un chiste en el que un marido le dice a otro: «Yo también lavo los platos, hago la compra y paso la aspiradora, ¡pero mi mujer aún pretende que sea a mí a quien se le ocurran esas estúpidas ideas!». Sí, algunos hombres ya ayudan (o así lo sienten al hablar sobre la corresponsabilidad de las tareas) en casa, pero la mayoría se limita a ejecutar órdenes que, a menudo, deben ser verbalizadas más de una vez y de forma convincente.

De esto ya llevamos hablando décadas, pero es necesario seguir insistiendo porque todavía no se da una verdadera colaboración en las familias. Y se trata de un VALOR necesario de formar en las casas y en los colegios.

Todas las personas que conviven bajo un mismo techo -excepto los niños pequeños- debieran tener ciertas responsabilidades o aspectos que dependen de ellos. Sobre los 14 años un adolescente puede, perfectamente, ser el encargado de lavar la ropa de la familia, por ejemplo. Y eso no significa poner PLAY a la máquina sino organizarse para lavar, revisar el canasto de la ropa sucia, armarse un calendario o lo que sea que le permita cumplir con su misión de principio a fin.

Tener una responsabilidad de este estilo no es un castigo ni una carga ni algo que los padres deban recompensar. Es simplemente una situación de justicia antes los demás y consecuencia de que, si todos ensuciamos y comemos, todos los que puedan debieran limpiar y cocinar. O algo equivalente.

Por supuesto, para forjar este valor y los hábitos de participar activamente de las labores de la casa donde vivimos, es ideal que los adultos den el ejemplo. Para que funcione son necesarias varias cosas como:

  • Ser generosos e intentar darse cuenta de cuán ocupados están los miembros de la familia con otras responsabilidades externas. Así podremos analizar cuánta carga de labores domésticas puede hacer cada uno.
  • Es decir, no por ser mujer o ser la mayor o no trabajar fuera de la casa a una persona le toca sí o sí hacer todo lo de la familia que vive bajo el mismo techo. Es algo que se debe evaluar en cada familia.
  • Siempre se puede aportar en algo a la casa y es de justicia hacerlo.
  • Esa responsabilidad que tenemos cada uno, abordarla de manera responsable. No esperar a que la madre diga que la basura se está saliendo del tacho para recién pararse del sillón, por ejemplo.

“El cuidado no se improvisa”

Así se llama una campaña del Ayuntamiento de Madrid protagonizada por el rapero Arkano para sensibilizar sobre qué son los cuidados y su importancia para el sostenimiento de la vida. Una dedicación tradicionalmente asignada a las mujeres e invisibilizada, que en muchos casos implica una doble carga de trabajo. La campaña afirma que debe ser responsabilidad de hombres, mujeres y de la sociedad en su conjunto.

Con tono positivo y humor hace ver que no involucrarse en las tareas de la casa es -perdonen la honestidad- absolutamente ridículo.

 

https://www.abc.es/espana/madrid/abci-arkano-protagoniza-campana-municipal-cuidados-no-improvisan-201903061732_noticia.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.google.com%2F

https://smoda.elpais.com/feminismo/carga-mental-tarea-invisible-recae-sobre-las-mujeres/

¿Eres docente?

Comparte tu material de apoyo a la comunidad

Compartir →

¿Fue útil? Califica este material

¡Gracias, hemos recibido tu calificación!

Materiales Relacionados

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.